La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

viernes, 16 de julio de 2010

Lo he soñado esta noche...



Los sueños... sueños son, pero algunas veces se convierten en verdaderas pesadillas. Ahí va el mío de esta noche. No tiene desperdicio:

Una de mis amigas me pidió que le cuidara un niño durante unas horas y entonces esta que narra, se limitó a coger el cochecito sin más y cuando llegó a su casa, quitó la sabanita y ¡era una sardina!. De pronto suena el teléfono y mi amiga me pregunta qué tal el niño y yo... muerta, no le digo que no era un niño; que  lo que tenía era un pez.

Entonces debí  abandonar "al infante nadador", porque me vi en una fiesta de alta alcurnia. Estaba su Majestad la Reina, Isabel Preysler y otras muchas mujeres... todas lo más de lo más.
Al entrar me dieron algo que yo interpreté como un ramo de flores el cual no solté en toda la noche, reposándolo en mi brazo izquierdo, intentando estar a la altura de tanto glamour.
Me sentaron al lado de Doña Sofía, y en esto veo que la ensalada está viva. Que cuando intento masticar un trocito de lechuga, se me escapa de la  boca, con el consiguiente disgusto por mi parte cuando toda la mesa me mira.
Degusté o sufrí -según como se mire- todo el festín usando una sola mano, la otra estaba ocupada por el supuesto ramo, que al final resulta que se trataba de un inmenso crep o "frixuelo" -que se dice en asturiano-, y que al reparar en él, vi con estupor cómo mi brazo y parte de mi ropa estaba manchados de grasa.
Al final nos ponemos de pie y me veo levitando, como aupada por algo... les saco medio cuerpo.
Las miradas van todas a mis pies mientras veo que los zapatos de esta que esctribe se habían vuelto unos zancos pelados por detrás. Como cuando llevas zapato fino y siempre encuentra la ranurita de turno para destrozar el tacón y quedan hechos una facha.
Y en esto desperté y cuando tomé conciencia de que había sido un sueño,  no pude dejar la carcajada.

Supuesta interpretación del sueño:
Ayer mismo, una de mis hermanas me comentó que este fin de semana pondría sardinas a la parrilla, y de postre "frixuelos". Por eso formaron parte de mi historia -digo yo-.
El resto no sé el motivo. Pero juro que jamás iré a una fiesta de ese abolengo. Lo pasé fatal.