La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

miércoles, 3 de febrero de 2010

Era día de fiesta.


Era día de fiesta.

Los puestecillos reinaban en círculo, dejando un hueco para que los danzarines bailaran al son de la música.
La “gramola” expandía las notas hasta lejos… muy lejos… como señal de llamada a los vecinos; para decirles que ya era hora del baile.
Me quedé extasiada mirando cómo, por arte de magia, el azúcar que un hombre inmensamente alto, colocaba en un recipiente, se convertía en algodón rosáceo.
Tiré de la falda de mi madre para decirle que me comprara uno y ella solícita, cumplió mi deseo.
Miré aquél envuelto y rápidamente lo llevé a la boca.
Sentí una maraña dulce que se deshacía tan rápido, que casi no me daba tiempo a degustarlo. Era como una inmensa tela de araña que se pegaba a mi cara y de la que no podía desembarazarme aunque tirara de ella hasta pellizcarme.
Recuerdo ese día y durante años me pregunté por qué, aquel embrollo dulce, quedó gravado en mi memoria.

Me llevó tiempo comprender que todo forma parte de la balanza de la vida.

13 comentarios:

  1. hi.. just dropping by here... have a nice day! http://kantahanan.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Recuerdo que siendo niño me compraron una terrible bola de algodón azucarado tejido alrededor del palito prensor.
    Me puse las manos pringadas de aquella nube pegajosa. Fue la primera y la última.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Huy, cómo me acuerdo de los algodones de azúcar. Sobre todo porque algo tan inmenso y con tanto protagonismo se me deshacía en la boca en un segundo. Yo creo que los algodones de azúcar me enseñaron el valor de las cosas sencillas y la cautela con la que deslumbrarse con algo que nos llama mucho la atención, es original, dulce, espectacular...,pero en cuanto lo pruebas, se queda en nada...
    Un abrazo azucarado.

    ResponderEliminar
  4. Hola Celia:

    Ay! el primer algodón dulce...

    En la feria los otros niños iban comiendo de esa cosa enorme y rosa que yo no había visto nunca y al pasar junto al hombre que los hacía, también tiré de la chaqueta de mi madre. No sé que me gustó más, si ver cómo se iba tejiendo o comerlo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. O la balanza de la dulzura jejeje.
    Besos Celia

    ResponderEliminar
  6. Una dulce y tierna reminiscencia que aumenta el platillo de los buenos recuerdos en esa balanza de la vida.
    Un beso amiga.

    ResponderEliminar
  7. La niñez deja recuerdos que son indelebles; aparentemente cosas sin importancia pero que (creo) nos marcan en lo más profundo.

    Por aparentemente inocentes que parezcan.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Tu escrito me hace acordar cuando mis padres nos llevaban a la feria de la ciudad, allí nos compraban estas enormes bolas de nieve (algodon azucarado), y lo dsifrutabamos muchisimo... Y vaya que nos engrudabamos de dulce... jajajaajajjaa es así como lo cuentas: una inmensa telaraña.

    Besitos Cielo.

    ResponderEliminar
  9. Querida Celia, tienes un premio en mi blog. "Amigas poderosas"
    Gracias por ese bello comentario que dejaste en mi refugio.

    Besitos

    ResponderEliminar
  10. Pues a mí no me gusta...
    Nunca me gustó mancharme, y eso deja los dedos tan pringosos que hoy aún recuerdo con horror esa sensación.
    ( MI madre dice que de pequeña no tocaba la arena de la playa o el parque porque me manchaba. Tendré que ir al psicólogo?)
    ;)
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Vamos, como para olvidarse del algodón de azúcar!
    jeje


    Besos, Celia!

    ResponderEliminar
  12. Que bello texto amiga, lleno de recuerdos dulces como ese algodon de azucar que muchas veces siendo niña disfrute. Besos, cuidate Celia.

    ResponderEliminar
  13. Buenos días, amigos.
    Sí... con aquél azucar, comprendí que todo tiene un precio. Que la vida tiene su balanza particular y que el gozo dulce, lleva también su lado amargo (el pringue de su contacto con la cara).
    Un beso para todos, y gracias.

    ResponderEliminar