La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

sábado, 28 de febrero de 2009

Un viaje de ida y vuelta...

Mis imágenes desde Ruedes

-Hola Dios. He venido a verte porque me dicen que debo de anular mi Ego. Y claro… fui a un Psicoanalista y la verdad… no me ha servido de nada. Por eso he pasado por aquí.
-Bueno hija, bueno. Tu Ego se irá rápidamente; ya verás…
¿Te has sentido superior por algo en particular?
-Sí. Desde jovencita me veía por encima de los demás. No sabía muy bien el motivo.
-Eso se debe a que tu estatura es elevada, y tu subconsciente interpretó mal la superioridad. Hija mía… era tu altura física lo que te llevó a ello.
-¡Ah!
-Desde siempre te veo caminando muy envarada… Eso no es bueno porque das una imagen distante y prepotente hija, y eso no debe de ser así.
-Dios, tú sabes que esa es mi forma natural. Será porque me has hecho un tanto plana y me gusta sacar pecho… digo yo. No es culpa mía.
-Si hija sí. Tienes que ser más natural y conformarte con lo que te he dado…
-Dios… ¿y aquel día en el que me dijiste que vivías en mí y me comenzaste a dictar esto y lo otro, aturrullando mi plácida vida? ¿Cómo no voy a tener Ego si el mismísimo Dios me hace su Secretaria?
-Te hablo a ti, como hablo a todos los que viven, porque vivo en todos los que habitan.
-¡Ah!
-Mira hija mía, yo no puedo hacer distinciones. Todos sois iguales y cada cual lleva su evolución. Tú estás en la tierra como Celia, pero ni más ni menos que el resto de los mortales.
-Sí. Pero ¿No recuerdas cuando me llamaste “Tu Lucero”?
-No, hija mía. No. Yo, viendo que tú no te dabas cuenta de muchas situaciones evidentes en tu vida, lo que te dije fue: “Tú de Luz… cero”.
-¡Ah!
-¿Algo más que preguntarme? ¿Crees que podrás ya anular tu Ego?
-Mira Dios. No sé si podré con él. Pero lo que puedo decirte es que vuelvo un poco apagada.
-¡No has entendido nada! Cuando subías, no reparaste en ninguna Estrella del firmamento, ya que te creías Lucero.
Ahora debes sentirte chispa de estrella y ver tantas y tantas Luces que brillan a tu alrededor. Sólo así serás realmente tú.
-¡Ah!

jueves, 26 de febrero de 2009

Algo sobre un gran amigo y prestigioso escritor.

Mi gran amigo, escritor de éxito sobradamente conocido, Jesús Caudevilla, está en pleno lanzamiento de su última novela "Los silencios del Papa Luna".
Si alguno de vosotros quiere acudir a las presentaciones, os indico fechas y lugares:

**Presentación de la novela histórica Los silencios del Papa Luna, el domingo 1 de marzo, a las 13:00 horas, en la Carpa de Actividades de la 1ª Feria de Calzado, Comercio y Turismo de la Comarca del Aranda - ILLUECA.

**Presentación de la novela histórica Los silencios del Papa Luna, el miércoles 4 de marzo, a las 19:00 horas, en la Sala de Ámbito Cultural de El Corte Inglés (Colón, 27 6ª planta) VALENCIA.

**Presentación de la novela histórica Los silencios del Papa Luna, el viernes 13 de marzo, a las 19:00 horas, en el Salón Gótico del Castillo de PEÑÍSCOLA.

**Firma de libros el sábado 21 de marzo, a las 18:00 h. en la Librería Serret (Avda. de la Hispanidad, 21) VALDERROBRES.

**Presentación de la novela histórica Los silencios del Papa Luna, el jueves 26 de marzo, a las 19:00 horas, en la Sala de Ámbito Cultural de El Corte Inglés (C/ Serrano, 52) MADRID.

**Presentación de la novela histórica Los silencios del Papa Luna, el miércoles 1 de abril, a las 19:00 horas, en la Sala de Ámbito Cultural de El Corte Inglés (Av. Portal de l’Ángel, 19-21 6ª planta) BARCELONA.

Jesús Caudevilla Pastor
www.caudevilla.com

Gracias.

miércoles, 25 de febrero de 2009

¿Será así?

Mis imágenes desde Ruedes

-Mirad, hijos míos:
Bajaréis a la tierra; uno como hombre; otro como mujer. Pero cuidaros de no olvidar las reglas. Cada uno, tiene su trabajo.
Os pondré a prueba y os conoceréis, pero… ¡libraos de estar juntos!, porque la vida es difícil y vuestra evolución indica experiencias por separado…
-Oye, Dios:
¡No es justo! Yo estoy acostumbrada a vagar con mi Energío, aquí y allá. Somos inmensamente felices; nuestras vibraciones están en sintonía… ¡Somos Almas gemelas!
-Oye, Dios:
¡Yo tampoco creo que sea razonable! ¿No te das cuenta de que somos la Energía y el Energío perfectos? Además… ya sabemos mucho de la Existencia, y no tenemos que evolucionar más… digo yo…
-¡Pues dices mal! Aún os queda mucho por aprender y por conocer…
Dicho está. ¡A la tierra, y a comenzar de nuevo!
-Pero Tú… ¿No deseas nuestra felicidad? ¿Por qué tanto aprendizaje? ¿No vas a darnos ni siquiera el premio del acercamiento cuando terminemos las lecciones?
-Hijo mío… preguntas demasiado. Deja que la vida misma deshaga la madeja de tus preguntas…
No te precipites. ¡Asumid vuestro destino!
Y dicho esto, dos energías volaron.
Una... parece que va hacia el Este y el otro... aún sigue buscando la brújula.

¿Será así eso de las Almas gemelas, de las que tanto se habla y que, casi nunca se encuentran?

martes, 24 de febrero de 2009

Aterrizaje y dictado de mi Yo.


Estamos en la experiencia de la evolución y comenzó todo hace ya años y años. Mucho antes de tu recuerdo…
Hemos perdido batallas pero también hemos ganado muchas contiendas.
Hemos elevado nuestras vibraciones y hoy, la vibración de la Luz, nos invade; aunque también vive la Sombra y habla, para hacer ver que no todo es brillo en la existencia tuya y mía.
Hemos ayudado al que, oculto tras el zarzal, no podía sortear tantas espinas.
Hemos ayudado a aquél, que ciego en su memoria, no sabía descifrar unos pasos, y todos para él, llevaban al abismo de la nada.
Hemos creído a tantos y tantos, que sabiendo que mentían, arrullamos y abrazamos sin importarnos nada.
Hemos triunfado y hemos perdido, pero aunque vencedores muchas veces, la contienda sigue viva.
Vamos unidos y nuestras armas de ataque y defensa son tu voz y mi experiencia. Tu boca y mi abrazo sin abrazo. Tu Sentimiento y mi Sabiduría, en donde todo es conocido y nada es palpado.
Somos tú y Yo, pero piensa que en la vida el tú y el Yo, no es la vivencia pura de la razón, sino que a menudo invade la sinrazón, para que el sentimiento le haga callar.
Sabemos de días y de noches también, pero el transporte para pasar de un lugar a otro, se aloja en las capacidades sentidas, no cognitivas del conocimiento racional.
No enturbies con tu razón, esa experiencia evolutiva tuya y mía, que evolucionando, abarca la evolución ajena.
Reflexiona una y otra vez, antes de echar tus frases a volar, porque un vuelo sin alas, no es duradero, y tampoco es posible demostrar que eres capaz de sostenerte.
No somos dos, somos uno, que unido de dos estados, hace posible que seas.
Cuando escuchas sin ver, imaginas. Cuando ves, palpas visión. Cuando ves y escuchas interpretas gestos y mensaje.
No vivas abrumada.
No vivas con inquietud.

sábado, 21 de febrero de 2009

viernes, 20 de febrero de 2009

La Mente. (Deliberaciones)


La Mente, ausente de ausencia, vive en la plenitud siendo Todo; y sus partículas viven en la vida. La propia naturaleza es Mente.

Su poder absoluto se relativiza en los seres, cuando imparte Conocimiento, porque la Energía fluye y es captada, pero nunca el Conocimiento adquirido es la Fuente del conocimiento absoluto.

El Alma, cuando anhela su Casa, y ante la vibración, escucha y aprende lo ya sabido y escuchado, recordando su antes en su ahora.

La Macromente abarca las mentes, y estas grandes ignoradas en la vida, son capaces de que con su solo pensamiento, realicen acciones verdaderas.

Todo está en el Ser Humano, que vive implorando fuera, lo que vive en él.

Todo lo evolutivo vive en quien vive, y todo lo destructivo también, ya que en cada ser, habita la Luz y la Sombra.

El Ser Humano, debe saber escucharse y conocer que en la trascendencia, habita el lugar, el destino, el cobijo, el Amor.

Y en la quietud, el regreso de nuevo al lugar de aprendizaje.

Las laderas empinadas, cuesta subirlas, pero por el esfuerzo realizado, rara vez son olvidados el trabajo y la fatiga.

Cuando llegas a la Cima, todo es claro, y ya comprendes el motivo de tu esfuerzo…

martes, 17 de febrero de 2009

No dejes que las ortigas anulen tu jardín.


-Señora, díganos qué puede aportar.
La conferencia y los testimonios de las personas invitadas ha finalizado; pero por su actitud intuyo que quiere decir algo.

-Sí. Tal vez sí.

-¿Le importa presentarse?

-Mi nombre es Carolina Heremance. Creo que estoy aquí por error.
Estaba sola en el Hotel, y he visto que entraban a esta sala. Pregunté en recepción sobre ello y me confirmaron que era algo interesante el tema a tratar, por eso estoy aquí. Escuché a todas estas personas su problema de alcoholismo. No pude levantarme de la silla...
No era mi intención violar la privacidad de cada uno. Lo siento de veras.

-Señora Heremance, pienso que usted, sí desea decir algo ¿Me equivoco?

-Creo que... pienso que tiene usted razón.
He convivido y convivo con una persona adicta al alcohol. Una convivencia desde hace más de veinticinco años.

-¿Desea aportar su experiencia a los presentes? A ellos, que sí tienen esa dependencia tal vez les resultaría beneficioso escuchar lo que siente esa persona que vive a su lado.
Nos haría un gran favor.

-No quiero entrar en detalles. No voy a contar mi historia paso a paso, porque para eso necesitaría demasiado tiempo, y tampoco va a aportar nada a los presentes.
Sólo deseo expresar cómo se siente una persona que convive con alguien que tiene esa dependencia.
Puedo hablar de angustia, esa que me hace vibrar cuando él entra en la casa y veo que no es el mismo que se había marchado por la mañana, y que al recriminarle me dice que estoy equivocada, que él no ha tomado nada… Recalcando una y otra vez la misma afirmación.
Puedo hablar de soledad. Esa soledad aterradora, que te hace labrar el camino de la familia sin tener apoyo. Esa soledad que marca un muro infranqueable, en donde los comentarios se van opacando, porque nadie parece comprender nada.
Yo no entiendo muchas cosas de él, y él no intenta comprender las mías.
Puedo hablar de malos humores y crispación, que poco a poco abarca todo tipo de convivencia, y el corazón desbocado... y el nudo de mi estómago se hace grande.
Puedo hablar de la vergüenza que se siente, cuando contemplas impotente que quien habla a éste o al otro, no es tu marido, ese que sabes se esconde detrás de la majadería y de las risas tontas, sino un impostor que se apodera de su voluntad. Porque conoces que esa adicción, es una capa ficticia que transforma. Y tienes conocimiento de que detrás se esconde aquella persona que conociste ayer.

Puedo hablar de la inmensa pena que siento cuando le veo en la cuesta abajo, un día y otro.
Cuando hundido en medio del Océano, le intento tender una mano, y no la ve, volviendo su atención hacia la sima abismal.
Puedo hablar con el sentimiento de que ve en mí a una enemiga que intenta cortar su camino...
Puedo decir que...

(Un trocito de Novela,aún pendiente de concluír).

sábado, 14 de febrero de 2009

Una rosa que comparto con vosotros.Y sábado literario.


Resulta que, en la pasada primavera, fotografié una preciosa rosa amarilla. Y mira por donde, hoy me viene de perlas.
Es como sacar un “vintage” del fondo de armario.
El caso es que aquí está y la comparto con todos vosotros.
Pienso:
¿Habrá sido San Valentín que atendió mis ruegos y vino volando hasta mi pantalla?
¿Será aquella que acaparó mi atención en primavera?
Soñar… no cuesta nada.
"Sábado literario" en el blog de http://mercedesmartinalfaya.blogspot.com/
Al amor.
Los susurros de amor inundaban su soledad.
La mirada dulce y tierna llenaba aquel alma casi adormecida.
Tenía miedo de bajar una escalera desconocida para él, pero la atracción era tal que ignoró la intuición y llegó a aquel lugar incitante y tenebroso.
Surgieron apasionados besos y murmullos de amor. Surgieron caricias y dichas compartidas.
No supo decir no, y sus sentidos llenaron las estrellas y los astros aplaudieron la melodía de un gemido de amor, esperanzado y dormido en los recovecos de la subconciencia.
Un “te quiero amor”, un “no me dejes” un “hasta siempre” sembraron los destellos de su historia.
Arrumacos y cuentos inconclusos atenazan las entrañas, surgiendo como lava caliente de un volcán despierto, tiempo atrás dormido.
Comienzos sin finales… finales sin comienzos.
Son las historias de la vida en un lugar cualquiera.


jueves, 12 de febrero de 2009

Valentín, que estás en los cielos


Mis imágenes desde Ruedes -Asturias-

Valentín, que estás en los cielos:
Perdona que me anticipe un poco para hablar contigo, pero es que tal vez, el día de tu Onomástica, estés muy atareado con ir aquí… volver allá… y no me escuches bien.

Al Cielo le pido que reparta, el día de los amores, gotitas de chocolate dulce, con sorbos de esperanza.
Al Cielo le pido una brisa azucarada de alimento, para todos los que sufren
haciendo que los que vivimos sin mirar,
abramos nuestros ojos, con dulzura.
Al Cielo le pido una nube de algodón que cubra al pobre caminante,
con las caricias del acogimiento.
Al Cielo le pido que reparta coherencia por y para cada uno de los que pisamos esta tierra; hospedaje de un día…


Y a ti, personalmente, te ruego que lances en el viento, una rosa amarilla, para que pueda admirarla… aunque sea a través de mi ventana.

martes, 10 de febrero de 2009

Entre aquí y allá.

Mis imágenes desde Ruedes -Asturias-

Sollocé en la penumbra, la marcha de aquel papel escrito, en el que un día derramé mi historia.
Intenté filtrar su contenido por debajo de una puerta y al hacerlo, la mano quedó atada, tarazando mis dedos con un dolor punzante.

Comencé a escribir que las vidas son retazos de ilusiones y que las muertes sirven para volver al Lugar Verdadero de las historias.
Crucé jardines y campos repletos de arboleda para encontrar un camino por el que pudiera tomar sendero.
Visité ríos y lagos, absorbiendo las gotas refrescantes.
Crucé la orilla; y el mar, ante mis ojos, se volvió agua dulce.
Sacié mi sed... pero el sorbo cruel dejó sabor amargo y entonces, la idea de agua se tornó gris
en mis papilas.

Subí a la estela luminosa que marca el sol en lluvia...
Comienzo en plenitud, albergando esperanzas del retorno a la Casa, que tanto, yo, añoré.
Y encuentro un firmamento con sueños y tristezas, con ilusiones varias y decepciones muchas.
Y entonces yo pregunto ¿Es todo como allá? ¿Aquí también existe lucha...
y truenos... y penurias?

Y Alguien contesta:
"Si sientes que no hay nada, no puedes encontrar, porque no buscas.
Si sientes que los copos del final, son trozos de tus odios, te recibe el llanto y la oscuridad.
Si sientes que existe Luz y dicha, verás pétalos del Amor y del brillo, que arrullan la llegada.
Existe todo lo bello en las dimensiones Siderales.
Sólo tienes que abrir el sentimiento.

Un plano de existencia traza la llegada a la Existencia plena.
Pero poco a poco, la escalera evolutiva ofrece un bello final al caminante"


lunes, 9 de febrero de 2009

Una historia en París



Estoy en París.
Los agobios no existen en esta mañana fría de invierno.
Las calles medio vacías, yacen como alfombras absolutas, en un reino de asfalto humedecido.

¡Tengo una cita!. La cita del ayer, que hoy se hace realidad.

Dentro de muy poco tiempo nos reuniremos en el Café de la Paix, con unas compañeras de otro tiempo. De la Universidad.
Hemos elegido este Café, porque está en el centro de la Ciudad de la Luz, al lado de Ópera, y muy cerca de Lafayette.
Todas iremos acompañadas por nuestros maridos, compañeros sentimentales, amantes… Condición indispensable, no acudir solas, no vaya a ser que alguien piense que no hemos sido capaces de encauzar nuestras vidas por el camino trazado hace ya, unos años.
Me miro, y me contemplo. La verdad es que me siento muy bien conmigo misma, hasta me encuentro favorecida, aunque el frío intenso haya depositado una mota roja en la punta de mi nariz, y mis pómulos bramen con la helada.

Llegamos al lugar de la cita con unos minutos de retraso.

Veo que están cinco parejas, sentadas alrededor de una mesa. Se levantan al unísono y un ¡Qué bien! ¡Qué hermosa! ¡No pasan los años!, entre unas y otras... yo hago lo propio, mientras me peleo por quitarme el abrigo hasta que, solícito, acude un empleado para ayudarme.
Me siento. Mi Rafael, a mi lado. Le miro y veo que no mira, quiero decir que no me mira, porque está totalmente petrificado mirando a tanta belleza.
Yo, de reojo, comienzo a pensar que tal vez el botox, haya hecho el milagro. O la silicona, o vete tú a saber que producto hace que todas estén tan bien, y destilando ánimo y buen humor.
Entonces me paro a mirarlos a ellos, tan guapos, tan ¿altos?, eso… no lo he visto aún muy bien, porque aunque todos se levantaron, con el nerviosismo de la llegada, no reparé demasiado en las medidas.
Y sigo mirando y observo que casi no tienen barriga, y como una bruja de los cuentos malévolos, acuso a mi marido con una furtiva mirada, de no cuidar su aspecto.
Pasan los momentos y ya en el saloncito reservado para la ocasión, reina la camaradería. Y la “copichuela” de champagne.
Entonces veo los ojillos de mi Rafael, bailando al son de la música que suena de fondo, y comienza a hacer repaso una a una.

Dos besos, y ¡que belleza!, otros dos y ¡que bien te veo!
Y sigue y sigue… mientras yo, petrificada en la esquina, miro. Veo. Observo… y me lanzo al ruedo cuán torero en plena feria de Agosto.

Comienzo con el primero y eso sí, sin darle besos; le digo bien alto ¡Que guapo eres!, estás estupendamente, mejor aún que cuando babeabas detrás de mí.
Y sigo mi recorrido con halagos y flores en mis labios por y para todos y terminando con mi última presa, le susurro ¡Estás como un queso!, pero no de los de gruyere... ¡Un queso manchego, bien macizo!.

Sólo veo ojos y ojos, clavados en los míos, hartos ya de tanto halago ajeno por parte de quien me acompaña. Ese que ni siquiera se da cuenta de mi mota roja en la nariz, sin reparar en que llevo abrigo, y necesito pelearme con él, para poder desprendérmelo de encima, en mi llegada.

Me coge del brazo, y en un aparte me dice: ¿Te has vuelto loca? ¿Qué pensarán de ti?
Y yo le espeto: Tal vez me he vuelto loca. Pero tú, lo has estado siempre.
Y me doy la vuelta. Le pido mi abrigo a aquel hombre que me lo ha quitado, y me marcho.
Sin dar portazo.
Sin llevar mochila.
Sin decir adiós.

domingo, 8 de febrero de 2009

Mi buceo interior.



Buceo en la vida de las palabras y de los sentimientos.
Me sumerjo en las olas de nuestro mar, con el balanceo agitado de las vivencias, esperando encontrar el poso de las Palabras.
El agua está fría. Cada gota habla y murmura de esto y de lo otro, sin percibir, que pertenecen al mismo mar. Y se pelean las unas con las otras, buscando el reposo de la arena, sin observar que, ellas mismas son arena.
Sigo bajando y me encuentro con los sentimientos fríos, para más tarde templarse y ya, reposo entre las algas, entrelazando las vivencias de esperanza y claridad.
Al final, dejando atrás la incertidumbre y tanta vida vacía, veo una Luz... allá en la cueva perdida, debajo del coral.
Tímidamente entro en ella. No he pedido permiso, porque la puerta está abierta.
No encuentro a nadie, pero siento que Todo vive.
Soy feliz y me arrulla el Cobijo, y me abraza el Silencio y me consuela la Inmensidad.
Suena una música de Amor eterno, y encuentro las palabras, como bailarinas en una danza sublime:
“Cada momento, es único. Cada día, es único. Cada vida, es única. Cada Existencia Es, porque siendo, Será.
Tus logros se levantan sobre cimas asombrosas. Tus fracasos no cavan fosas en la oscuridad, sino que viven para hacer que vuelvas a escalar de nuevo tus montañas.

Leen un libro, aquellos que buscan. Cierran el libro, aquellos que ya no desean volver a comenzar, porque cerrar el libro, no es dejar para más tarde; sino decir adiós.
Cada ser humano, es único, pero viviendo en el mismo lugar que otro, debe hacer que su unidad se funda, haciendo el camino con un pie afianzado. Uno de cada uno.
Tiende tus manos pensando en dar lo que ellas llevan.
Di lo que sabes, deseando dar a conocer lo que tú has experimentado.
Abraza y habla; y el otro dormirá... o abrirá sus ojos. Y también los tuyos”

viernes, 6 de febrero de 2009

Te quería contar


Te quería contar una historia. Pero me sellan los hados del destino, las huellas del teclado.

Mis manos atadas y mi mente vacía, me hacen olvidar, para que no cuente la retahíla de ideas que ayer tenía pensado plasmar en esta esquina.

Y mi mente blanquecina dice nada. Sólo se afianza en un túnel con grandes rocas a los lados, para martillearme y decirme que no me corresponde nombrar mis pensamientos en un papel.

Y yo le digo…" Soy libre para expresar ideas. Son mías. Y como tal tengo el derecho sobre ellas".

Pero mi lado gris repliega y se repliega para volver a acallar esa Luz que comienza a infiltrarse por los recovecos de mi mente.

Y me dice… "Son absurdas plegarias a la nada. No seas tonta… Mira tu presente y vive confiada el hoy, porque el mañana no existe. Solo existe en tu cabeza, hoy medio adormecida. Porque yo te acuno. Nada más. Cuando esta vida acaba, ya no hay nada…"

Pero yo, taciturna de mi, sigo intentando escribir eso que ayer quería, e intento espantar la roca gris hacia un lado con el soplido fuerte que sale de no sé donde.

No puedo; porque me aplasta dejándome plegado el sentimiento y me martillea trillando mis ideas de Vida; una a una; creando un amasijo de pensamientos derruidos yaciendo al lado del peñasco, que con ellas crece más y más.

Y entonces vuelvo a darme cuenta de la lucha. De las guerras. De las ideas encontradas de tantos y tantos.

Pienso en la Luz y la Sombra. Esas fuerzas que viven en los que vivimos y que se agranda en la onda expansiva de la Existencia.

jueves, 5 de febrero de 2009

S.O.S. Historia realidad.




-Buenos días, le habla Maía Pps ¿En qué puedo ayudarle?

-Buenos días, mire es que acabo de adquirir un ordenador personal, y también me han vendido un aparatito para instalar, porque vivo en el campo, y no tengo buena cobertura.

-Y que quiere que le haga... si usted no tiene cobertura...

-Ya, pero me han dicho que con el aparatito que me han vendido, la conexión será muy rápida.

-Y ¿No es rápida?

-No tengo ni idea, porque no encuentro el modo de hacerle funcionar, aunque me han afirmado que es para tontos, que es muy... muy fácil su instalación.

-Y usted dice que no puede?...¿Qué es un "modem" o un "routter"?

-No tengo ni idea, pero tiene unas letras y unos números .... y .... ¿de qué me está hablando?.

-Ya... ya, y su conexión es ¿yiii, you, yoxxx o plin pum?

-No lo sé, señorita. Sólo quiero poder escribir y estar conectada a internet. Sepa usted que ya soy un poco adicta, y sin él no vivo.

-Pues dígame que conexión tiene.

-Y eso ¿en dónde lo veo?

-Detrás del rimplim pul?

-Y eso en dónde está.

-En el guipoll del wipiling.

-Y eso... ¿Qué es?

-Señora ¿Hay alguien a su lado un poco listo?

-Pero... ¿Qué se ha creído?, mi coeficiente intelectual es muy alto. Y si no lo cree, señorita, tengo todos los test, que me avalan. ¡Será posible!, niñata inculta...

-Señora, no dudo de su inteligencia, pero hoy tiene un día bloqueado.



Y entonces, sin mediar palabra, le cualgo el teléfono, y me voy con mi mal humor hacia la copa del árbol mas próximo, que es un hermoso roble.

Y aquí estoy intentando buscar la conexión con el guipoll y el wipiling o cómo se diga. Y mientras, me suena el móvil que llevo en el bolsillo del pantalón. Y una voz me pregunta ¿cómo ha sido la atención recibida?, y entonces le grito que estoy a punto de suicidarme lanzándome al vacío desde las alturas de un árbol.

Y aquí sigo, moviendo el aparatito a diestra y siniestra, a ver si pillo onda.
(Esto ocurrió en Junio, y como habréis visto, no me suicidé. Bajé del árbol con mi ordenador bajo el brazo y con el completo convencimiento de que soy un poco limitadina)

martes, 3 de febrero de 2009

¿En qué piensas?



-¿En qué piensas? Estás tan callada…

-En nada, corazón. En nada.

-Manuela, eso no puede ser, tienes que pensar en algo, pero no quieres decirme en qué.

-Pues pienso… bueno… ¡en ti!

-Si? No es verdad, porque si estuvieras pensando en mí, me lo habrías dicho hace un momento, cuando te pregunté.

-Pero es que hace un momento no pensaba en nada, pero ahora que me has preguntado, me di cuenta de que estabas a mi lado y pensé en ti.

-Me tienes harto. No eres sincera.

-Mira monín… ¿qué te importa en lo que piense?

-Manuela, tú me la estás pegando con alguien. Que estoy seguro. Que todo el día en casa te da para que pienses mucho, y ya sabemos que la imaginación tiene alas.

-No. Ya te dije mil veces que eres el único hombre de mi vida. Además tengo que planchar, fregar, cocinar, atender a nuestros diez hijos…

-Pues ¿sabes qué?

-Qué, Luciano…

-Que como sé que te ronda algo por la cabeza, que me ocultas... yo me marcho. ¡Te vas a enterar! Infiel… mala esposa… Me marcho y no me esperes para cenar…. que como tú las hay a patadas.

-Bueno Luciano… bueno. Te voy a decir la verdad:
Estoy pensando todo el día en el vecino del segundo, que está jamón. Y me apetece muchísimo coincidir con él en el ascensor para que me bese apasionadamente, no como tú. ¿Conforme?

-Pero Manuela… ¡No puede ser! Infiel… es lo último que esperaba yo de ti.

Y berreando como un niño se metió en la cama

-Pero Lucianin ¿No vas a salir?

-Sí… ¡Estoy yo para juergas… con el disgusto que me diste!

domingo, 1 de febrero de 2009

La Liga de la Vida



¿Es posible que seamos marionetas guiadas por los hilos de las Energías?.


Tal vez, en los espacios Siderales, o en otros mundos inimaginables para esta caminante de la tierra, sean poseedores de unas “tecnologías” incomprensibles para nosotros, y jueguen a vivir con los habitantes de este planeta. O sea, con nosotros.
Tal vez formemos "panda" con unos o con otros, dependiendo de la tendencia de nuestros sentimientos y demás abanicos de la vida.
Me imagino... un muñeco inanimado, lleno de hilos; siendo una concursante del Más Allá, en donde mis acciones no sean realmente mías sino de aquellos que juegan por mí.
Y allí, es posible que existan diversos bandos disputando el mismo partido, con la intención clara de quedar cada uno el primero, en la Liga de la Vida.
¿Qué quienes forman los partidos?
Creo que con tres equipos es suficiente:
- Los que tienen tendencia a escalar con cordura y aprendizaje haciendo el menor daño posible en la escalada, y también tendiendo una mano a aquél que intenta lo propio pero que algunas veces se desprende de la cordada y tiene algún que otro fallo en el manejo del piolet.
- Los que sienten cierta apatía por la propia vida, y se arrinconan en la experiencia que les ha correspondido, sin escalar, ni mirar, con un sentimiento indolente; perdido en contemplaciones sin contemplación
Y por último
-Aquellos que cuando observan que algún concursante se interesa por saber qué esconde la cima, se afanan en ponen clavos en la falda de la montaña; borran el senderito para poder dificultar la escalada, y además, si es posible, asestan duros golpes con el piolet, diciendo que no es la marca recomendada -ya que existen de diversos colores, aunque todos hacen la misma función-; y les convencen por las buenas o por las malas (casi siempre) para que se queden quietos y se olviden de la aventura.

Sí. Tal vez seamos muñecos inanimados de las Energías.

Y nosotros, creyendo que somos, lo más de lo más...

¡Ah! Pura comedia...