La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

domingo, 6 de septiembre de 2009

La "Coluzna" de opinión . Un timo más.



La verdad es que esto de tener los pies en la tierra, me está causando serios problemas emocionales.
Es mucho mejor para mi salud mental, vivir en las Nubes, ese lugar que volveré a ocupar en breve, huyendo de los sinsabores que me está causando esta travesía, que las circunstancias me han hecho vivir..
Me explico:
Visito Madrid con mucha frecuencia, por unos u otros asuntos. Seguro que siempre he tenido algún percance desagradable, pero como mi sintonía estaba en lo alto -en las nubes-, no me percataba tanto de las cosas, y con el lararí larará de mi imaginación, ponía un tupido velo a esa parte que tanto me desagrada del ser humano.
Y ya entro en en tema, en el interior del taxi que cojo mano en alto en Arturo Soria:
-Por favor, a Esteban Palacios.
-¿Y por dónde quiere que le lleve?
Ahí entra la picaresca para saber si controlas, porque de no ser así, te sacan por un recorrido turístico mientras tú miras el contador del money con cara de ¿qué he roto?
Como resulta que ese recorrido me lo sé de memoria, se lo dicto con cara de sabionda (eso creía yo), porque a la hora de pagar, y resumiendo por no hacer más largo el cuento, le doy un billete de 50 y me devuelve como si le hubiera dado uno de 20.
Con toda amabilidad le digo que se ha equivocado, me echa un rapapolvo, se pone como si hubiera recibido una graduación “cum laude” en su trabajo, y me despacha con una sonrisilla en su boca y un “que tengas un buen día, guapa”.
Con un cabreo impresionante y mirándome de reojo en todos los escaparates posible, por si tenía un letrero en la frente que pusiera “soy tonta de remate” sólo veo a una mujer timada a punto de hacer pucheros por la picaresca humana .

Llega la hora del regreso y lo realizo caminando con un sol de justicia-unas dos horas largas de caminata-.
Ni que decir tiene que fue el último taxi que cogí durante esta semana. Caminé de acá para allá, a pie, en autobús y también en metro -algo que no me gusta, por eso de estar por debajo de tierra, deseando tanto vivir fuera de ella-.
¿La parte buena?
Durante el recorrido de vuelta me dirijo a una señora para hacerle una pregunta sobre una calle y era ¡María Sanjuan!, una actriz que me encanta y que actúa en “La que se avecina”, como Estela.
Estuvimos hablando un rato, y la verdad es que fue tan agradable todo, que en parte compensó mi cabreo.

Es el yin y el yan de la vida, pero yo me he quedado sin la pela.