La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

jueves, 25 de noviembre de 2010

Este jueves un relato: "Partes traseras"



Caminaba despacio calle arriba y de pronto… como si de un espejismo se tratara, le vi.

Me paré de sopetón al vislumbrar esa  maravillosa forma que tenía ante mí; agradecida por no haberme desmayado, comencé a pensar el modo de  alcanzar este descubrimiento mío.

Pensé en  aquella parte trasera posicionada de mil maneras. Ahora para arriba… ahora para abajo... ahora lo masajeo... ahora lo caliento… y esta imaginación mía se desbordaba y la pituitaria comienzó a funcionar, y la saliva casi se hace babeante.

Quiero verlo de cerca, y para ello, empujo a todo aquel remolino de gente que ansía lo mismo que yo. Escucho un murmullo que interpreto lejano  aunque esté a mi lado, y escucho unos cuchicheos que me tachan de chula y abusona mientras yo, miro al tendido y les digo que es mío. Que me ha cautivado y me pertenece por completo.

Todo el gentío me observa y me deja avanzar entre codazo y codazo, para no contrariar a una demente, me imagino; y a mí me importa un bledo que digan y piensen lo que quieran, mientras yo alcance eso que ansío.

-Señora ¿qué es lo que desea? Me dice la tendera.

-Por favor, es importante; toda mi familia viene a casa para pasar la Navidad, y me encantaría obsequiarles con esa parte trasera de cordero que tiene expuesta en el escaparate. Ya me lo he imaginado de mil formas y con mil aromas. No puede defraudarme...
 ¡Démelo a mí! Sabré compensarle con una buena propina.

-Señora, no es cordero, es un pollo de aldea. Lo siento mucho; la veo perdida; tiene que centrarse un poco y saber ciscernir una cosa de la otra.

-¡Vaya, he vuelto a equivocarme!. Y es que desde lo de Pepín, no he vuelto a levantar cabeza.

P.D.
Pepín era alguien que no era. En fin… yo me entiendo.

30 comentarios:

  1. ¿No será que babeabas recordando el trasero de Pepín y te daba lo mismo comerte un pollo que un cordero que una piedra? ha estado entretenido jajaja pero el culo no te ha complicado mucho jejeje

    ResponderEliminar
  2. -....CrEO entenderte... pero bueno, luego lo aclaramos sí? cuando distingas mejor entre un cerdo y un pollo, y no lo digo por Pepín, que apenas no lo conozco...
    Muy divertido Celia, por lo menos eso me ha parecido mirandolo de atrás.
    un fuerte abrazo juevero.

    ResponderEliminar
  3. Ayyy Pepín, ayyy Pepín, pepino no es porque hablamos de atrás, será pollo tomatero, o mejor cordero poderoso de los traseros, será, pepín...
    Celia, un misterioso trasero se dibuja en el horizonte no en el super, se presiente, de adivina.
    Divina narración, con su intrínCULIS.

    ResponderEliminar
  4. Menuda caraja que tiene la señora, confundir el culo del pollo con el del cordero. El prpin debió de hacerle bien la puñeta...me has hecho reir y eso es genial.
    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Por Diosssss!!! Quién es ese Pepín????
    jajajajaja


    Besos, Celia!!

    ResponderEliminar
  6. Jaja, pues a mí me hubiera pasado lo mismo. Sin pieles o plumas, todos los bichos son iguales.
    ;)
    Un besote

    ResponderEliminar
  7. Menudo culo tiene Pepin!!!!!!!.......
    Pero vamos por partes...
    Pepin era un cordero, osea, sumiso, bondadoso, algo sin voluntad.... (aborregado...)
    o un pollo, osea, cacareante, chulito y matón?????

    Ya nos dirás.......

    ResponderEliminar
  8. Medea. ¡Qué graciosa! No. No me da lo mismo comer pollo que cordero. Lo que pasa es que algunas veces, vemos de forma equivocada.
    Jajajajaj.
    Gracias por tu visión del "cuento".
    Besos.

    Hola Cas.
    No hija, que no era un cerdo ¡que yo veía un cordero!, pero parece que era un pollo. Lo que pasa es que, después de todo el lío que monté, cojí el pollo... y a pasar la Navidad, tan campante.
    Un beso.

    Hola Natalia. Creo que voy a vivir por y para siempre con el estigma de ese Pepín que no era. Y es que uno, cuando quiere, imagina que algo es eso que cree que es.
    En fin... no sigo que la lío.
    Un besito, maja.

    ResponderEliminar
  9. Maria José. La pobre, es que es de idéas fijas, y ve sólo eso que le apetece ver.
    Me he reído muchísimo con vuestros comentarios. No tienen desperdicio.
    Un beso

    Lou, hija... tira de Hemeroteca y vuelve p´atrás. Ya verás... ya, quien es el que no era.
    Un beso, diablillo.

    Amiga. Lo bueno es que se dejen quitar pelos y plumas, que eso no es nada fácil.
    Besinos, amiga.

    Luna. Pepín es el que no era. Ya ves puede ser pollo o cordero. O puede ser carne o pescado. Jejejeje.
    Gracias por esa pregunta tan graciosa.
    Ah!, y por tu visita.

    ResponderEliminar
  10. Sabía que con un tema así no te ibas a resistir a sacarle punta. Y ahora, ¿nos contarás otro día la historia de Pepín con "pelos y señales"?
    Un beso, Celia.

    ResponderEliminar
  11. Magnífica parte trasera de pollo que imaginaste cordero y que tan poderoso influjo ejerció sobre tí. ¿A qué o a quién te recordaba que de esa forma obnubiló tu mente?.
    Divertido relato que me ha encantado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. jajajajajajjaj ¡Ya te dije que unos cristales de madera, no eran cristales, tira las gafas! jajajajajajajajajajajajajajjaajjjajj

    V.Nas

    ResponderEliminar
  13. Hola Celia.
    Ese Pepín dejó una huella profunda en la pobre mujer, tanto que se le mezclaban los culos de los pollos y los corderos, lo que me hace pensar que dejó una huella cular,jejejeje.
    Muy divertido tu relato
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. jajajaja...muy grande tu confusión a la hora de catar traseros! jejej...imagino que lo de Pepín debe haber sido decepcionante! jajaja

    Saludos de juevera a juevera!

    ResponderEliminar
  15. Hola Tere. ¡Claro que contaré la historia de Pepín... el día que contemos "historias inconfesables"
    Besinos.

    ResponderEliminar
  16. ¡Ay Pepe! ¿No serás tú el Papín ese de marras?
    Ya sabes que aquí en Asturias, cariñosamente Pepe, deriva en "Pepín". Y ya estoy yo un poco mosca.
    Besinos.

    ResponderEliminar
  17. Hola V.Nas. Hija... una confusión la tiene cualquiera, y mucho más, cuando sólo trabaja la vista.
    Un beso, guapina.

    ResponderEliminar
  18. Mar... hombre, huella, hualla, no. Más bien dejó un rastro confuso.
    Besinos, amiguina.

    ResponderEliminar
  19. Hola Neogemenis, admirada juevera, ya ves hija. Ahora ya estoy mosca porque pienso que este Pepe que anda por estos lares... puede ser... ese Pepín.
    Voy a ampliar mis redes de investigación.
    Jejejeje. Que no falte nunca el humor ¿verdad?
    Besinos.

    ResponderEliminar
  20. Jajaja, pobre... si es que hay veces que una está tan obsesionada que no es capaz de discernir un cordero de un pollo :)

    Me ha gustado mucho tu escrito :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Pues yo leo como tod@s; que Pepín dejó a la señora como a la madre del cordero (que no recuerdo yo ahora bien cuando se usaba la expresión)y con carne de gllina y así, por estas, la señora vio en el culo del pollo, divina parte trasra del cordero... Pero claro, ¿qué fue antes? ¿El huevo o la gallina? O lo que es similar, ¿El cordero o el pollo? O, ¿el Pepín o el otro, el que no era?... Bueno, tú ya me entiendes, ¿no?

    ResponderEliminar
  22. Curioso relato, empieza así como quíen no quiere la cosa, con una historia convencional, cotidiana, y al final se enreda con un desenlace multicolor de equívocos y evocaciones.

    Muy bueno el texto y muy buena la referencia al tema propuesto y te aseguro que no siempre es fácil acertar en las dos direcciones.

    Besos

    ResponderEliminar
  23. Nalgas al horno! Buena elección.
    Ahora falta distingir al animal que las portaba gustosamente. No es lo mismo una nalga de codorniz que una de vaca! Depende de la finura y de la cantidad de invitados, pues....

    Muy divertido, compañera, buen fin de semana!

    Beso.

    ResponderEliminar
  24. celia...me restan pocos jueves que leer...y claro,ha dado la casualidad que comenzaba con el tuyo...y claro ha dado la casualidad que....acabo d evenir de la tienda mi pueblo de comprar comida...me hacía falta un pollo...en él iba pensando cuando de repente,, en la tienda un trasero hermnoso me quito la vista de los ojos para ponermela en la imaginacion..ay, ay, de mi....
    su turno señor, me dijo mari, la tendera...
    dame ese culo de la señorita, dijela a la tendera...
    jajajjaja
    y ole por tu juevessss..
    besos.

    ResponderEliminar
  25. Gracia y humor unidos, un festín has concebido.
    Gracias por compartirlo y acicatear la sonrisa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Si por casualidad alguna vez nos conocemos, ¡me presentaré de frente!
    Está visto que por detrás, el listón está muy alto.

    Me encanta tu sentido del Humor Celia

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  27. Hola Mary Carmen. Tú lo has dicho; las obsesiones hacen cada cosa...
    Un beso.

    Hola Mar. Estarás al loro uno de estos dias?
    Primicia:
    La "historia de Pepín" Una pelota de ping-pong, convertida en balón. Jajajaj.
    Besos.

    Hola Alfredo. Ya sabes eso de "en este mundo traidor...".
    Besos, y gracias.

    ResponderEliminar
  28. Hola Verónica. Un festín. Eso es lo que hizo con el pollo, mi prota; ya que no había cordero...
    Un beso.

    Hola Gus. ¡No quiero saber el desenlace!. Mira que te ha traicionado ese pensamiento tuyo...
    Gracias, amigo. Beso y medio.

    Hola Gloria. ¡Has hecho un ripio!.
    Gracias por tu paseo por este jueves.
    Un beso

    Mistral. ¡Ups! Me has dejado sin habla. De frente no, que me da yuyu.
    Mejor, me gustaría verte como te imagino, romanticón, con una rodilla medio hincada en el suelo, recitando poemas a tu Dama.
    Gracias, amigo.
    P.D. Por cierto, si algún día piensas salir del anonimato,y lo haces público, el camino para verte y escuchar de tu boca los poemas, será más transitado que el de Santiago.
    Ya me imagino un aparatito para recoger números, como en la carniceria, para departir contigo.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Amiguina,

    "Relatas" de lujo...

    Entre "pollos y corderos"
    anda el amigo Pepín
    si lo pilla nuestra amiga
    se dará un merecido festín

    Un abrazo








    Un abrazo muy fuerte

    ResponderEliminar
  30. Hola Victor V.
    Tu paso por aquí, es un lujazo.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar