La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

martes, 10 de marzo de 2009

Cáncer


Mis imágenes desde Ruedes.


Una mujer, muy cercana a mí, se aferra a un nenúfar en medio del lago, como tabla de salvación.
Y yo, que estoy cobijada, mecida en la penumbra, le lanzo unas palabras a modo de consuelo intentando contarle la sinfonía que yace dentro de mis sentimientos de permanencia.

Ella asiente y sonríe.

Tenuamente y muy bajito me inyecta con su carita de pena, la esperanza de que todo lo que yo creo, sea así.
Y el lodo, poco a poco va cubriendo las heridas cruzadas que dividen su vientre. Y ella las mira, como si se tratara de un trofeo en la férrea batalla contra el adiós.
Algunas veces la veo emerger y su rostro es el que ha sido; pero otras, miro su mirada perdida en los entresijos de la mente, quizás entablando una conversación con esa Muerte que la acecha agazapada en el lodazal esperando un triunfo abanderando la derrota ajena.
Estoy mecida y acariciada por la ténue brisa que me recoge los pensamientos tristes y balancea mis pesares mientras contemplo la lucha delante de mis ojos.
Y me siento mal, triste y vacía... pero no puedo hacer nada.
Sólo espero, y miro que el hilo invisible de su aliento no se corte.

26 comentarios:

  1. HOLA CELIA
    ACABO DE DEJAR UN COMENTARIO EN TU ANTERIOR ENTRADA Y ME ENCUENTRO CON ESTA MUCHO MAS TRISTE .SOLO ESPERO QUE ALGUN DIA EXISTA CURA PARA ESTE MAL.
    UN BESO.
    Mª JOSE.

    ResponderEliminar
  2. Hola Celia:
    He llegado aquí para desearte fuerza de esa que te sobra , para poder seguir ayudándola como hasta ahora...llegará el día para ella y quedarán las personas especiales y tú eres una de ellas.
    Ojalá el ultimo día,todos tengamos cerca a alguien como tu.

    Un beso amiga

    ResponderEliminar
  3. pasate por mi blog ;)
    Luego vuelvo, que voy contra-reloj

    ResponderEliminar
  4. La ilusión por vivir, las ganas de luchar es lo más importante en momentos así. Seguro que tú le ayudas mucho más de lo que puede parecer.

    Saludos
    Manolo

    ResponderEliminar
  5. Celia, siento mucho tu tristeza y aún siento más tu impotencia por no poder hacer nada, pero seguro que si leyera tus palabras, algo muy dentro de ella, se sacudiría.
    Eres una gran persona por todo lo que plasmas, de verdad.

    Es una plaga social, que arranca de nuestro lado a las personas que más queremos e incluso a veces, las que no tanto, pero es una lástima que uno tenga que redimirse ante tal barbarie.
    Solo hay una cosa que cura más que las medicinas y es la sonrisa.
    Fuerza amiga, para sobrellevar lo que te acontece y fuerza también para ella para luchar por esa vida.

    Un abrazo enorme para las dos y mucha, mucha fuerza y una gran sonrisa!!!

    ResponderEliminar
  6. Amigos.
    Este post lo colgué en el blog, hace tiempo.
    Esta sí es una historia realidad. Esa persona cercana, se va recuperendo y se siente muy bien. Los marcadores cancerígenos han bajado y está en niveles normales.
    La vida, sus propias percepciones (tal vez a través de mi misma), le han ayudado a llevar su enfermedad con mucha esperanza. Tanto si sigue aquí, como si pasa la Puerta.
    Ella sabe que existe más, y que la Muerte, es sólo un paso. Yo lo sé y ella también.
    Tiene mucha conformidad y está en manos de su destino, sin el menor ápice de tristeza.
    Me dice:
    "Yo estoy en la barca. Que me lleve la corriente o que me quede aquí, me importa bastante poco".
    Un abrazo amigos.

    ResponderEliminar
  7. Celia,tocas hoy un tema que me produce muchísimo dolor y tristeza...como veo que te ocurre a ti también.Aunque he leido que esa mujer está mucho mejor, de lo cual me alegro.
    Yo, perdí una hermana hace unos años de esta cruel enfermedad y solo recordarlo me duele.
    Ahora tengo otra con otro de otro tipo, y sólo espero que todo salga bien, y pueda volver a verla feliz y jubilosa.
    Mi consejo,es que seas muy fuerte, que sonrías mucho, la animes, y estés a su lado en lo que necesite.Por mucho que a solas te derrumbes...no dejarse nunca vencer ante tal adversidad,nunca...
    Todo mi apoyo, mi solidaridad y mi cariño.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Amiga Celia,
    Tu mejor que nadie sabes que la muerte solo es un trance entre esta vida y lo que hay "más allá". Algún día nos ha de llegar y no hemos de ponernos tristes por ello.

    Aún así como persona sensible que sé que eres, es normal que te aflijas por ese hecho.

    Tus palabras para mi siempre han sido de aliento hoy haré lo mismo por tí.

    Ánimo amiga, tu tienes la capacidad de aliviar a los que están cercanos a tí. Y aunque parezca que no puedes hacer nada, ya lo estás haciendo. Tu amiga tiene mucha suerte de tenerte a su lado.

    Un beso para ti y otro para tu amiga.

    ResponderEliminar
  9. Celia me alegro de que esta persona cercana esté mejor, sinceramente.
    En una lucha, los proyectos y deseos quedan relegados, una murralla alta e infranqueable acompaña su vida,en esos momentos tocan intensamente la fragilidad de nuestra existencia.
    Ayudale a creer.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Celia por cierto,
    Te he hecho partícipe de un premio que te mereces tanto o más que yo.

    Lo tienes en mi estudio

    ResponderEliminar
  11. Amigos.
    Ella es mi querida cuñada. Está saliendo gracias a su fuerza y la fuerza que todos le damos. Es importante la parcela de Luz que ve y que le hace sentirse fuerte ante cualquier adversidad.
    Sabe que la Vida continúa. Que somos Energía y ésta, no muere nunca.
    Paco. Te agradezco tu Premio. Como siempre, lo llevaré prendido en el Alma.
    Pero es que todos vosotros, ya me habéis otorgado muchos y nunca los he colgado en el blog.
    Al comienzo no sabía cómo se hacía. Y después, ya no lo hice por deferencia a los primeros.
    De todas formas muchas gracias querido amigo.

    ResponderEliminar
  12. Hola Celia, nada más leer el titulo de la entrada me asusta. Fui tocada indirectamente por esta enfermedad que se llevó a una persona muy especial de mi lado, y quien acobijé hasta su último suspiro. No me desmoroné en el momento, porque supe que a donde iba no padecería más dolor y podría volar con libertad.
    Me contenta saber, que por lo menos esta chica está mucho mejor y luchando para seguir aqui.
    Un abrazo fuerte amiga.

    ResponderEliminar
  13. Hola querida celia,como se nota que sufre tu alma,pero tienes la gran suerte de saber que tú puedes mitigar el alma de esa persona,eso ya es una gran obra,y para los que estamos a la espera de blog nos tienes con una gran ilusion.
    Se que tienes proyectos depublicar un libro de poemas,espero nos lo hagas saber.
    Un beso.Conchi.

    ResponderEliminar
  14. Me estremeció el texto en su día y hoy lo ha vuelto a hacer... me ha parecido leer que ya se encuentra mejor..

    Admirable actitud, un ejemplo que ayuda a poner en perspectiva ciertos asuntos nímios.


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Querida Celia me sorprende tu fortaleza y esa seguridad que tienes en el más allá.
    Cuando mi padre se marcho sufri tanto que pensé que esta vida no merecia la pena.
    El estaba tranquilo decia que vio una luz y Dios lo cogió de la mano, no era creyente, eso me da fuerzas para creer.
    Pero ese tema es durisimo.
    Muchos besos y animos a tu cuñada, pero teniendote a tí a su lado, todo irá mejor.
    Tu eres fuerte y sensible y eso es muy valioso.

    ResponderEliminar
  16. Que triste relato, pero muy bien redactado.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. La tristeza que compartí con tu entrada, se tornó alegría con tu comentario...
    Qué triste no poder tenderle la mano que nos gustaría darle, salvo para acariciar su rostro...
    Un beso

    ResponderEliminar
  18. Ese mismo dolor enmudece mi corazón, más yo no consigo animarla, es MI MADRE y,aunque no le digo lo que los medicos intuyen, tras su alarmente deterioro, no quiero que sufra más de lo que ya sufre y, no podría engañarla dándole falsas esperanzas, que ella tampoco creería. Es muy difícil y duro a veces no poder hacer nada y, tener que asistir impasibles, a la espera...
    Animo y un abrazo, amiga.
    Rosalía

    ResponderEliminar
  19. Hace poco más de un año, pasé por ese trance, mi madre murío en noviembre de cancer. Tenía 72 años y fue superando etapas, hasta que de nuevo el cancer, cuando menos lo esperaba, volvió a por ella. Fueron casí dos meses, realmente duros, en los que sientes rabia, impotencia, y otros muchos sentimientos... En un muy corto espacio de tiempo, dos han sido las personas que he visto morir, ambas personas muy queridas, ambas luchadoras, hasta el final.

    ... Entiendo muy bien tus sentimientos.

    Ojalá pudiera ayudarte en algo, más allá de estas letras.

    Un beso inmenso, amiguina.

    ResponderEliminar
  20. Bueno, puede parecer que tú no puedes hacer nada, pero sólo con estar al lado, ya es muchísimo.
    Y si ella tiene tb la fortaleza suficiente, entonces os juntáis dos que sois la leche, eh?

    Un beso, CeliA.

    ResponderEliminar
  21. Queridos amigos.
    Como ya os comenté, ella se va recuperando, y está esperanzada, aunque dice que tampoco siente demasiada tristeza al pensar en su partida, aún en edad muy temprana para marchar.
    Tiene mucho coraje y sobre todo una gran seguridad en la existencia de Permanencia, una vez pasada la Puerta.
    Hablamos mucho y la verdad es que es encomiable su actitud.
    Hace unos cuatro años, una de mis mejores amigas se marchó en las mismas circunstancias. El día antes de morir, y estando con ella en el hospital me dice:
    "Celia, no tengo ningún miedo al viaje. Esta noche estuve en un lugar precioso, lleno de luz. Conocía a algunas figuras que se movían sin pies y a otras no. Pero me estan esperando, y no necesito billete para ir".
    Al día siguien se marchó, llena de paz, a los cuarenta y nueve años.
    Y es que la vida continúa. Sólo es un paso. Seguimos, de otra forma, pero seguimos siendo nosotros mismos. El Yo, no muere nunca.
    No. No estoy dogmatizando a nadie, ni voy de prepotente.
    Sólo deseo que la seguridad que yo siento, la sienta todo aquel que vive. Sea de donde sea y venga de donde venga.
    Somos inmortales, y nuestra Esencia es de Luz.
    Quiero transmitiros la Esperanzo que palpo, y la seguridad que siento de no fin.
    Un abrazo inmenso para todos.

    ResponderEliminar
  22. Hola, Celia, siento llegar un poco tarde para acompañar tus palabras. Tu post es triste, porque triste es la enfermedad que forma parte de la vida. Nunca reparamos en que la salud es importante hasta que nos encontramos con la otra cara de la moneda.
    Tus palabras, como siempre, son un regazo de paz. Ella tuvo que sentirlas así y tuvo mucha suerte de tenerte cerca, porque tú sabes... Yo también creo que hay algo más. Incluso leí en un libro que la vida sólo es un paréntesis de oportunidades: venimos de otra parte y nos volvemos a ese sitio. Ya ves, sólo hay que unir las dos partes y todo vuelve a ser como era.
    Un abrazo, Celia. Gracias por tus palabras en mi blog.

    ResponderEliminar
  23. QUERIDA CELIA:

    Preciosa entrada, llena de bondad y también llena de dolor.

    La vida a veces nos hace sufrir y nos pone a prueba... Debemos ser fuertes, aunque sé que no es fácil.

    Te mando el más cariñoso de mis abrazos, lleno de luz y energías positivas amiga.

    Un beso enorme,

    Ángeles

    ResponderEliminar
  24. Bellas reflexiones Celia. Unas veces emergemos y otras nos perdemos entre el fango o la bruma del amanecer, pero siempre estamos ahí, saliendo nuevamente a flote...

    ResponderEliminar
  25. El cáncer se llevó a mi madre en Noviembre. Solamente pudimos acompañarla en su tránsito, cuando ya no hubo nada más que hacer. Estar con ella, quererla y mimarla.
    Si te tiene cerca, Celia, ya tiene un enorme consuelo.

    Un beso.

    Soledad.

    ResponderEliminar
  26. Que triste post amiga. Cuanta impotencia ante lo inevitable. Dale tu amor, ella lo necesita ahora. Besos, cuidate. Y un beso a el alma de la amiga que lucha con la que a todos nos acecha...........

    ResponderEliminar