La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

jueves, 18 de septiembre de 2008

"En las nubes, sin pena ni gloria"

Sí. He comenzado un nuevo blog “En las nubes, sin pena ni gloria”.
Que...¿Por qué el título?
Ni más ni menos porque en variadas ocasiones y repetidas veces, escuché que estaba en las nubes, y el resto del nombre no voy a explicarlo aún por ser tan evidente.
Mi Alma, me ha dictado durante toda la vida, temas profundos y espirituales, y yo, intenté transmitirlo de modo que no fuera a pensar quien me leía, que estaba alucinada, o cosas por el estilo.
Creo que las lecciones que llevamos en el saco del subconsciente, o Alma, o trascendencia, son comunes a todo el mundo, por lo que pienso que muchas personas sienten lo mismo que yo, pero son mas cautas y precavidas, y se callan la boca.
Cuando era jovencita, nunca comenté lo más mínimo sobre el tema, sólo de vez en cuando decía que escribía poemas –la mayor parte con un contenido muy profundo y espiritual- que me brotaban como por arte de magia.
Con el tiempo, todo se fue agrandando y los contenidos y experiencias pasaron a mayores, pero sin perturbar en absoluto mi vida diaria, y mis “meteduras de pata”, son más o menos, como las de la mayor parte de los mortales.
Por eso, y según fue pasando el tiempo, comencé a contar algo sobre mis percepciones, sentimientos, y deseos de poner un granito de arena para cambiar el mundo, pero tuve que escuchar en el mejor de los casos “Estas en las nubes”, y de tanto oírlo, ya ando por esas.
Y sin “pena ni gloria”, porque lo que digo, hago o escribo, “ni fu ni fa”.
Al no tener pensamientos dogmáticos, los dogmáticos me ven una atea, sin remedio. Y al hablar de trascendencia, Alma o Dios, quien no cree en el más allá, me mira con escepticismo y me colocan como mea pilas y sectaria, además de pensar unos y otros que “estoy en las nubes”
Por eso ando por ahí, vagando aquí y allá, cómoda y confortable, admirando desde la distancia este planeta giratorio, hasta que la basura cósmica me de un trallazo, y me devuelva otra vez...

miércoles, 17 de septiembre de 2008

San Salvador del Valledor


San Salvador del Valledor, situado en la ladera de una colina, es poseedor de un privilegiado entorno montañoso, en donde se dibujan valles por los que discurre el río Valledor, -Valle de Oro-, que da origen al apellido del mismo nombre.
Las casas de gruesas piedras con aristas perfectamente delineadas, y tejados de pizarra, se levantan regias sobre el entorno rural.
Se siente la paz, el silencio y la ausencia de prisa, esa que hace que no deseemos partir.


Este año, ha quedado en segundo lugar. El galadón "Pueblo ejemplar de Asturias".

Otra vez será...

lunes, 15 de septiembre de 2008

La niebla



La niebla, hoy, cubre mi valle, mostrando una imagen fantasmagórica e inusual.
Por la brisa que acaricia la arboleda, puedo ver, sin miedo a equivocarme, que dentro de pocos minutos ya nada ocultará eso que ahora, se esconde debajo del manto gris.
Percibo un olor a humedad, y el otoño anuncia su llegada; su nacimiento… haciendo que muera la estación que le antecede.
Y es que la vida es así. Todo muere y todo nace. Tal vez todo tenga que morir para volver a nacer aunque sea con formas diferentes, en lugares distintos y con tintes de vida muy dispares.
No quiero volver la vista atrás, y tampoco deseo añorar eso que ya se acaba; por lo que centraré mi ilusión en divisar los próximos colores ocres y anaranjados que cubrirán los montes y los campos, haciendo de su muerte la admiración del que mira.
Y los pintores plasmarán los bellos colores del adiós, en tantos lienzos… y los escritores suspirarán teñidos de nostalgia y llenarán folios y folios con pesadumbres, infortunios y tristes despertares, para acompañar la muerte de la vida… esa que vuelve a nacer en primavera.

miércoles, 10 de septiembre de 2008

Pregón Fiestas del Avellano 2008 - Pola de Allande- Por Celia Alvarez


PREGON FIESTAS DEL AVELLANO 2008.

Sr. Alcalde, autoridades, lugareños y visitantes, gracias a todos.

Recibí una invitación para estar aquí hoy, y tengo que deciros que ha sido una noticia inesperada y maravillosa.
No podía ser más feliz, ya que en mi amado Allande, me tenían en cuenta para un acto semejante.
Comencé a asimilar lo recibido y a deliberar sobre la forma de escribir unas líneas, con la idea de poder ofreceros, el pregón mas hermoso del mundo…
Pero… ya estaba escrito por alguien en algún lugar, y volví a mi realidad.
Después pensé en hablaros sobre toda la historia que existe en esta entrañable Pola de Allande y su entorno, pero también me di cuenta de que estaría ante gentes que se interesan por su pasado y su presente, y que tal vez aburriría contando lo ya sabido.
Por eso recurrí a mi corazón y comencé a escribir sólo con él, abriendo mis sentimientos a flor de piel, así como los que yacen escondidos en el entonces, desde esa niñez en mi San Salvador del Valledor, del que partí siendo niña, pero que nunca dejé, ni corté el cordón umbilical que me une a mis raíces.
Estamos de fiesta.
Hace mucho tiempo, el día de la fiesta era el DIA.
Soñábamos durante todo el año, con ese momento festivo, en donde recibíamos a familiares y amigos, con unas viandas preparadas con esmerado mimo; y se disponían mesas y casa con las mejores galas.
Se estrenaban vestidos y zapatos, para lucir por encima de las flores y del color que abunda en el paisaje rural.
Todo en la vida cotidiana se ceñía a la esperada jornada festiva, y antes, los días pasaban muy lentamente, para que, después del disfrute, que sabía a poco, nos invadiera la nostalgia que se diluía lentamente cuando comenzábamos a pensar en el año próximo.
Ahora, las cosas han cambiado mucho, y a diario se estrena y se preparan comidas especiales.
Pero aún así, el arraigo de las celebraciones, levanta entusiasmo y expectación.
Hoy estamos de fiesta, y evidentemente se esperaba el día, y disfrutaremos con toda esta magia que nos invade.
Aquí, en este lugar y en todo el Valledor vive la grandeza y la gallardía.
Grandeza de acogimiento y de nobleza en los sentimientos de sus gentes, en donde nadie es forastero.
Y gallardía, esa que hace que nos sintamos orgullosos de haber nacido y vivido en estos lugares paradisíacos, guardados celosamente por los habitantes, como aquel tesoro que admiramos y que tememos nos sea arrebatado de alguna manera por alguien que no sepa apreciar nuestra fortuna.
Estamos de fiesta en las Puertas del Paraíso, esas puertas inmersas en el Valledor, en donde brillan los capudres floridos, en donde el oro se cobija en las entrañas de la tierra, en donde las montañas nos muestran sus vestidos de diversos colores, y los pueblos enseñan sus cascos grises con la pizarra del lugar.
En donde los ríos cristalinos, cantan en su bajada, y nos hablan de la bonanza escondida arrastrando de vez en cuando ese testimonio en forma de granitos dorados.
La fauna alerta con sus sonidos, la majestuosidad del entorno y las aves rapaces, planean una y otra vez, como no podía ser menos, con la tranquilidad que el paraje merece.
No deseo adornar mis palabras con palabrerías, porque aquí ya estamos sobradamente adornados por vibraciones positivas, paisajes e historia.
Los antiguos caminos de carro, se convirtieron en cómodas carreteras, algunas casas de antaño, son hoy, moradas de veraneo, aquí y esparcidas por todo el Valledor, para tantos y tantos emigrantes, que aún sabiéndose habitantes de uno de los más bellos lugares del mundo, tuvieron que partir a buscar fortuna bien, allende los mares o en la propia Europa, ya que la belleza, no vamos a engañarnos, se vio opacada por unos tiempos muy difíciles y por unos sueños transmitidos de unos a otros en aquellas cartas que llegaban hablando de bonanzas en otros lugares.
Como gentes de bien, y acostumbradas al trabajo, muchas personas han sido afortunadas de volver y edificar las magníficas casas que podemos admirar en estas laderas.
Hoy, vamos a recordar a tantos y tantos que han partido, y que por cuestiones de la vida, nunca han regresado en cuerpo, pero dada mi creencia de perpetuidad de alma, pienso que de algún modo, hoy nos acompañan, vistiendo las galas del recuerdo y los abrazos de la sangre y están celebrando con todos nosotros el comienzo de estas fiestas de Nuestra Señora del Avellano.
Vamos a celebrar estos festejos que comienzan hoy, con toda nuestra ilusión.
Estamos preparados para disfrutar y pasar momentos agradables, y aprovecharlos al máximo, ya que como bien sabemos, la vida no es siempre festiva, y tenemos que arañar los momentos amables que nos brindan las vivencias.
Dentro de unos momentos, sentiremos la música de fiesta, aunque aquí, la música se siente perpetuamente ya que el Río Nisón, con la claridad de sus aguas cantarinas, entona el canto de los valles, y nos transmite en las gotas, la fortuna de sentirse lugareño.
Así me siento yo. Afortunada.
Y quiero deciros que me siento tan lugareña como el río. Y quiero deciros que siempre estaré a vuestro lado y que prestaré mi ayuda, si es que alguna vez más tengo la fortuna de sentirme requerida.
Y una nostálgica mirada a mi pasado con un recuerdo especial a mi padre que ya no está en cuerpo con nosotros, pero estoy segura de que se ha engalanado de fiesta y nos mira desde algún punto de la existencia.
Y una mención a mi madre, nacida en Fonteta, y que a sus 87 años, nos está acompañando en este día tan especial para todos.
¡Estamos de fiesta!
Una fiesta en donde las fronteras no existen, porque aquí reina la unión y el acogimiento.
Un ¡viva! por Pola de Allande! ¡Por San Salvador del Valledor!
¡Por el Valledor! y ¡Por todas los visitantes y lugareños!
¡Y sobre todo… Por nuestras fiestas del Avellano 2008!

jueves, 4 de septiembre de 2008

La fiesta de la vida.


¡Ya basta!, gritaba con firmeza inusitada la anfitriona de una fiesta campestre.
Los ojos de las cebollas lagrimearon y las zanahorias se estiraban rubicundas al son del alboroto.
Un ajo picantón le dijo a la berenjena, doncella del lugar, que se guardara de cobijarlo, no fuera a ser presagio de sus penas.
Y mientras, la libélula trazaba un circulo cantarín sobre la alcachofa, que medio derretida se freía al son de la música del aceite.

Un gorrión se afanaba en sus trinos, opacados por el graznido del cuervo; mientas los mirlos y jilgueros se silenciaban con tanto alboroto.

El eucalipto, mecía sus ramas impregnadas de aromas, ya que pensaba que su perfume calmaría la tensión de los presentes; pero la pituitaria estaba secundando una huelga enardecida, por el constante olor a cloaca, y obvió aquello por lo que luchaba.

Las frutas, coloridas y sedosas, se abrazaban unas a otras, interpretando himnos, casi imperceptibles, canturreados por abejorros y mosquitos.
Las lechugas cuchicheaban las unas con las otras, presas de la envidia, al ver que no podrían competir, ni codearse en la pasarela de un arbusto, en donde desfilaban a su antojo, guindillas primorosas, espárragos trigueros, y ajos puerros.
Ya basta!, volvió a gritar la blanca y maloliente coliflor; pero nadie parecía prestarle atención.
De pronto, un trueno ensordeció la tarea, y todos enmudecieron yaciendo entre las gotas que acallaron murmullos y dudas.
¡Ah!, vida cruel… Cuantas veces necesitamos una tormenta para percatarnos de nuestra propia sordera.