La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

sábado, 28 de noviembre de 2009

Cena en el Hotel Silken. Mi blog...cerrado por disgusto.


¡Ay Dios!
Voy a resumir, por que tengo que marcharme a meditar con esta decepción mía.
Os voy a contar algo… así… por alto.
Resulta que ayer, en un Hotel de Gijón, hubo una cena organizada por AEN, con el fin de otorgar el premio de Novela Corta, Luis Adaro. Todos los beneficios se destinarían a favor de la Cocina Económica. Una institución que presta una incalculable ayuda a los más necesitados.
Para que voy a hablar de la categoría de las Personalidades que acudieron al evento, junto al pueblo llano. El gran salón, completemente lleno.
A lo que iba. Hubo varias donaciones para la Mesa cero, y varios regalos -entre los que se encontraban dos cuadros pintados por mí-. Todo entraría en un sorteo, para el fin benéfico.
Yo, que estaba sentadita en una mesa con amigos y familia, veía como se desarrollaba el acto y la cena.
Lidia, quien presentaba el evento, nombró a este y aquél. Hablaron personalidades…
Cenamos –muy bien, por cierto- y de pronto… escucho mi nombre y se hace alusión a mis cuadros, mientras me reclaman para dar yo misma mi obra a quien tenga el gusto de sacar su número.
Y aquí está lo bueno.
Cuando creía que estaba curada de espantos, que ya tenía guardada -pobre de mí-, mi timidez; ésta, vino a la cena. Hizo acto de presencia moviendo los músculos de mi cara, sobre todo el labio superior, que no paraba de zarandearse.
Estaba espantada ¡no podía detenerlo!. El resto del cuerpo, también temblaba un poco.
Y lo peor de todo…cometí otro error, estando como estaba, tan mermadita…atacada por esos nervios, que vinieron también no sé aún cómo, me puse a explicar las maravillas de uno de mis cuadros, pintado en pizarra, para que no hicieran una libre interpretación de él. Y me salió un hilo de voz, diciendo justamente lo que no quería decir.
Mira… tengo que reconocer que la palabra espectacular, la escuché durante todo el evento. Pero estoy segura, de que hoy, en periódicos, revistas, tertulias varias, se habla de eso tan dicho “de que la apariencia externa no tiene nada que ver con el intelecto”.
Y aquí estoy… preguntándome: ¿Qué me ha pasado?

¡Ay... que disgusto tengo!.

14 comentarios:

  1. ...estando como estaba tan mermadita.
    ¡Qué gracia me ha hecho esta frase, Celia! Y en realidad todo el relato.
    ¿Qué te ha pasado?, te preguntas porque dijiste lo que no querías en un momento determinado...Pues nada, sucedió que, eres humana y que tienes todo el derecho del mundo a equivocarte. Y hoy, trata de recordar todo lo bueno que viviste anoche, que sin duda es mucho más importante que ese pequeño desliz.

    Un abrazo.

    Maat

    ResponderEliminar
  2. No te disgustes, Celia. Hacías algo por una buena causa y no esperabas que te "sacaran" para dar tus cuadros. A veces a uno le pilla esto de sorpresa, pero ten en cuenta que la gente no es consciente como uno mismo de lo que tu vives en ese momento, y valoran el hecho de que estés ahí y seguro que no le han dado la relevancia que tú ahora le das; al contrario, piensan en lo positivo que has hecho. Seguro que estuvistes muy bien. Coincido con Maat en que te quedes con lo bueno y no des más importancia a ese desliz, si es que lo hubo.
    Un abrazo,
    Ramón

    ResponderEliminar
  3. Bueno, entraba para animarte, pero creo que te lo han explicado muy bien.
    Yo no suelo darle demasiada importancia a lo que pienso que hice mal... Igual, la única que calificó de error algo que hice, fui yo, y el resto ni se enteró. A veces, somos demasiado exigentes con nosotros mismos.
    De todas formas, contamos con una oportunidad única de mejorar todo aquello que no nos gusta. Esa oportunidad se llama "día sin estrenar", que será un borrón y cuenta nueva cuando amanezca.
    Las personas que reparan en sus errores y tratan de mejorarlos, ya tienen el “curso” aprobado; ahora hay que subir nota.
    Un beso de eterna novata (es la única manera de no dormirse).

    PD: Y no lo pagues con tu blog, que el pobre no tiene culpa de nadaaaaaaaaa.

    ResponderEliminar
  4. Cariño no te preocupes. Igual lo que dicen los medios es que los artistas no dejan de ser humanos, que se ponen nerviosos.

    En realidad a la gente eso le gusta. Se sienten mejor al comprobar que los famosos, los políticos, los artistas de cine, los escritores... son gente como ellos.

    Un abrazo fuerte para que se te pase el disgusto :)

    ResponderEliminar
  5. Pues ná! Qué te iba a pasar? Son las cosas del directo, mujer.
    Tú tranquila, que en peores plazas hemos toreado, no?

    Anda, anda, anímate y recuerda sólo lo bueno.

    Besos, Celia!

    ResponderEliminar
  6. Anda, no te desanimes,esto pasa hasta en las mejores familias. Somos humanas y a veces los nervios nos gastan una mala pasada; aunque seguro que el público lo supo comprender.Venga,no te preocupes,lo importante es el fondo y tu cuadro que seguro que es chulísimo, donado por una buena causa.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Eso pasa en las mejores familias. No te preocupes. Cuando uno esta muy ansioso no responde como quisiera pero te aseguro que es mas tu impresión que lo que que allí ocurrió.
    Un besazo y no te apures

    ResponderEliminar
  8. jajaja, ¿Si yo te cuento que no escribiré nunca un libro por no tener que enfrentarme a la audiencia en la presentacíón me crees???
    Te entiendo, como nadie mejor que yo pueda hacerlo, pero hay algo de lo que puedes estar segura, con humildad se llega a todos sitios, y eso nos sobra y la gente lo capta ;)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Yo que estaba presente en el acto pude verlo y escucharlo todo, Celia ,como siempre espectacular, bellísima, brillando con luz propia, si es cierto que no estuvo fluida como nos tiene acostumbrados ,los nervios le hicieron una pequeña travesura, pero fue una noche muy agradable.
    Muchos besos Celia y no seas tan dura contigo.
    Luna llena

    ResponderEliminar
  10. Amigos.
    La vedad es que ya, a estas horas, me resulta bastante graciosa la situación.
    Es curioso. Siempre tenemos la oportunidad de aprender de nuestros errores y comprender a los demás, cuando les ocurre eso que tú ya has palpado...
    Es una suerte ser una Doña Nadie. Así el tema es una simple anécdota. Sin pasar a mayores.
    Besos.
    A Luna llena ¿se nota que es mi hermana? gracias especiales por vislumbrarme con gafas de colores.

    ResponderEliminar
  11. Celia, seguro que no es para tanto. Los que te quieren te quieren como erew y los que no no te querrán hagas lo que hags Así que tranquila, se tu misma. Un beso

    ResponderEliminar
  12. Creo que es una percepción muy personal la tuya.
    Yo que estaba allí, puedo segurarte, que lo que has dicho tal vez no fuera como pretendías; pero ha estado muy bien dicho y más que correctamente.
    En cuanto al labio, no he notado nada.
    A veces la procesión va por dentro y pasa total mente ignorada por los demás.
    Lo que sí puedo decirte es que estabas estupenda, como siempre.

    Mariví

    ResponderEliminar
  13. Según dos testigos presenciales no fue para tanto, aunque seguro que tú notaste que era eso y algo más te has guardado.

    El gesto es más que bello, es humano.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  14. Mi querida Celia...has descubierto que tu humanidad está a flor de piel y por supuesto,indomable como intuías...
    Estoy segura de que es absolutamente cierto que estás acongojada,pero amiga mía,no debes darle mayor importancia,pues también estoy segura, de que los que te conocen bien sabrán de ti y eso lo subsana todo.
    Has sido solidaria,altruista, colaboradora de corazón y si eso,no pueden comprenderlo algunos,es que no tienen un gran intelecto,por cierto.
    Y además,decirte, que me he reído sin poder evitarlo de cómo nos lo has contado.
    ¡Qué sensible!
    Más pareces una niñita pillada en falta que una mujer formada.
    Precioso;y por favor,no te atormentes ni un segundo más,¿vale?
    Muchos besos de ánimo.

    ResponderEliminar