La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

jueves, 30 de septiembre de 2010

Este jueves un relato "MENTIRAS"



 Esta de la foto era yo antes de hacer unos "arreglillos", pero ahora las cosas son diferentes:

-Me encanta tu cuerpo... ¡Oh! Te amo… te amo… te amo… acabo de conocerte y ya te amo...
-Mi amor… eres muy apasionado (No sabe que me he estrechado la cintura –me quité dos costillas-; y que la magia del bisturí transformó aquello que tenía y que se llamaban pechos caídos e insignificantes, en dos bolas turgentes, de esas que te apuntan directas a los ojos)
-Tienes la altura perfecta, como a mí me gusta. Así… te he visto que sobresales sobre la media y a mí, eso me apasiona.
-Mi amor… qué cosas tienes (Parece que no se ha percatado de mis zuecos de medio metro,-claro, llevaba pantalones-  que están a los pies de la cama… uffff. A ver cómo me las arreglo para que debajo de las sábanas mis piernas parezcan  doblemente largas. Las estiro a medida que avancen sus toqueteos)
-Tu cabello enredado en mi rostro… como siempre había soñado, mi amor. Es largo, abundante… precioso...
-Ummmm... (¡Dios!... no sé qué decir… espero que no toque los ganchitos de las extensiones, ni el trocito postizo que tengo en la coronilla, me lo "instalaron" porque ya comenzaba a arralarse por ahí)
-Tu cara es perfecta mi amor… eres la mujer de mi vida.
 Esos pómulos que sobresalen, que enmarcan tu rostro; esos labios gruesos, que me invitan al deseo; esas pestañas, que con sólo mirarlas me abanican y me quitan el sofoco que me provoca estar contigo… ¡Oooooh, mi amor…! Me encanta acariciar tu piel, y besarte, y mirarte una y otra vez.
-Uffffff...  (¡Madre del amor hermoso!, espero que no ojee detrás de las orejas, ni debajo de la barbilla, que todavía no me han curado del todo las incisiones de la cirugía.)
-¡Oh!, perdona, mi amor, pero esa fotografía que tienes en la estantería me está poniendo muy nervioso. Y es que entre espasmo y espasmo contigo, miro de reojo a una vieja que no nos quita el ojo, y que además, tiene una mirada que asusta… Perdona mi amor que diga eso de tu madre… porque… es tu madre ¿no?. Tiene una mirada durísima. La verdad, mi amor, me da cierto "yuyu". Dale la vuelta.
- ¿¿¿¿¿??????... (¿Tierra ¡trágame!. Ya decía yo que el plan perfecto nunca existe, y me olvidé de "quitarme").  Sigue, mi amor... sigue...(Seré una mentira, pero, que me quiten lo bailao. Mañana será otro día. Tengo cita para el cirujano del Sentimiento, a ver si de una vez, me coloca las lentillas con destellos amorosos, antes de que repare en la mía y vea que soy la de la foto. Eso de estar tan atractiva, es estupendo... se entretiene conmigo y no me mira a los ojos.
¿A quien se le habrá ocurrido decir que la mirada es el espejo del Alma? Me habría ahorrado esta última intervención)




Ni caso... la que canta soy yo. jejejje.
-------------
Hasta el lunes no podré entrar en vuestros blogs, para leeros.Esto sí es verdad.
Lo cierto es que cuando se dicen muchas mentiras, siempre se desconfía... Palabrita del Niño Jesús, que es así, ya que me voy de viaje.
Besitos.