La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

lunes, 31 de marzo de 2008

Hablando.






Noticias
Presentación novela Celia Alvarez (27/03/2008)
La escritora Celia Álvarez Fresno presentó su última novela en la Biblioteca Municipal Celestino Valledor de Pola de Allande.La novela, titulada “Pinceladas de soles y lunas” narra la historia de una periodista de profesión, que lleva una vida vertiginosa, hasta que en una de sus entrevistas descubre algo que cambia su vida para siempre.Celia Alvarez, nació en San Salvador del Valledor, Allande, el 7 de abril de 1951. Escribió artículos, cuentos, poesías y novelas. Además de esta última novela, destacan entre sus obras los títulos “Entre el alma y la razón” y “Desde el Viento”.En el acto estuvo presente además de la autora el articulista y escritor Lorenzo Pollán, el Alcalde y la Concejala de Cultura. Finalizada la presentación. La Librería San Andrés de Pola de Allande, que colaboraba con el acto ofreció los libros a los presentes que fueron dedicado por la autora.En el mismo acto la Concejala de Cultura entregó el premio del concurso de carteles convocado con motivo del día internacional de la mujer por el Ayuntamiento de Allande y el CEDER Valle del Ese-Entrecabos, a la ganadora, Claudia Fernández Garrido, de Pola de Allande.

domingo, 30 de marzo de 2008

Mis imágenes "Magia en Pola de Allande"


Firma de libros
















Firma de libros


Presentación en Pola de Allande



Ayer, día 29 de Marzo, presenté en Pola de Allande, mi última novela "Pinceladas de soles y lunas".
La mesa estaba compuesta por el Sr. Alcalde de Pola, D. José A. Mesa, la Sra. Concejala de Cultura Dña. Mercedes Otero, D. Lorenzo Pollán, articulista y escritor, y yo.
Hemos compartido una maravillosa tarde, con gran cantidad de personas, de todas las edades, en la Bibliotela Celestino Valledor.
Estoy sumamente agradecida a todos, y me siento muy afortunada de la invitación, y de que me hayan organizado un evento tan emotivo y maravilloso.
El tiempo, últimamente lluvioso, se despertó ese día con un cielo azul. Y ello hizo que pudiéramos disfrutar durante toda la jornada, de Pola de Allande, de los alrededores del lugar, y tomar unas instantáneas llenas de magia. No podía ser menos, porque la magia vive en el maravilloso Occidente Asturiano.

Mis imágenes "Magia en Pola de Allande"


Una rama
puede tener mil vidas.
Una vida...
puede tener mil ramas.
¿Qué es mil ante nada?
Mucho
¿Qué es mil ante mucho?
Nada.

Mis imágenes "Magia en Pola de Allande"

¿Regresarás mañana?
le digo al sol.
Volveré, si tú vienes...
Y si no vuelvo...
¿Que pasa?
Tal vez nada, gran amiga
Pero si yo no regreso
Tú...
ya nunca volverás.

Mis imágenes "Magia en Pola de Allande"

Fin de historias y comienzos de otras.
Lilas que se secan y jazmines que
comienzan a florecer haciendo de la
vida una sinfonía.
Atardeceres de despedida y amaneceres de reencuentros escriben la historia de las experiencias.
Y los solitarios, abarcando una comunicación de pensamiento;
y los que estando en compañía,
huyen
buscando soledad.
Trabajos que hoy se hacen pesados, como la roca sobre la hierba,
y más tarde añorados cuando ya
no están.
Situaciones disconformes hoy. Y que mañana anhelas. Contradicciones.
Vida al fin...

Mis imágenes "Magia en Pola de Allande"

Soy la hiedra alborotada
que quiere rodear tu cuerpo
Soy la hiedra solitaria
que no abarco casi nada
Soy... un poco de tu río
Soy... un trozo de tu rama
Soy... tan solo una mirada
Soy... la que siento ser...
nada.

Mis imágenes "Magia en Pola de Allande"


Te colocas en el centro
sabiendo que te golpean
No entiendo tu decisión.
En esto, la piedra habla:
"Siento el frescor de este cauce,
no paso sed, y me baño
reino sobre los guijarros
¿No has visto mi gran tamaño?"
Y yo... entonces vuelvo en mí
y me miro muy adentro.
¿Por qué interrumpo mi vida
con tamaño pensamiento?
¡Ah!... que perdida de tiempo
¡Ah!... que tontas percepciones
¡Ah!... volteretas de la vida...
Y mientras yo le pregunto
¡voy caminando en el agua!
¡Siento golpes en mis piernas
de las gotas que las bañan!.
Y entonces
cubro mi cara
atrapada por las manos.
¿Pero no le preguntaba
por qué estaba...?
¡Estando yo!
suposiciones...

Mis imágenes "Magia en Pola de Allande"



Un tronco.
Otro tronco.
Una hiedra.
Otra hiedra.
Un hermoso río que baña todo.
¿Por qué uno va hacia un lado?
¿Por qué el otro reina recto?
¿Es decisión de la rama?
¿Es decisión de la hiedra?
¿Es el río que baña poco?
Tal vez es que en la vida
se necesita de todo.

Mis imágenes "Magia en Pola de Allande"


No importa, amor
que no me busques.

No importa, amor
que no me ames.

¿Acaso el Amor muere?

No.

Tan solo queda oculto
tras la maraña de la vida.

Mis imágenes "Magia en Pola de Allande"


viernes, 28 de marzo de 2008

Presentación "Pinceladas de soles y lunas" en Pola de Allande

Noticias
Presentación novela Celia Alvarez (27/03/2008)
La escritora Celia Álvarez Fresno presentará el sábado a las 6 de la tarde su última novela en la Biblioteca Municipal Celestino Valledor de Pola de Allande.La novela, titulada “Pinceladas de soles y lunas” narra la historia de una periodista de profesión, que lleva una vida vertiginosa, hasta que en una de sus entrevistas descubre algo que cambia su vida para siempre.
Celia Alvarez, nació en San Salvador del Valledor, Allande, el 7 de abril de 1951. Escribió artículos, cuentos, poesías y novelas. Además de esta última novela, destacan entre sus obras los títulos “Entre el alma y la razón” y “Desde el Viento”.En el acto estará presente además de la autora el articulista y escritor Lorenzo Pollán, y cuenta con la colaboración de la Librería San Andrés de Pola de Allande. Finalizada la presentación, la autora dedicará el libro a los presentes.
En el mismo acto se entregará el premio del concurso de carteles convocado con motivo del día internacional de la mujer por el Ayuntamiento de Allande y el CEDER Valle del Ese-Entrecabos, a la ganadora, Claudia Fernández Garrido, de Pola de Allande.

Un farol apagado

La vida es un jardín
con flores que se apagan.

Con la muerte
resurgen esas flores.

El día es el resurgir de la Luz.

La noche no existe
sólo es…un farol apagado.

Mirada asombrada.

Mirada asombrada a la montaña iluminada
Mirada callada hacia el rebaño que pasta
Corazón enternecido cuando llora la vida
Palpitante resurgir cuando sonríe la mañana y, con ella,
el Alma luminosa.
Esperiencias vividas hacen mella en ti.
Y tu ilusión se va poco a poco...
sin darte apenas cuenta.
Niñez ensombrecida por la añoranza
juventud olvidada esperando el mañana.
Y un mañana que llega y es esperado
y cuando llega...
se muere la ilusión.
Correteas por las nubes, por el cielo, por las estrellas
y en el día duermes, y la experiencia es olvidada.
Plenitud de un Alma cuando el cuerpo duerme.
Y cuando éste despierta... duerme el Alma.
Tú dirás
"El sonido que lleva mi Alma se escucha en el papel.
El conocimiento de la vida se plasma en las palabras.
Y mis palabras se silencian...
Nada más"

jueves, 27 de marzo de 2008

¿Por qué?

¿Por qué nos inspiramos
en luna y sol, teniendo a nuestro lado
tanto hacedor?

¿Por qué vemos montañas
en las laderas, teniendo a nuestro lado
más cordilleras?

¿Por qué siempre miramos
con lejanía, teniendo a nuestro lado
más alegría?

¡Ah!

¡Complicado entramado de nuestra mente!
¡Inconformista absurda!
Piensas que sabes todo…
Sin saber...
...
Nada.

¡Fuego!

Silencio...

Llora el monte con lágrimas ardientes
y todos giran, dando vueltas
para no abrasarse.

Silencio...

Llora el monte con lágrimas ardientes
y la arboleda, quieta
espera su sentencia.

Todos corren la única fortuna

¿Cuál es la diferencia?
Me preguntas…

La esperanza, niño.
La esperanza…

martes, 25 de marzo de 2008

¿Qué somos?

¿Qué somos?
Hormigas dando vueltas,
veletas asombradas,
cruces de malestares,
desafíos.

¿Qué somos?
Ilusos comediantes,
prisioneros de dichos,
tambaleantes disputas,
vacíos.

¿Qué?
Inanimado objeto,
manantial desbordado,
caprichos del destino,
titubeos.

¿Somos?
Reyes insensibles,
corazones heridos,
lamentos acallados,
disturbios.

¡No!
Estás mintiendo…
Somos...
Amor,
comprensión,
bondad,
inquietud,
libertad,
con manos extendidas hacia aquél que sufre.

Somos...
Belleza,
dulzura,
sinceridad,
con frases enlazadas de amor eterno…
Pero entonces
¿Qué somos?

Somos todo, amor.
Somos, todo…

lunes, 24 de marzo de 2008

Crítica de mi novela "Pinceladas de soles y lunas" Belinda

Querida Celia, Terminé de leer tu novela, "Pinceladas de soles y lunas".
Quiero darte mi opinión más sincera. Espero la tomes como lo que es, una opinión desde el punto de vista de un lector común, que carece de base técnica, tan solo una opinión desde el corazón. Creo tienes mucho talento, sobre todo veo una dualidad en ti importante. Según leía, veía a Celia, la Celia que yo creo conocer y en otros, la Celia profunda, de otra galaxia. Hay rasgos de la personalidad de Elena en ti, algunos camuflados, que creo captar. Pero claro, quien se refleja en ti es Manu. En Manu te explayas y en el libro de tapas verdes, reflejas todas tus inquietudes y toda la filosofía que guarda la otra Celia. Cuando explicas lo que siente Manu, te veo completamente. En "tu vida anterior" has debido ser un lama del Tibet. Yo soy una amante de la filosofía tibetana y realmente creo que el libro de tapas verdes ha debido surgir de esa otra vida anterior. Son pensamientos muy profundos y llenos de sabiduría, que nada tienen que envidiar a los de Confucio. Por otra parte, creo, que cuando describe su vida Elena, la desarrollas poco y en una hoja o dos metes demasiada información. Luego cada entrevista contiene demasiada carga social en muy pocas hojas. Creo intentas tocar todas las facetas complicadas de la sociedad en poco espacio y cada tema que tocas, por su importancia, es poco desarrollo. Quizá deba ser así, porque de lo contrario la novela se extendería demasiado y perdería importancia el libro de tapas verdes, que para mi, es muy bonito, muy enriquecedor, de mucha profundidad. Y esto es lo que una humilde servidora ve en tus "pinceladas" muchos soles y muchas lunas, muchas luces y muchas sombras. Contrastes, esa sería la palabra que elegiría para describirla en una sola palabra. Un abrazo muy fuerte, Belinda

domingo, 23 de marzo de 2008

Poemas de ayer

¿Cómo habré cambiado tanto.?
Ya no soy la que antes era.
Mi cambio…
¿Fue en primavera?

No tengo la precisión
de recordarlo.

Lo siento.

Sólo sé, que aunque yo quiera
no vuelve la primavera.
¿Cómo habré cambiado tanto?
Y eso…
¡Me llena de espanto…!

sábado, 22 de marzo de 2008

Un niño sin niñez.

No siento mis manos llenas de barro. Mi cara está tan fría que pienso, es una bola de esto que amaso fatigosamente.
Vivo en una pequeña choza, cerca de mi lugar de trabajo. Dicen que es una choza, pero yo la veo, mi mundo. No puedo jugar ¿qué es eso?, me han dicho que existen niños en otros lugares que se dedican a estudiar y a brincar alegres, por los parques.
Tengo diez años, y llevo tres trabajando para que alguien deposite un dinero en mis manos que ayudará a la manutención familiar. Mi madre me llama muy de mañana, y me prepara algo de mijo, en una masa que sacia mi hambre. Siempre es el mismo desayuno, la misma comida, y yo, con mis legañas froto los ojos medio adormecidos. Un día tras otro.
Tengo mucha fatiga, porque mamá se queda en la casa, haciendo todo y cuidando a mis hermanos menores. Esos que berrean todo el día, porque son mucho más pequeñitos que yo. Mi padre murió en el derrabe de una mina, y mi madre ahora está con el padre de mis hermanos. Y vivimos todos hacinados en un descampado lleno de suelo rojo. Sin flores, sin plantas, sin caramelos dulces. Sin mimos. Con trabajo...
Siento una vida entera sobre mis jóvenes hombros. Siento la sensación de abandono. De que nadie me quiere. Tengo agonía en el alma. Me han hablado de un Dios que nos ama. Y yo lo espero cada mañana, en el recodo de mi recorrido hacía el lugar en el que permanezco un día tras otro. Pero no lo encuentro nunca. Recuerdo un día de abril, en el que un hombre, con sandalias nuevas, me miró, muy de frente, y me dijo que no tuviera miedo, que no me moriría hasta dentro de muchos años. Y yo le dije, que bueno, que vale. Pero no sé si me gusta vivir, porque no tengo más que amasijo para comer y amasijo para trabajar, y algún que otro golpe en mi cabeza, de parte de mis compañeros mayores. Y de mi madre, que harta de tanto trabajar, arremete contra todo, ya perdida en la esperanza de salir adelante.
El padre de mis hermanos acude, río abajo, a la taberna. Esa que se esconde entre unos pequeños árboles, que se asemejan a un vergel. Pasa parte de la tarde allí, y llega a casa muchas veces con tambaleos de lado a lado del camino. Siento miedo porque todo me acecha. Porque las caras no tienen bonitas sonrisas. Porque mi vida tampoco tiene sonrisa.
Tengo una herida en la pierna derecha. Me caí mientras arrastraba unos ladrillos de un lugar a otro. Pero la escondo para que no me riñan, porque me llaman torpe, y me empujan. Y yo me voy ladera abajo rodando como uno de los cantos que bailan al lado del río. No tengo amaneceres. No tengo ideales ni pensamientos de futuro. No tengo infancia, y mis ojos llevan el pesar de los pesares vividos. Y un día, yo le dije a ese Dios, que dicen que nos ama, que si el trabajo, la pena, la angustia y el sacrificio que tengo yo, era Amor, y algo me contestó en mi cabeza: “Tus hermanos de vida, tienen en sus manos el hacer que tú puedas vivir también, querido niño. Tus hermanos de vida, no deben consentir que tú no vivas para que otros vivan rodeados de saciedad”.
Y yo no entendí nada, pero me sonaron bien esas palabras.

viernes, 21 de marzo de 2008

Te quería contar...

Te quería contar una historia. Pero me sellan los hados del destino, las huellas del teclado.
Mis manos atadas y mi mente vacía, me hacen olvidar para que no cuente la retahíla de ideas que ayer tenía pensado plasmar en esta esquina.
Y mi mente blanquecina dice nada. Solo se afianza en un túnel con grandes rocas a los lados, para martillearme y decirme que no me corresponde nombrar mis pensamientos en un papel.
Y yo le digo… Soy libre para expresar ideas. Son mías. Y como tal tengo el derecho sobre ellas.
Pero mi lado gris repliega y se repliega para volver a acallar esa Luz que comienza a infiltrarse por los recovecos de mi mente.
Y me dice… Son absurdas plegarias a la nada. No seas tonta… Mira tu presente y vive confiada el hoy, porque el mañana no existe. Solo existe en tu cabeza, hoy medio adormecida. Porque yo te acuno. Nada más. Cuando esta vida acaba, ya no hay nada…
Pero yo, taciturna de mi, sigo intentando escribir eso que ayer quería, e intento espantar la roca gris hacia un lado con el soplido fuerte que sale de no sé donde.
No puedo, porque me aplasta dejándome plegado el sentimiento y me martillea trillando mis ideas de Vida. Una a una; creando un amasijo de pensamientos derruidos yaciendo al lado del peñasco, que con ellas crece más y más.
Y entonces vuelvo a darme cuenta de la lucha. De las guerras. De las ideas encontradas de tantos y tantos.
Pienso en la Luz y la Sombra. Esas fuerzas que viven en los que vivimos y que se agranda en la onda expansiva de la Existencia.

lunes, 17 de marzo de 2008

Levedad de una brisa

Levedad de una brisa

Que adormece el espíritu anodino.
Fuerza del tiempo
Sublime y torpe reposar de abrazos.

Frío incontrolado

Que enturbia esa estancia de infortunio
con tintineos vibrando en los estrazos
Cuando se arguye sombra.

Calor vahído

Yaciendo ¡pobre inútil! en el suelo
sin encontrar tierra que te apoye
y estás... tumbado

en eso…

que tanto buscas…

domingo, 16 de marzo de 2008

Y la Paz... siempre la Paz

Los caminos rectos van a través de campos abiertos. Los sinuosos llevan el obstáculo en su recorrido. Pero su belleza hace contemplar abismos y veloces aves en el paraje arbolado.
Tan perfecto es el paisaje de la inmensidad celeste, que quien lo mira, se siente incapaz de valorar tanta hermosura.
Suplicaste una mañana, al cielo, su cobijo y el cielo te cobijó, y las palabras fluyeron del escondido letargo. Visitaste lugares implorando la Verdad, y la Verdad quedó plasmada, siendo contemplada por tus ojos. Anhelaste escuchar paz, en el interior de tu Alma, y la paz encontró remedio ante el malestar y la fatiga. Palpaste la Palabra y la Verdad, pero creyéndote una más, no elevaste los sentimientos sobre lo humano y vives ignorando tu saber. Buscaste respuestas a una pregunta, sobre un viento que más tarde acarició tu rostro con la tristeza.
No culpes a la Luz, no te culpes a ti, no culpes a la vida de ser como es. Culpa al engañoso pensamiento. Culpa al anhelo de ver crecer el tallo sin sembrar semilla. Ilusiones centradas en un triunfo, aparente en muchas ocasiones, no las centres como el eje de tu vida. No desmayes nunca y encierra tus pesares cubriéndolos de comprensión. Y si no eres capaz, piensa con todas tus fuerzas en una Luz que cubra valles y montañas, y que abarque desde la triste espina, al sediento topo. Un día, anidó un ave en una rama seca, y al ser mecido por el viento, se cayó al suelo y el nido quedó destruido. Pero, llegó el momento de anidar otra vez, y el ave eligió su aposento resguardado y seguro. El error, a menudo, es motivo de aprendizaje. Enciende llamas medio apagadas, haciendo resurgir una hoguera en el frío invierno.
Escribe con el Amor mezclado en las palabras, y sembrarás un camino brillante en la amargura de un ayer, que acaba. Simientes de brotes firmes y tallos altos, harán crecer la espiga, y el pan sustentará la vida, cuando no existan finas viandas.
Concordias armoniosas.
Y la Paz. Siempre la Paz, cuando se abra la Puerta.

miércoles, 12 de marzo de 2008

Sí...Yo.

Sí. Yo.
¿Por qué decir muchas veces, yo, se considera ególatra?
¿No es la máxima realidad palpable?
Soy la mayor conocedora conocida de mi yo, y puedo esconder sin esconderme a mí. Soy dueña de muchas circunstancias, cuando mi yo se afianza o se intimida. Te puedo mentar mil argumentos, convencerte de historias y de cuentos, lucirme con vestidos de gran firma. Guiñar un ojo y otro en tu ceguera…
Pero puedo llevar debajo de mi fashion, tristes harapos, y solo yo, lo sé. Pero yo, a mí yo, ya no le engaño porque soy mi realidad más próxima. Soy mi todo, conocido. Podemos ser más yo, en uno. Pero siempre, siempre seré Yo.
Y eso es la verdadera realidad.
Yo.

Crítica sobre "Pinceladas de soles y lunas" (Jesús Caudevilla)

Cuando tienes en tus manos "Pinceladas de soles y lunas" te embarga el deseo de navegar por sus páginas. Ya desde las primeras palabras te sientes atrapados por el ritmo pausado con el que la autora ha dotado la historia. Es como si se tratasen de las pinceladas que da un pintor sobre su lienzo. Ese ritmo nos lleva a paladear la historia donde los personajes son presentados con toda vivacidad. Seres que viven, piensan y sienten. Y no es fácil lograr crear los personajes con esta realidad. Ese es un mérito únicamente atribuible a Celia Álvarez. Y ese mérito se traslada al buen desarrollo de la historia que te succiona haciendo devorar sus páginas. Una vez has empezado su lectura cuesta mucho dejarlo. Percibes la necesidad de proseguir y proseguir hasta llegar a la conclusión. Al llegar al final te sabe mal por haber terminado, por haber concluido con unas horas en los que has olvidado los propios problemas... Horas en las que te has sentido Elena, Manu o Pedro...Por suerte siempre te queda la oportunidad de volver a la primera página y releer la historia. Seguro que descubrirás nuevos sentimientos. No tengo ninguna duda porque la lectura es percibir sensaciones. Y Celia ha logrado plenamente transmitirlas al lector. ¡Enhorabuena por deleitarnos con algo así!
http://www.caudevilla.com/.

Me arrepiento

Me arrepiento de ser un sol en tu ceguera. De querer alumbrar noches enteras en el foso de tu oscuridad.
La montaña rusa de mis ilusiones bajaban y subían, guiadas por fuerzas inexistentes que empujaban los carriles de mi vida.
Sin rumbo.
Porque seguía tu senda sin senda, y tus rugidos llegaban a mi corazón como dardos de fuego en una batalla con un claro perdedor.
Siempre yo.
Te decía “siéntate conmigo, y hablemos de nosotros”. Pero el viento de tu sordera, te impedía oírme.
Vilipendiaste mis mensajes de amor, haciendo tú un amor paralelo, con sonrisas lejanas para que yo no oyera.
Las cumbres no tienen la sonrisa de las flores, y los vientos con su fuerza, no dejan que perciba brisa alguna. La alegría no vive haciéndome placer las ilusiones.
Tormento de amor sobre mis espaldas adormecidas. Sobre mis recuerdos olvidados para no recordar.
Marca de fuego.
De tu fuego que malhiere con daga, mi corazón herido.
Labraré camino sin tener arado. No seguiré sendero alguno que no sé a donde irá. No apoyaré mi cabeza en nubes de algodón ni volveré a ser una títere de los desvaríos incontrolados de una ilusión de amor.
Sentiré mis latidos, y repartiré sonidos con quien perciba las notas casi imperceptibles de mis sentimientos.

martes, 11 de marzo de 2008

Tristeza

Tristeza, vete de mi lado y déjame vivir.
Soy un árbol con firmes raíces, con ayer flores y hoy frutos. Un árbol frondoso que mira desde su altura tantos arbustos… y tanta espina que cubre el bosque en el que estoy.. .
Mis ramas son verdes y ovaladas y el fruto de mi fruto, volverá a ser fruto… pero me siento triste porque mi condena me ata a la tierra, y no puedo elegir un lugar menos sombrío.
Deseo ser un ave, que vuela libre. Incluso un ratón que vive de acá para allá, sin pararse nunca.
Y, me adormezco batiendo mis ramas y aplaudiendo con el sonido de las hojas, un día y otro.
Quisiera retozar y dar volteretas en un campo verde, en donde los niños pudieran subirse a mi lomo de madera, y jugar a rodar, unidos por la tierra.
¿De qué me vale ser hermoso? ¿De que me vale cobijar cuando caen gotas, si estoy triste desde el alba hasta la noche?
Quiero lanzar los zapatos retorcidos que me anclan al suelo, hacía los destinos del lugar que me formó en la quietud.
Deseo explorar otros lugares, aún renunciando a mis hojas verdes, y a la frondosidad de mi ramaje.
Tristeza, vete de mi lado y déjame vivir.

lunes, 10 de marzo de 2008

Soy tú

Soy camaleón
que adopta formas
y vive sentimientos
que no son míos.

El mismo día
puedo llorar triste una derrota
y también
reír alegre todo un triunfo.

Porque soy tú,
y el otro…
y el otro.
Y me meto en piel ajena casi siempre
invadiendo sentimientos no sentidos.

Porque
si escribo lo que siento
¿En dónde está
la realidad imaginada?

No.
Soy tú
y el otro…
y el otro…
aunque también
alguna vez… soy yo

domingo, 9 de marzo de 2008

El precio de una vida



¿Por qué un precio tan alto?
Dime vida…
¿ Por qué?
¿Qué hice yo?
Interrumpes mis días
con otros días que no espero encontrar.
Y olvido aquel ayer….
y la noche vuelve con un sueño certero
para recordarme mis vacíos.
Tengo pena de mi presente,
porque volviéndolo ayer,
no vivo el hoy,
y yo…
deseo una vida apacible,
sin tintes de añoranza.
Soy…
una peonza,
tirada por los hados de un destino cruel
que juega a ser un títere
inanimado y opaco
ante las luces que alejadas,
captan mis sentidos.
Soy…
una historia inventada con tintes de realidad,
cosidos en el agua de un Océano vacío.
¿Qué tengo que pagar
para que el precio de mi existencia sea saldado?
Soy un ser vulnerable
y lleno de ideas absurdas,
que solo alimentan un camino
con luces luminosas tras la colina gris.

Crítica de "Pinceladas de soles y lunas" (Ernesto Ayuela)

Me va a permitir que le envíe un comentario sobre la que parece es su última novela, y que he leído estos días porque una amiga suya de aquí, de Madrid, me la recomendó.
Me dice que va dirigida más hacia el sexo femenino, pero yo no estoy de acuerdo, porque su lectura es inmiscuirse en el mundo del mal llamado sexo débil, y por lo tanto es un libro para lectores de mi género. O sea, los hombres.
Creo que no tiene desperdicio, y aunque ella (mi amiga), me dice que el físico que usted describe en la novela, no tiene nada que ver con el suyo, yo me he enamorado, de Elena. Me he enamorado, con el beneplácito de mi señora esposa. Porque la protagonista de su novela, es la mujer a la que yo aspiré toda mi vida. (Ahora ya es un poco tarde).
Es buena persona hasta la médula. Volcada en su trabajo y en su familia como nadie. Vive la vida sin un ápice de miedo y se enfrenta a todo sin mirar atrás. Y ama a los suyos contra viento y marea.
En cuanto a la forma de escribir, me deja pasmado su versatilidad, porque tan pronto escribe de una forma totalmente coloquial, como podría hacerlo cualquier persona en una conversación rutinaria, como se mete en las profundidades de la mente, para dejarnos todo un collar de maravillosas reflexiones, en una exquisita forma de decir.
Es usted ya, vital para mí. Y no tengo en mi cabeza otra cosa que poder conocerla y decirle frente a frente, esto que le cuento y mucho más.
¡Ah!, me van a facilitar otros de sus libros. Ya le contaré.
Con todo mi afecto.
Ernesto Ayuela.

sábado, 8 de marzo de 2008

Reivindicación.



Ahora que estamos en plena campaña electoral, yo quiero hacer mi reivindicación personal.
Soy un corazón prisionero, maltratado, ultrajado, porque quien me lleva dentro abusa de mí.
Yo, que soy tierno y amoroso, y además tengo muy buena memoria, estoy siendo acallado por una mente que no me deja expresarme, no me deja hablar en los momentos más cruciales de la vida.
Coloca hielo a mi alrededor, y además tengo a mi lado todo un arsenal de escarchas, ¡por si acaso!.
Se pone su careta de tipa dura, superficial, y olvidadiza, y se queda tan ancha.
Yo… que tengo muchos sentimientos. Que tengo muy buena memoria. Que tengo amor para dar y tomar, estoy desperdiciado y acallado, pero sobre todo, sin posibilidades de hablar, porque la boca la tiene ella. Y aunque presume de sincera, en algunos momentos dice cosas que nada tienen que ver conmigo…
Sí. Soy un corazón que no está en el lugar que le corresponde, y ahora que todo el mundo habla y reclama, yo denuncio la tortura a la que estoy sometido.
Firma.
Un corazón tierno envasado al hielo.

lunes, 3 de marzo de 2008

Querido amigo...

Eres mi sol y mi luna. Contigo no necesitaré nunca acudir a psiquiatras ni a psicólogos… porque siempre me escuchas.
Tengo un día maravilloso y me alimento de la fuente de la esperanza y del amor, y tú, acoges toda la retahíla que te cuento.
¿Qué estoy tan triste como una nube gris a punto de estallar?, Pues tú enhebras mis palabras y hasta las conviertes en figuras danzarinas, para darme el aliento suficiente que me haga continuar.
¿Qué deseo escuchar música ahuyentando los fantasmas de las ideas?, Tú, estás ahí, a mi lado, esperando que punce el lugar exacto, para comenzar a oír lo que deseo.
¿Qué quiero deleitarme con maravillosas puestas de sol, o paisajes memorables? No tengo más que quedarme quieta delante de ti, y fijar mi pupila..
Si hablo del presente me prestas un lugar para que cuente. Si hablo del pasado, acoges mis nostalgias sin decir ni “mu”.
¿Qué hablo de penas? Perfecto, ¿Qué te cuento agonías? No hay problema. ¿Qué desnudo mi cuerpo? Muy bien. ¿Qué desnudo mi Alma? Mejor…
Eres querido blog, mi amigo. Sin condiciones. Sin reproches. Sin miedos…
Sí…Sí, ya sé que me dirás que podría escribir en esos, mis folios ocultos, como hacía antes, pero… entiéndeme, esto, tiene un poco de morbo y tal vez de gallardía, al saberse leída ¿o no?
¿Quién te habrá inventado?
Sea quien fuere… mi mayor agradecimiento.