La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

miércoles, 26 de agosto de 2009

La "Coluzna" de opinión. Robos, en artículos de primera necesidad.


A estas horas de la mañana, Asturias se engalana de sol, y en esta maravillosa ventana desde donde diviso un envidiable panorama, reflexiono sobre algo que ayer mismo escuché y, que me ha impactado sobre manera.
Pasa que, el sesenta por ciento de los españoles, son mileuristas, y esto, para alguien que está sólo, puede resultar apretado si tiene hipoteca; pero para otros, en compañía, con familia a sus espaldas, es ni más ni menos que la cárcel de su vida, llena de privaciones.
Y entonces pienso en tantos y tantos que no alcanzan el fin de mes, ya que no pueden comenzarlo siquiera. Esos que carecen de ingresos y viven de beneficencia, que cada vez son más.
Siempre he “presumido” de mi arraigada honradez, esa que me acompañó desde niña, al no haber cogido jamás ni un boli ajeno.
Dicen -y eso es lo que realmente me ha impactado porque lo desconocía- que se está extendiendo en los supermercados, los robos de alimentos en primera necesidad, y pienso:
¿Qué haría yo si mis hijos estuvieran pasando hambre?
¿En donde está la solución para todo esto?.
Si los Gobiernos tomaran medidas sobre .. plaplapla... plaplapla...
Sí... todo eso que decimos y que dicen y que nunca se llega a hacer. Porque los ricos, siguen siendo tal vez más ricos. Y los pobres, siguen siendo más pobres, por lo que tanta teoría no nos lleva a ninguna parte.
Siempre han existido y existirán diferencias, pero lo incomprensible es que se acentúen cada vez más.
Por eso, vamos a hablar de mí para ti, y de ti para mí, o sea, de la sinceridad del trueque.
Sí, aquél trueque de antaño en el que “yo te doy, tú me das”.
Si vemos que nuestro vecino se sincera con nosotros y nos habla de precariedad, y podemos socorrerle, no le demos de lado y prestemos nuestra yuda. Eso nos hará sentir bien a todos. Pero ¿no estará reticente cuando escrutemos su vestimenta por si hizo un dispendio adquisitivo en el chino de al lado?.
Por eso, para equilibrar la balanza que siempre intento llevar plegada en el bolsillo le pediríamos algo a cambio:
Yo a ti macarrones y tú a mí, cuando me veas un tanto decaída, me dices lo afortunada que soy por tener de todo.
O lo que es lo mismo, cuando te aporte tu sustento, tú me das el mío, que no es otro que recordarme todo lo feliz que puedo ser y que muchas veces olvido, cabreándome por tonterías, y llorando porque el día se presenta oscuro y no puedo ir a la playa.
Sólo así seremos más felices y haremos felices tal vez a nuestros propios vecinos a los que ignoramos en la riqueza y en la pobreza.

11 comentarios:

  1. El mejor trueque en este caso es ver la mirada de felicidad de la madre y la sonrisa del niño o niña que aprecian lo que otros desechamos porque nos ganan tantas mentiras.

    Y no dudes que esa gente el día que estás "de esa manera" te darán un beso y un abrazo si lo necesitas.

    Abrazos, corazón de oro.

    Pdta: Yo de mayor quiero ser como Maat o como tú.

    ResponderEliminar
  2. Hola Celia,

    Me alegro de que hayas decidido volver...

    Me voy a poner al dia, porque veo que has escrito varias reflexiones que hay que tener en cuenta.

    Un abrazo amiguina.

    ResponderEliminar
  3. Que bien lo expresas,es cierto que muchas personas lo tienen que pasar fatal,los gastos continuan y el salario no,todos lo sabemos pero ante tú comentario nos hace pensar más.
    Muchos besos.
    Conchi.

    ResponderEliminar
  4. Me encantó, y... te diré que en cierto sentido llevo años poniendolo en práctica y me alegro más cada vez.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Celia te conozco desde muy joven, pero te ignoraba.
    besos

    ResponderEliminar
  6. cuando en el mundo no existía el dsistema monetario y sí el del trueque las cosas iban mucho mejor...Lo sé de buena tinta jajaja. Lo sé porque peor de lo que van ahora, y de los crímenes que se cometen por dinero, imposible.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Pues sí, tienes toda la razón. Me ha encantado, vaya.

    Besos, Celia!

    ResponderEliminar
  8. Que dificil acordarse de los que están mal cuando tu estás bien!
    Me alegra encontrarme el mundo compuesto de gente como tú,eso lo hace aún mas hermoso y apetecible.
    Y yo me siento afortunada.
    Muchos besos amiga Celia

    ResponderEliminar
  9. Brillantes tus palabras, y no te lo digo por la cosa del estilo, ni que decir hay, que lo tienes y mucho... Te lo digo porque, hoy, una vez más, me ha gustado, que ese estilo tuyo, lo hayas invertido en defender algo tan obvio, algo que clama al cielo, y que nos dice a voces, que no vamos bien... que estamos muy lejos de ese estado de Bienestar, ya no optimo sino, deseable; que de la crisis, mientras unos han salido con unos "kilos" de más, otros, muchos, demasiados, no pueden -como muy bien has dicho tú- ni comenzar el mes, y menos llegar a su final. Con lo que ello conlleva; sentirse impotentes, por no utilizar la palabra inútiles” por no poder ofrecer a los suyos, ya no algún que otro capricho, sino, esos productos de primera necesidad..

    Antes, -cuando las cosas venían maldadas-, la gente marchaba lejos de las ciudades, a las montañas.., hoy, Celia, ya no hay lugar donde poder subsistir... No voy a defender el robo, ni tan siquiera voy a entrar al trapo, en esa crisis de valores, que aunque suene a obsoleto, cada vez más, nos toca de lleno... Me indigna ver a un padre de familia, llamando a todas las puertas, rogando la dignidad de un empleo... pidiendo caridad para poder subsistir. Me indigna y mucho que se frivolice sobre asuntos que ya van siendo, excesivamente, cotidianos… Me indigna que se eduque a nuestros jóvenes, nuestro futuro, bajo las consignas de la superficialidad y del materialismo… que se les eduque para ser despilfarradores compulsivos… a mirar a otro lado, fríamente, mientras no muy lejos de ellos hay quienes pasan autenticas necesidades.

    Un verdadero placer leerte.

    Muchos besines, amiguina.

    PD. perdona que me haya extendido. Gracias por tu paciencia.

    ResponderEliminar
  10. Ojalá la solidaridad fuera una epidemia que nos contagiara a todos.
    Cariños

    ResponderEliminar
  11. Manolo. Tu presencia por mi página es un honor.
    Un beso

    Paco querido. El blog me ha creado adicción. Ya ves. Todo se debe a que he encontrado amigos tan geniales como tú.
    Besos.

    Conchi. Gracias guapa. Tú siempre tan maja.
    Besos

    Amig@.
    Me alegro que estén llevando a la práctica algo tan maravilloso. Es bueno y se siente uno mucho más feliz.
    Besos.

    Anónimo.
    Bueno... si me ignorabas hasta ahora, no veo razón para que dejes de hacerlo.
    Besos.

    Moderato. ¡Viva el trueque!
    Un beso

    Lourdes, cielo. Un besito. Y gracias por tus siempre estupendos comentarios.

    Deva, amiguina. Estamos en la onda, y tú lo sabes.
    Un beso

    Margot, tu comentario extenso ha sido un placer para mí.
    Estoy totalmente de acuerdo contigo. Los valores no deberían de perderse jamás. Y mirar con la mirada del Alma, nos haría mucho más tolerantes y solidarios.
    Besinos.

    Gloria. ¡Ojalá!.
    Un beso

    ResponderEliminar