La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

martes, 9 de diciembre de 2008

Dictados de mi Yo.


“Estamos en la experiencia de la evolución y comenzó todo hace años y años. Mucho antes de tu recuerdo…
Hemos perdido batallas pero también hemos ganado muchas contiendas.
Hemos elevado nuestras vibraciones y hoy, la vibración de la Luz, nos invade, aunque también vive la Sombra y habla, para hacer ver que no todo es brillo en la existencia tuya y mía.
Hemos ayudado al que, oculto tras el zarzal, no podía sortear tantas espinas.
Hemos ayudado a aquél, que ciego en su memoria, no sabía descifrar unos pasos, y todos para él, llevaban al abismo de la nada.
Hemos creído a tantos y tantos, que sabiendo que mentían, arrullamos y abrazamos sin importarnos más.

Hemos triunfado y hemos perdido, pero aunque vencedores muchas veces, la contienda sigue viva.
Vamos unidos y nuestras armas de ataque y defensa son tu voz y mi experiencia. Tu boca y mi abrazo sin abrazo. Tu cerebro y mi Sabiduría, en donde todo es conocido y nada es palpado.
Somos tú y Yo, pero piensa que en la vida el tú y el yo, no es la vivencia pura de la razón, sino que a menudo invade la sinrazón, para que la razón le haga callar.
Sabemos de días y de noches también, pero el transporte para pasar de un lugar a otro, se aloja en las capacidades sentidas, no cognitivas, del conocimiento racional.
No enturbies con tu razón, esa experiencia evolutiva tuya y mía, que evolucionando, abarca la evolución ajena.
Reflexiona una y otra vez, antes de echar tus frases a volar, porque un vuelo sin alas, no es duradero, y tampoco es posible demostrar que eres capaz de sostenerte.
No somos dos, somos uno, que unido de dos estados, hace posible que seas.
Cuando escuchas sin ver, imaginas... sientes.
Cuando ves, palpas visión.
Cuando ves y escuchas interpretas gestos y mensaje.
No vivas abrumada. No vivas con inquietud”

12 comentarios:

  1. No queda más que felicitarte por esas palabras, que me quitaron el aliento.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Buenos días,
    En verdad tus palabras se elevan a un escalón altísimo… No todos evolucionamos al mismo ritmo, ni comprendemos fácilmente la esencia… Entonces cómo no enturbiar el conjunto cuando las experiencias de cada uno enturbian la base del pensamiento de cada uno y te hace replantearte cada día que no perteneces a esta era, que no sabes vivir al ritmo que te marca la evolución humana, un ritmo a mi sentir totalmente descontrolado donde todo el mundo busca el encontrarse a si mismo….

    Perdida en este mundo,
    Flipo en octarino.

    ResponderEliminar
  3. Que lejos estamos a veces de dar el primer paso, cuanto miedo y que ciegos.

    Gracias Celia.

    Un abrazo de Martes con sabor a lunes.

    ResponderEliminar
  4. "Hemos perdido batallas pero también hemos ganado muchas contiendas."

    Y espero que el ser humano venza en la contienda final que se aproxima. Se trata de supervivencia o extinción, de eso va nuestra lucha...

    Un texto que llega, repleto de sentimientos profundos y reflexivos.me ha encantado encontrarte, por ello me llevo tu link, para volver. Y desde ya mismo me apunto a tus seguidores. Un saludo de josef, desde Madrid.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Celia por tus palabras, siempre me llevan a la reflexión, me hacen elevarme y mirar las cosas desde arriba, con otra óptica.

    ResponderEliminar
  6. El encuentro no admite tregua, ni se para en las frustraciones, ni en la victoria. Sabe que tiene que seguir caminando, evolucionando hacia la luz que, a veces, la sombra disipa y oscurece, pero sigue. Y en ese seguir iremos descubriendo, caminando con y en la luz, quienes somos y a donde vamos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Es precisamente esa sombra la que debemos evitar y si aparece, hay que abrir los ojos y el alma con el máximo esfuerzo.
    Esa luz fugaz, es la que debe permanecer siempre visible, ante todo, después de nada.

    Maravilloso. Enhorabuena Celia!

    ResponderEliminar
  8. Hola Celia,

    Ese Yo misterioso para algunos pero tan cercano para mi cuando disfruto con tus textos.

    Debiéramos hacerle más caso a nuestro Yo interior, seguramente viviriamos con "menos inquietud".

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. ¡¡¡Genial!!!

    Es un verdadero placer leerte. Lo cierto es que me siento muy agusto aquí entre vosotros, espero molestar lo menos posible. Aunque, como bien aconsejas, debería de reflexionar con más detenimiento las palabras, porque me temo la mayoría de mis vuelos acaban en trompazos. Pero también es un placer descubrir porque nos la hemos pegado.
    Supongo que forma parte del carácter; las ansias de vivir y disfrutar nos hacen saltar a destiempo de las ramas y, a veces, el vuelo nos lleva a rincones tan entrañables como éste.

    Me ha emocionado el relato, ¡qué le vamos hacer!

    Lo dicho, Celia: ¡mágnifico!

    Bikiños

    ResponderEliminar
  10. Penélope, Flipo, Ave, Moderato, Felisa, Salvador, Seasirens, Paco, XoseAntón.
    No tengo palabras. Vuestros comentarios son tan positivos, que me animan a seguir escribiendo.
    Un abrazo muy grande para todos, y gracias por estar ahí.
    Estoy un poco apuradilla estos días, y tengo el tiempo bastante limitado, pos eso os doy las gracias a todos así... a la carrerilla.

    ResponderEliminar
  11. preciosa reflexión, dejando la cabeza a un lado...no somos nosotros, ni nuestro padres, ni nuestros abuelos, ni....somos todo un rio de antepasados, experiencias, sucesos, y todo eso llega a nosotros, y con todo eso vivimos, y de todo eso vivimos, y con todo eso damos vida.

    ResponderEliminar
  12. Sí Chinapa. Tienes Razón. Parece que somos un cúmulo de todo lo que dices. Y seremos lo que aún no hemos sido, pero sí... seguro que seremos por y para siempre.

    ResponderEliminar