La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

martes, 22 de febrero de 2011

Este jueves un relato "World Builder... el constructor del mundo."



-¡Hola Dios!

-Hola, hija ¿Qué te trae por aquí?

-Es que en la tierra hay un impostor. Esta semana nos han dicho que debemos escribir sobre la Construcción del mundo, y alguien está creando todo… Pero es que, ni te imaginas. Es capaz de hacer edificios, además de lo que tú has creado… Se imagina algo y ¡zas! hecho. Crea personas y cosas.
Vengo a decirte que te han superado, que hace edificos, carreteras y además, ni podrás creer la ternura que imprime en cada cosa que crea. Se recrea y la mira embelesado. Es mucho mejor. Perdona... es mucho mejor que tú. Y es que esa sentencia tuya "ganarás el pan con el sudor de tu frente...". 
Es que...él hace además de todo lo inimaginable, construye edicios en un plis, que por cierto,  buena falta nos hacen ahora que nos "afuegan" las hipotecas. No. No pienses que reniego de ti, pero él, es más completo.
-Te veo muy preocupada, ciertamente. Te atragantas y vienes jadeando…
No te preocupes, hija. Es un alumno aventajado, y hace todo lo que se propone. Él ha buscado y ha sido capaz de descubrir toda la capacidad del ser humano. Imagina y crea. Otra cosa diferente sería que fuera capaz de imprimir sentimientos. Eso, es otra cuestión que no le corresponde... Los sentimientos van impresos en el ser humano, y este elige con su forma de actuar. Pensó en un ser humano, una mujer, y apareció en sus ojos. Así ha sido.

-Por cierto ¿qué criterios sigues para la lotería de la vida? ¿Por qué a uno le corresponde ser adoquín y a otro, una flor o un ser humano precioso? Es que a mí… me ha correspondido eso… adoquín. Me lo ha otrogado ese constructor  que nos ocupa. Por eso vengo a ti. Solucióname algo... Intercede... ¿qué más te da?

-Mira, hija. Tal vez en la peor situación esté la mejor experiencia. Y además debes tener la seguridad de que las vivencias, rotan. Quien hoy viste de oscuro, mañana podrá lucir una bella luz. Nada es quietud. Todo es movimiento y todo se sucede. ¿No ves el cambio del día a la noche y de la noche al día? Así es. Nada es para siempre. Además ya te dije muchas veces que vivo en todo lo que vive. Unas veces padezco y otras río. No  estoy sentado en un Trono.

-Ya… pero mientras dura la vida oscura… es una penuria ¿sabes? Es muy difícil seguir creyendo en ti al sabernos predestinados. Unos en el lujo y otros… en el barro.

-Haces mal, amiguina. Haces mal dudando de mí. Debes creer en ti misma y así te darás cuenta de que las circunstancias que vives, son necesarias para la evolución. Todas las experiencias son positivas por adversas que pienses son. Y no olvides que todo es rotación. Que nada está quieto y sobre todo… que todo es movimiento. Los colores de las vidas se suceden. Sé feliz.

-¿Aunque no pueda pagar la hipoteca, voy feliz a mi cita con el Director de la Oficina Bancaria para que me eche de mi casa?
-Hija mía… que poco sabes y como llevas la derrota en tus palabras. ¡Siéntete feliz!. Y no centres toda tu vida en temas materiales. Traza una meta e intenta llegar a ella sintiendo que has llegado antes de comenzar. El poder del pensamiento es infinito. Tira siempre de tu fuerza interior. Ella puede sacarte del mayor abismo.
¿No has visto al creador que vienes a acusar? Se siente poderoso y puede. Al igual que a él, os he enviado a todos. Todos sois iguales para mí.
Piensa, hija mía, que jamás hice diferencias. La capacidad del ser humano es ilimitada. Descúbrela. No opaques tus pensamientos con derrotas que aún no han sido. Y si alguien te derrota… es el momento para tomar impulso y lograr esos logros de los que todos sois capaces.
Es posible que vislumbrando la vida, cada uno elija su propio destino... ¿nunca lo has pensado?

-¡Ah! ¡porca miseria!!!!. ¿En qué estaría pensando cuando decidí ser un adoquín? ¡Quiá!!! Eso es imposible. Ha sido ese constructor de pacotilla quien decidió por mí.
Lo sabré yo.

23 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Gran relato con un final inesperado...
    Espero no ser nunca adoquín.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Pos si, Celia, excusas de mal Creador, que me tengo oída la cancioncilla. Le salen imitadores, lógico, si a la postre es un invento este diálogo con lo (?)
    Tiene razón el ladrillo.

    Muy bueno Celia esta ironia desplegada, preguntona, descarada, mejor darle un Oscar al otro del vídeo !la imaginación al poder! tú lo demuestras.

    Por suerte te leo, antes de marchar unos días, pero estaré atenta y subo jueves. Nos vemos, siempre, un placer sumo, Celia, tus letras, añado besitooos a miles como estrellas recien proyectadas.

    ResponderEliminar
  4. ... y bueno, si se puede ir cambiando, habrá que estar atento.
    Un relato para ir pensando a quien corresponde nuestro destino y su suerte...
    Tus palabras nos conducen a reflexionar.
    bueno a veces, no hay más remedio que seguir como adoquín. Pero no es tu caso, con lo bien escribes...jaja
    un fuerte abrazo jueverísimo.

    ResponderEliminar
  5. Imitadores los hay a montones, buenos imitadores en menor número, pero el autético creador ya es solo uno.
    Me gustó lo de que nada es para siempre y creo que es así, todo va girando, cambiando.
    Bonita interpretación Celia.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. me encanta verte correr por es escalera para ir a visitar Al Padre, siempre llegas desafogá con un roto o un descosido, y siempre bajas con las orejas gachas jajajajaja ¡Ay que ver que paciencia tiene contigo! jejeje.
    Cuando yo digo que eres su ojito derecho ¡Encima te quejas! desde luego, que mal repartido está...
    Besinos.
    Mariví

    ResponderEliminar
  7. Pues muchos tenemos esas mismas inquietudes y nos hacemos iguales preguntas...
    Lo que pasa es que no a todos nos convencen las mismas respuestas...
    Pero bueno, cada uno con su vida, que ponga el final que quiera.
    Muy logrado, querida amiga, muy imaginativo.
    Un besito

    ResponderEliminar
  8. Divinidad constructora de pacotillas y distribuidora aleatoria de "bendiciones" o "maldiciones". Estas divinidades han perdido facultades... ¿será que hay que ponerles algún cirio de tanto en tanto? ¿o lo que hay que hacer es MONTARLES UN CIRIO????

    Beso.

    ResponderEliminar
  9. Entusiasmada en tu blog.
    Te invito a que me conozcas y conozcas mi rinconcito "LETRAS EN EL AIRE".
    Gracias y un abrazo de corazón

    ResponderEliminar
  10. Todo cambia, nada permanece? Huy, sí, sí, me suena de mis clases de filosofía de COU. Heráclito de Éfeso se llamaba el tío que tenía esa sentencia tan clara.
    El pobre ladrillo no lo tenía tan claro, no...
    :)


    Me encantan estas conversaciones tuyas...


    Besos, Celia!!

    ResponderEliminar
  11. Me gusta cuando dices que es en el momento de la derrota cuando debemos dar impulso para salir de ella. Bonita y práctica reflexión.
    En mi blog (PARA DISFRUTAR)tengo alguna parecida .
    Encantada de haberte conocido, me gusta cómo escribes.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  12. Creamos en tan sabias palabras. Hoy adoquín, mañana orquídea, o mariposa, ¿quién sabe?
    Un beso, Celia.

    ResponderEliminar
  13. Es difícil que entendamos a Dios en estas cosas, nosotros solamente somos pobres personas, imposible entender a la divinidad; aunque tal vez algún día podremos entenderlo, nunca pierdo la esperanza.
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Me has liadoooo, jaja. Pensé que hoy era jueves.
    ;)
    Curioso final, un adoquín muy preparado para la vida moderna.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Quién será el creador? el titiritero que mueve los hilos del destino que a veces se empeña en maltratarnos y hacernos trampa???????
    Un abrazo de juevera!

    ResponderEliminar
  16. las circunstancias que vives, son necesarias para la evolución. Todas las experiencias son positivas por adversas que pienses son.

    ¡AY! ¡Qué difícil Celia!
    Me llegó el mismo mensaje con una lectura anterior a la que ahora me entretiene. Lo escuché una y otra vez de diferentes personas. Me lo repito. Intento aprender de una serie de experiencias que me han tocado vivir. Pero es complicado.
    Gracias por este bello, entretenido y enriquecedor diálogo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  18. ¡No es ilimitado ese poder de una mente que afronta las adveridades! Con dinero por lo demás se habrá pagado alimentos y calefacción central.
    Ese Dios en que yo creo, me ha ayudado en mis errores por el mero hecho de haber rezado. Sin embargo, eso no es sofisticado. A menudo, por lo demás, yo he perdido mi esperanza.
    Todo ha dependido algunas veces de factores imprevistos, algunos de ellos de ventura.

    Tésalo

    ResponderEliminar
  19. He disfrutado de lo lindo con esta versión, Celia. Y ese final es genial. Me has provocado una sonrisa en medio de tanta desesperación, dolor, miseria, desencanto con la que me estoy desayunando esta mañana.
    Genial, de verdad.
    Gracias
    Un besazo

    ResponderEliminar
  20. Me gusta tu relato, veo el contraste entre la omnipotencia humana y un Dios en el que sí creo, sencillo y no como el que "venden" por ahí.
    Un beso de otro adoquín (o ladrillo caravista) de esta sociedad impersonal.

    ResponderEliminar
  21. Siempre interesantes esos dialogos con Dios.
    un abrazo Celia.
    Tu que escribes novelas mira a ver cuando puedas que opinas de un fragmento de una de las mias

    ResponderEliminar
  22. Celia, entretenido diálogo y cuestionables respuestas del todopoderoso constructor.

    Todos construimos, poco a poco, ladrillo a ladrillo, todo es obra de todos. Eslabones de una cadena que es nuestro presente.

    Entre el constructor, tú y el ladrillo, Tú siempre.

    ResponderEliminar
  23. Genial ironía te has argumentado Celia!
    Ya deseaba el gran constructor que callara el adoquín y dejara de cuestionarlo tanto. A ver si se convence con lo de la rotación!
    Profundo alegato y para pensar.
    Besito

    ResponderEliminar