La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

viernes, 3 de julio de 2009

Un corazón en un Sauce llorón



Sí. Un Sauce llorón me ha regalado un corazón.

¿A cambio de qué?
Hace un tiempo le hemos cortado una caña molestota que lloraba hacia donde no debía. ¿Y qué nos ha dado? Un corazón perfecto y natural que ha brotado de su tala.
Desoigo a toda mi familia cuando dicen que no es un regalo para mí, si ha salido, será para compartir... pero me resisto a hacerlo y me veo como la protagonista y receptora; y es así por dos cosas:
La primera, porque soy la única fémina en un clan de cuatro hombres –mis tres hijos y mi marido-; y de donde brotó es de un Sauce y no de una Sauza, que no es lo mismo…
Y la segunda, porque me parece precioso ser la destinataria de semejante regalo. Por eso no hay lugar a discusiones.
Por lo pronto, le hice unas fotos y las quiero compartir.
Por cierto... estoy amaestrando a mi perro para ponerlo a la entrada con un sombrero en el suelo, vigilante con las propinas; y también voy rauda a hablar con el Ayuntamiento para hacer del lugar, un atractivo para los turistas que nos visiten este verano.
Eso sí. Sólo se permite el paso a los enamorados que se juren amor eterno… ¿Tendré muchos visitantes?

23 comentarios:

  1. No sé si tendrás muchos visitantes, mi señora y yo con gusto iríamos. Dos atracciones al precio de una: un perro con sombrero y un corazón que nace del corte de una caña.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Ay, Celia, qué cosa tan mágica...
    Sin duda el corazón es para ti. A veces, hay que podar esas ramas que se enquistan para que el corazón tenga espacio y aparezca en todo su explendor.
    ¿Quién dijo que los árboles no tienen corazón?...
    Dichosa tú que recibes esos regalos tan especiales,

    Me he propuesto ir por la vida besando corazones, de manera que algún día llegaré a besar el tuyo y el de tu árbol.
    Un abrazo de corazón.

    ResponderEliminar
  3. Qué bonito, Celia!
    Y sí, yo tb creo que el sauce te ha hecho un regalo exclusivamente para ti.
    Vamos, no podría ser de otra manera.
    Y claro que irían muchos visitantes. Yo iría... Aunque, si voy yo sola, igual no me dejas entrar...
    jejeje

    Besos, Celia.

    ResponderEliminar
  4. Lo que está claro Celia es que ese corazón tiene un significado y, sólo tú serás capaz de descubrirlo...
    suerte con el perro ;)
    jaja
    besos

    ResponderEliminar
  5. Si Celia ese corazón contiene algo mágico que es para ti,un mensaje tal vez, o es un obsequio especial del árbol¡que bello el sauce, que bello el corazón! un abrazo,

    Carmen

    ResponderEliminar
  6. que bonito corazón improvisado, esos son los regalos que más se agradecen los que no esperas y son hechos por la mano divina, un beso enorme Celia, yo tengo un rosal que le está naciendo un capullito me encanta verlo.
    Deseo que pases un verano muy feliz en el campo.
    Abrazos de carrachina.

    ResponderEliminar
  7. Hola Celia.

    Para mi eres la única receptora de tu amigo el Sauce. ¡Faltaría más!
    Ha sido un detalle por tu parte mostrarnos esa curiosa imagen. Es preciosa. Lo que ya no me parece tan acertado es llenar tu jardín de calurosos turistas rodeando a ese paciente corazón. Como mucho, que sea tan sólo un día a la semana. En cuánto al perro, ¿es de fiar? Jejeje
    Espero que no sea de la raza de Pancho, el famoso can del anuncio de la TV.

    Un abrazo.

    Maat

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Me dejas con una sonrisa laaarga que mientras te escribo aun perdura...

    La "gioccondiana" mueca que domina mi rostro en este preciso instante , no tiene su origen en la destreza con la que has descrito la escena, sino más bien en esa desenvuelta forma susurrarnos el secreto de como una mujer impone su ley en la familia... apostillado con el mejor argumento posible "porque lo digo yo y punto!"...

    Te he podido ver a través de las palabras con los brazos en jarra con mirada amenazante a tus tres hombres, y casi he adivinado como marchaban derrotados de vuelta a casa con el rabo entre las piernas, mientras el perrito se apresuraba (por la cuenta que le trae), a aprender a poner la carita de pena que tan pingües beneficios aportará el sorprendente descubrimiento, a las arcas familiares ...

    Y como no podía ser de otra forma, justo al finalizar tu relato... surge la pregunta... "¿Serán muchos los dispuestos al juramento del amor eterno?". Y es ahí, justo al pie de tu texto donde esta vez como tantas otras, se inician nuevos senderos en mi mente y de ahí al debate, y al preguntarme si el sauce tendrá algún tipo de capacidad para determinar si el juramento es cierto o no....

    Como siempre... una evocadora delicia leerte...

    ResponderEliminar
  10. Al leer tu relato, me atrevo a pensar que la naturaleza no sabe de revanchas y sabe mucho de amor. Me encanta seguir tu blog. Gloria

    ResponderEliminar
  11. ¡Pero qué cosa tan bonita Celia! Además de notable, claro.
    Por supuesto que el corazón es tuyo, nada de compartir con la rama masculina de la familia, estos regalos son bien de mujer...
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. hola Celia , claro que es para ti , seguro que lleva años retorciendo y dibujando en su vegetal cuerpo esa bella y rara imagen que te regala .....la idea de cobrar esta bien ....jajajaaj lo de que el amor sea para siempre , creo que tendremos que esperar ( soy un poco exceptica ) ojala tod@s l@s que vallas , sean bendecidos con ese amor , 21 besos llenos de cariño y un agradecido abrazo porque tus entradas me hacen soñar siempre , preciosa amiga ,asturiana

    ResponderEliminar
  13. Es una maravilla Celia. Gracias por compartirlo. Seguro que el corazón es para ti, segurísimo. Porque eres encantadora y tu sauce esta enamorado de tu ternura. Yo creo que si que tendrás fila aunque a veces los juramentos también se los lleva el viento.
    Un abrazo. milagros

    ResponderEliminar
  14. Que cosa mas bella, que regalo tan maravilloso. Eres afortunada y creo que si tendras muchas visitas, yo pondre en practica todas mis artes para que me lleven hasta ese corazon y me juren amor eterno. Te dejo un beso, cuidate.

    ResponderEliminar
  15. MI QUERIDA AMIGA HASTA LA NATRALEZA TE REGALA CORAZONES...ERES MARAVILLOSA Y POR ESO TE TRATA BIEN TU SAUZA.JEJE.AMAESTRA BIEN A TU PERRO PARA QUE COBRE LA ENTRDA .ESPERO QUE ESTE CORAZON REPARTA AMOR POR TODO EL MUNDO...NO OLVIDES QUE TE QUIERO.
    BESOS.MJ

    ResponderEliminar
  16. Es un corazón brotado de sus entrañas para ti, no hay duda.
    Y lo es,porque así lo deseas fervientemente y desde tu corazón.
    Y quién puede negar el entendimiento entre dos corazones???
    Me ha nacido la sonrisa ante el gesto casi de desfachatez por tu parte, de hacerte destinataria obligada de dicho arrebato arbóreo...
    :-)
    Pero más me ha gustado, toda esa preparación, para que otros corazones eternamente enamorados y capaces de jurárselo, sean los únicos que puedan observar de cerca el regalo de tu sauce hacia ti.
    Genial como siempre,Celia.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Holaaaa holaaaaa
    Celia de mi corazón!!!!...¡¡¡¡Menuda sorpresa!!!
    Me parece preciosa la foto y ese regalo que te han hecho.
    Yo estoy contigo...es un regalo para ti ;). Si es necesario saco el ejército que guardo en mi mesita de noche y "convencemos" al resto de la family ;) ;P
    El sauce debe ser precioso...Estoy convencida que la foto con tu perrito será muy simpática.

    Ummmmmm...me inclino a pensar que pasarán muchas parejas por allí.... Confío en ello ;)
    Mil abrazotes y pásalo genial!!
    Cuidadín con el calor!! ;)

    ResponderEliminar
  18. Mi querida Celia, que suerte la tuya que te sorprendan con esa maravilla ,claro que es en tu honor, tu que siempre destilas amor en todas las circustancias y eres como una rafaga de viento fresco que nos hace felices a todos los que te rodeamos.
    Muchos besos mi querida hermana pequeña,que no se que seria de mí sin tí.
    Un beso.
    Conchi.

    ResponderEliminar
  19. Muy bueno como relatas todo. Excelente post!

    ResponderEliminar
  20. Hay Celia, que bonito. Hermoso corazón. Precioso regalo que te da la naturaleza. Me ha encantado la forma de describir esta historia. Un abrazo bien fuerte amiga. Por aquí ando, sin perderme y un poco de silenciosa.
    Besos

    ResponderEliminar
  21. Pues a mí me encantaría ser tu visitante número uno pero ya sabes que necesito de su compañía para lo del amor eterno,tampoco quiero pasarme con eso de la fe...ja!.
    Que buenos las árboles que a pesar de los daños nos regalan hermosos momentos,tendríamos que copiar un poco mas de ellos.
    Que bonito post y que gusto volver a leerte,un abrazo amiga..a ver para cuando ese café,ay ,estas vacaciones...besinos

    ResponderEliminar
  22. Amigos. Definitivamente me he adueñado del corazón. ¡Es mío!
    He dejado a mis "hombres" k.o. de un plumazo. Los convencí cuando les invité a ser guardianes y repartir entradas para las visitas. Me dejaron el campo libre.
    Ahora tengo un verano de lo más ocupado, enseñando el arbol, recordando las normas a mi perro, pasando grupos limitados de personas que se hacinan al otro lado del portón, y corro de un sitio a otro.
    Eso me hace pensar en cuantas veces nos liamos absurdamente ¡con la vida que yo tenía tan tranquilita y feliz... ¡cómo nos complicamos los humanos absurdamente, y que forma de vender lo que Alguien te ha regalado!
    Ummmm. Voy a reflexionar un ratito sobre el curso que está tomando mi vida... que buena falta me hace.
    Besos variados para todos.

    ResponderEliminar
  23. Hola Celia,

    Estas cosas solo pasan a las personas que lo merecen.

    La naturaleza a veces nos muestra el camino de formas inimaginables...

    Un abrazo

    ResponderEliminar