La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

jueves, 25 de noviembre de 2010

Este jueves un relato: "Partes traseras"



Caminaba despacio calle arriba y de pronto… como si de un espejismo se tratara, le vi.

Me paré de sopetón al vislumbrar esa  maravillosa forma que tenía ante mí; agradecida por no haberme desmayado, comencé a pensar el modo de  alcanzar este descubrimiento mío.

Pensé en  aquella parte trasera posicionada de mil maneras. Ahora para arriba… ahora para abajo... ahora lo masajeo... ahora lo caliento… y esta imaginación mía se desbordaba y la pituitaria comienzó a funcionar, y la saliva casi se hace babeante.

Quiero verlo de cerca, y para ello, empujo a todo aquel remolino de gente que ansía lo mismo que yo. Escucho un murmullo que interpreto lejano  aunque esté a mi lado, y escucho unos cuchicheos que me tachan de chula y abusona mientras yo, miro al tendido y les digo que es mío. Que me ha cautivado y me pertenece por completo.

Todo el gentío me observa y me deja avanzar entre codazo y codazo, para no contrariar a una demente, me imagino; y a mí me importa un bledo que digan y piensen lo que quieran, mientras yo alcance eso que ansío.

-Señora ¿qué es lo que desea? Me dice la tendera.

-Por favor, es importante; toda mi familia viene a casa para pasar la Navidad, y me encantaría obsequiarles con esa parte trasera de cordero que tiene expuesta en el escaparate. Ya me lo he imaginado de mil formas y con mil aromas. No puede defraudarme...
 ¡Démelo a mí! Sabré compensarle con una buena propina.

-Señora, no es cordero, es un pollo de aldea. Lo siento mucho; la veo perdida; tiene que centrarse un poco y saber ciscernir una cosa de la otra.

-¡Vaya, he vuelto a equivocarme!. Y es que desde lo de Pepín, no he vuelto a levantar cabeza.

P.D.
Pepín era alguien que no era. En fin… yo me entiendo.