La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

lunes, 23 de marzo de 2009

¡Hoola!



¡Hoola Dioos!
-Hola hija... vienes muy distendida, canturreando mi nombre ¿Qué te trae por aquí?
-Nada. Sólo vine a visitarte.
-Hija... Te lo repito siempre. No terminas de comprender que vivo en ti. No debes gastar tu energía en viajes inútiles. Todo está en tu interior y yo habito en tu Alma y el Alma es tuya.
-Es que me aburría en la tierra, y necesitaba este espacio. ..
Además tengo que decirte que si el otro día todo estaba mal allí abajo... hoy está peor.
-Ya lo sé hija. Ya lo sé. Pero es algo pasajero. Vuestra actitud ante las circunstancias de la vida os hace pasar por tantas desdichas. Debéis aprovechar cada momento para aprender y evolucionar. Es necesario que os deis cuenta de que vuestro rumbo está cambiado.
-¡Ah!
-Pero hija... no puedes engañarme, ya sabes que yo sé todo. Si te pregunto es para que tú hables y seas sincera. Es necesaria la sinceridad siempre, y sé que tú deseas algo de mí.
-Mira Dios... pues es verdad. Necesito que envíes un huracán que prometí el otro día en los "Sábados Literarios". Y es que he dado esa excelente noticia, como una primicia Internacional, y... si no la conviertes en realidad, nadie va a confiar en mí, nunca más.
-Hija mía... promete sólo lo que vas a cumplir. ¿Cómo se te ocurrió semejante idea?
-No sé. Me imaginé que un huracán lleno de Amor y de todo lo bueno, es lo que necesitamos.
-Sí hija. Sería maravilloso. Pero no es posible.
-¡Ah!
-Hija...Nunca des una noticia buena o menos buena, que no sea real.
-Ya... La verdad es que he venido por eso, para pedirte ese grandísimo favor. Pero si no puedes... nada. Adiós.
-Bien sabes que puedo, pero mira hija... no tengo forma de enseñarte por mucho que te diga... ¡Tú debes de ser ese huracán!
-¿Yo?
-Sí hija. Si os dieseis cuenta de todo lo que podéis hacer los unos por los otros con el viento del Amor y de la Vida; con el viento de la Comprensión y de la Ayuda, crearíais un mundo nuevo. Debes saber que la dedicación a los demás está en tu camino, y que debes de abandonar tu vida cómoda en beneficio de los otros
-¡Ah!
-Es extraño, hija. Nunca dejas que termine de hablarte cuando ya te has ido... ¿A qué esperas?
¿Por qué te ocultas detrás de esa estrella?
Venga...¡Baja ya! Pero... ¡Será posible....!

11 comentarios:

  1. ¡¡AY CELIA!!CUANTA RAZON TIENES,SOMOS NOSOTROS LOS QUE HEMOS DE CAMBIARLO ,Y NADIE MAS.ES NUESTRO PROPIO YO EL TOMA DECISIONES PARA BIEN O PARA MAL Y DENTRO ESTA LA LLAVE DE LA SABIDURIA.
    MIL GRACIAS POR TUS SABIOS CONSEJOS,AMIGA.
    UN BESO.
    Mº JOSE.

    ResponderEliminar
  2. Me uno a tu súplica.
    Que venga el huracán yaaaa

    Un abrazo muy fuerte
    (que ya tengo el brazo algo mejor)

    ResponderEliminar
  3. Qué necesario es ese huracán! ¿Porqué nos negamos a reconocer que el poder del cambio está en cada uno de nosotros? Nosotros podemos hacer mucho pero creemos que no serviría de nada y por eso seguimos consintiendo vivir negando amor, comprensión, humanidad...
    Menos tecnología, competitividad en pro a un mundo más espiritual, con valores más humanos.
    Un beso solidario

    ResponderEliminar
  4. La idea de Dios -lógicamente- es muy buena. Cada uno de nosotros hemos de ser un pequeño huracán...

    Buenas noches, Celia.


    Un abrazo.


    Maat

    ResponderEliminar
  5. Ay, Celia... Que me encantan tus conversaciones con Dios!
    La próxima vez te acompañamos todos los que venimos por aquí,
    a ver si así nos manda ese huracán, eh?

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  6. Es una lastima que malgastemos nuestro potencial en todo aquello que, lejos de unirnos, crea abismos entre nosotr@s y quienes nos rodean, entre nosotr@s mism@s... Hoy en día se mide al ser humano, a la persona, por su competitividad, por su capacidad de subir a lo más alto, con el único objetivo de ser admirado, esos son los grandes valores que privan, lejos de buscar ese anonimato enriquecedor; en el interior, el que no se ve, pero puede intuirse en cualquier persona que irradia paz.

    Una conversación muy reivindicativa, una buena reflexión.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  7. Celia, sigue hablando con Dios y traenos verdades como las de hoy. Son tan necesarias.

    Abrazos.
    Manolo

    ResponderEliminar
  8. Me encantan estos textos llenos de magia. Son tranquilizadores y me dejan la sensación de lo queridos que somos y lo que podríamos llegar a querer.

    Un beso.

    Soledad.

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué texto tan ameno, tan fresco, tan lleno de magia! Encantador por cierto...
    Un beso grande, Celia.

    ResponderEliminar
  10. Como anillo al dedo, me ha caído tú bello texto Celia... Gracias por compartirlo.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Creo que podemos organizar un viaje colectivo, que seguro será mucho mas divertido. Podemos llevar refrescos y bocadillos. Bueno... mejor no, por eso de no incrementar la basura Cósmica, con los recipientes.
    Un beso para todos.

    ResponderEliminar