La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

martes, 21 de diciembre de 2010

Navidad



-Hola

-Hola hija ¿qué te trae por aquí?

-Ya ves… vengo a hacerte una pregunta. Quiero que me digas qué significado tiene la Navidad.

-Hija mía… la Navidad es la Venida, es la parte bonita de una historia que no terminó demasiado bien, para Aquél que llegó con el Poder en el sentimiento, deseando demostrar que no todo acaba cuando el cuerpo se va.

En la Navidad, se pretende recordar ese momento único en la historia de la Vida.

En la Navidad se espera y se recibe lo esperado, si el corazón así lo decide…

-Ya… pero resulta que ahora está mal vista la Historia aquella; y mira… voy a ser muy sincera… pienso que analizando todo lo que nos han contado, existen muchas situaciones que no cuadran…¿sabes? tenías muy mal genio y decían que te enfadabas mucho.

-No hija, no. Algunas veces se han hecho verdaderas aberraciones en mi nombre. Se han embarcado en guerras sin sentido. Han hablado de mí, como alguien que castiga, aborrece y hasta se habla de mi venganza para los comportamientos humanos.

Yo no soy así, hija.

Además no he fundado Iglesia alguna. Mi única Iglesia es la unión del ser humano. Jamás hice discriminaciones por sexo, lugar o condición.

Mi religión es el Amor, mi cobijo es para todos, mi acogimiento es para la totalidad de los que viven… Todos lleváis el mismo abanico de sentimientos. El mismo Alma…

-Ya… pero Tú has echado a aquellos mercaderes del tempo, y has dictado muchas palabras  temerosas… y has sembrado miedo. Jamás entendí a un Padre como el que me han dibujado…

-Hija mía… si tú, ahora, en este instante, le dices algo a alguien, y le propones que vaya transmitiendo esa palabra a varias personas, verás cómo el mensaje que escuchas al cabo del tiempo, no se parece en nada, al inicial. Así ha sido como se dicen palabras no dichas, y se silencian otras muchas que sí he inspirado.

-Ya… y ¿qué hacemos ahora que viene la Navidad?

-Una Navidad perpetua, hija mía. Nunca olvides a quien tienes cerca o lejos. No ocultes jamás sentimientos de amor, aquí y allá. No hagas daño y cobija al próximo, alentándole para que haga lo propio, y así… la vida tendrá sentido.

Pero sobre todas las cosas, no olvides que el Alma de cada uno, alberga el abanico de sentimientos más sublimes. Hacedlos crecer y así la Vida tendrá otro sentido.
No creáis en Mí si no queréis, argumentando que no estoy visible. Pero... nunca olvidéis miraros y en ese interior, estoy Yo. Por eso al ayudar al otro os ayudáis a vosotros mismos. El Yo, es uno. Y ese uno, se disgrega en todos los que viven.
Hija... tienes que ser feliz al mirarte, pero no olvides jamás que al mirarte a ti, mirarás a todos los demás. Y tú a ti nunca te dañarías, por eso ámate y amarás.

-Ah!