La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

lunes, 9 de marzo de 2009

Hola


-Hola Dios. He vuelto a visitarte.
-Hija ¿Otra vez tú por aquí?
-Si. Es que me apetecía preguntarte una cosa.
-Tú dirás.
-Vengo a contarte que la Tierra está hecha polvo. Y los que estamos en la experiencia de la vida, ni te cuento... con tanta crisis y tantos problemas. ¿Cómo podemos solucionarlo?
-Hija mía. Hace ya bastantes años que vives en tu experiencia terrena y en contadas ocasiones has venido a hablar conmigo.
Últimamente rondas mucho por aquí, y vienes a pedir soluciones.
Eso no es bueno.
Tú tienes que acordarte de los otros cuando ellos te necesiten, no cuando necesites tú.
-¡Ah!. Pero Tú, no eres los otros. Eres Dios, el que tiene soluciones para todo.
-Sí, hija. Tengo soluciones, pero verás:
Tienes que comprender que el Todo, tiene Partes. Y esa Parte, vive en cada uno de vosotros.
Yo estoy aquí y estoy allá. No es necesario que te des estos viajes a través del Éter.
Debes mirarte a ti siempre que puedas, y mirar a los demás con el filtro amoroso de la comprensión y del Amor; ahí es en donde estoy Yo y sólo así serás realmente tú.
-¡Ah! Pero ¿Tú que harías si fueras nosotros?
-Hija mía. No has entendido nada... una vez más.
Yo soy tú y tú eres Yo. Todos somos Uno.
-¿Entonces Tú has sido también causante de la crisis Internacional que padecemos?
-Ya te he dicho que vivo en todo aquel que vive. La chispa de mi Esencia os acompaña a todos. Sólo debéis hacer que crezca con vuestra actitud positiva y Evolutiva.
Sólo eso es necesario.
Sólo debéis hacer que vuestro verdadero Yo, emerja.
Sólo así las situaciones serían diferentes.
-¡Ah!.
-¿Algo más que preguntar, hija? Celia... Celia... ¡No corras!
Ya verás como te vuelves a estrellar por no pararte a reflexionar mis palabras.
Si es que así... no hago carrera de ella…