La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

miércoles, 12 de marzo de 2008

Sí...Yo.

Sí. Yo.
¿Por qué decir muchas veces, yo, se considera ególatra?
¿No es la máxima realidad palpable?
Soy la mayor conocedora conocida de mi yo, y puedo esconder sin esconderme a mí. Soy dueña de muchas circunstancias, cuando mi yo se afianza o se intimida. Te puedo mentar mil argumentos, convencerte de historias y de cuentos, lucirme con vestidos de gran firma. Guiñar un ojo y otro en tu ceguera…
Pero puedo llevar debajo de mi fashion, tristes harapos, y solo yo, lo sé. Pero yo, a mí yo, ya no le engaño porque soy mi realidad más próxima. Soy mi todo, conocido. Podemos ser más yo, en uno. Pero siempre, siempre seré Yo.
Y eso es la verdadera realidad.
Yo.

Crítica sobre "Pinceladas de soles y lunas" (Jesús Caudevilla)

Cuando tienes en tus manos "Pinceladas de soles y lunas" te embarga el deseo de navegar por sus páginas. Ya desde las primeras palabras te sientes atrapados por el ritmo pausado con el que la autora ha dotado la historia. Es como si se tratasen de las pinceladas que da un pintor sobre su lienzo. Ese ritmo nos lleva a paladear la historia donde los personajes son presentados con toda vivacidad. Seres que viven, piensan y sienten. Y no es fácil lograr crear los personajes con esta realidad. Ese es un mérito únicamente atribuible a Celia Álvarez. Y ese mérito se traslada al buen desarrollo de la historia que te succiona haciendo devorar sus páginas. Una vez has empezado su lectura cuesta mucho dejarlo. Percibes la necesidad de proseguir y proseguir hasta llegar a la conclusión. Al llegar al final te sabe mal por haber terminado, por haber concluido con unas horas en los que has olvidado los propios problemas... Horas en las que te has sentido Elena, Manu o Pedro...Por suerte siempre te queda la oportunidad de volver a la primera página y releer la historia. Seguro que descubrirás nuevos sentimientos. No tengo ninguna duda porque la lectura es percibir sensaciones. Y Celia ha logrado plenamente transmitirlas al lector. ¡Enhorabuena por deleitarnos con algo así!
http://www.caudevilla.com/.

Me arrepiento

Me arrepiento de ser un sol en tu ceguera. De querer alumbrar noches enteras en el foso de tu oscuridad.
La montaña rusa de mis ilusiones bajaban y subían, guiadas por fuerzas inexistentes que empujaban los carriles de mi vida.
Sin rumbo.
Porque seguía tu senda sin senda, y tus rugidos llegaban a mi corazón como dardos de fuego en una batalla con un claro perdedor.
Siempre yo.
Te decía “siéntate conmigo, y hablemos de nosotros”. Pero el viento de tu sordera, te impedía oírme.
Vilipendiaste mis mensajes de amor, haciendo tú un amor paralelo, con sonrisas lejanas para que yo no oyera.
Las cumbres no tienen la sonrisa de las flores, y los vientos con su fuerza, no dejan que perciba brisa alguna. La alegría no vive haciéndome placer las ilusiones.
Tormento de amor sobre mis espaldas adormecidas. Sobre mis recuerdos olvidados para no recordar.
Marca de fuego.
De tu fuego que malhiere con daga, mi corazón herido.
Labraré camino sin tener arado. No seguiré sendero alguno que no sé a donde irá. No apoyaré mi cabeza en nubes de algodón ni volveré a ser una títere de los desvaríos incontrolados de una ilusión de amor.
Sentiré mis latidos, y repartiré sonidos con quien perciba las notas casi imperceptibles de mis sentimientos.