La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

jueves, 5 de mayo de 2011

Este jueves un relato. "La comida"





Yo como, tú comes, él come...
Querida Naturaleza:
Espero que al recibo de estas letras estés bien; yo de momento, sobrevivo que ya es mucho.
Esta carta no es una carta. Es una queja, un lamento, una llamarada en cascada, también puede ser.
Mira...  sobre esa cara maravillosa, que muestras a nuestras miradas; sobre los pálpitos que despiertas ante tanta contemplación bella, se cierne todo tipo de dudas para mi intelecto, maltrecho tal vez.
¿Por qué?
Mira...(otra vez, mira),  has hecho que la vida corra, y corra, y se mute y se transforme en esto o aquello.
Los habitantes de este mundo andamos a cien, escorridos unos por los otros. Huyendo y perdiendo las patas, las aletas, las plumas o las piernas dependiendo de la clase a la que pertenezcas. Todos somos depredadores de alguien...
La vida es una huída del que nos persigue. Y todos, absolutamente todos, podemos ser pasto del otro, y servir se sustento para sobrevivir.
¡Qué duro es todo!, pienso mientras observo con estupor, el ojo saltón de la sardina que tengo en el plato.

26 comentarios:

  1. Para sobrevivir en este mundo necesitamos abastecernos de los otros, uffff! duro y lamentablemente cierto en demasiadas ocasiones. Pero yo casi prefiero comerme esa sardina que tienes en el plato antes que al vecino de al lado.
    Mi querida Celia un beso.

    ResponderEliminar
  2. Pues si Celia, todos somos depredadores de otros y el que está en la cima de la pirámide ........ es el depredador del vecino, y hay muchas formas de cazar. Pero hay que vivir y saber vivir.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Y qué culpa tenía la pobre sardina, jamía? :)
    De todas formas, la cadena es así. Somos el último eslabón. Aunque lo peor de todo, es que nosotros somos nuestros propios depredadores.
    ¿Cómo era aquello...? El hombre es el lobo del hombre, ¿no?


    Besos, Celia!

    ResponderEliminar
  4. Fino relato, que abiertamente nos mete a todos en la cesta de lo sutilmente absurdo.
    Una ascensión de locos hambrientos los unos de los otros, y a pagarlo como siempre poca ropa, esta vez con ojos de sardina.
    Brillante.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. La vida no es sólo la huida de aquel que nos persigue, también es la persecución de aquel o aquello a lo que perseguimos. Lo lamentable es que con el incremento de las capacidades intelectuales, el ser humano no ha disminuido su espíritu depredador, sino todo lo contrario.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Si te contara no ibas a creerlo, pero hace unos días una lechuga sin lavar me dijo que tenía un regimiento de gusanos esperando ser devorados por un humano, que eras microscópicos y que se agarraban con uñas y dientes a las hojas, pues son mutantes ¡Jajajaj! Pues ya he dejado de comer verde y a la carne última le quité los ojos, así deja de mirarme con mala leche. Es un consejo.
    ¡Buen apetito de todas maneras!:-)

    Dos besos de una Rana

    ResponderEliminar
  7. Depredadora amiga Celia, comemos por naturaleza, a nosotros humanos no nos comen, somos los depradadores absolutos, todo lo que corre, nada o vuela !a la cazuela! sin contar con lo vegetal, indefenso y plantado que no puede ni escapar ni gemir al ser arrancado.

    De todos modos, oh natura, nos depredamos mútuamente el genero humano, en guerras, en masacres, por capricho, por venganza, por envidia, por placer incluso. Han existido caníbales, lo hemos dejado, pero nos seguimos aniquilando aunque sea sin catarnos.

    Excelente comunicación epistolas con la Natura nos ofreces, dale recuerdos a la sardina antes de zampártela.

    Celia dulcísima, ya le dije al amigo Alfredo de Gijón, para vernos en julio, cuando pasaremos por aquí camino de Galicia, sería después del quince ¿cómo lo ves para vernos con Mariví también?
    Falta mucho, caaalma.
    Besitoooo cariñoso.

    ResponderEliminar
  8. Nos recreamos, paladeamos, buscamos nuevos sabores, nuevos productos de corte novedoso para deleitar el paladar. El caso es que se ha perdido ese concepto de comer para sobrevivir para convertirlo en un placer más...
    El resto de los depredadores y demás seres vivos siguen en su camino, el de comer para sobrevivir.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Nada se pierde, todo se transforma...y se devora! jejeje
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Qué cierto lo que dices, y que asco el final. jaja. Pues yo tengo un amigo al que le encantan los ojos de los pescados. Puaghhhhh!!
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Ya ves la naturaleza resisite nuestro depredar continuo y además nos regala belleza como tu foto de inicio.
    Cariños amiga.

    ResponderEliminar
  12. Necesaria reflexión, ese ciclo de la vida que se retroalimenta, los depredadores natos son a su vez objeto de parásitos y carroñeros.
    Lo interesante es que los humanos hayamos superado esa vida primaria de ser depredador o alimento de otras especies.
    Un beso Celia.

    ResponderEliminar
  13. ¡Ay, sí niñina! si te comen con los ojos puede estar bien o mal... pero que te muerdan directamente te enseña a morder antes de ser mordido y de esa manera la sardina se muerde la cola... ahora, los ojos no ¡Eso sí que no!
    Pero que el pez grande se come al chico, y el simbergüenza al de buena fe; cada día es más real.
    Yo de momento y si no te molesta voy comete... a besinos cibernéticos, amiga.

    Mi aportación a la comida tá aquí

    http://gijondelucesvnas.blogspot.com/2011/05/el-meson.html

    ResponderEliminar
  14. La supervivencia es uno de nuestros primeros instintos, y tambien de todos los animales de manera que esa sardina acabará como debe acabar, pero ya que tenemos raciocino, o eso creo...deberiamos saber utilizar adecuadamente la naturaleza que tanto nos y devolverle para el ciclo de la vida continúe.
    Muy bueno querida amiga
    Un besazo

    ResponderEliminar
  15. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  16. No nos engañemos, la sardina no lo está pasando bien. Y si ya está frita mucho menos.
    Celia, pero nuestra realidad, a ratos no ha sido tan mala...

    Me encanta la fritanga.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  17. Pues tienes razón,todos somos depredadores, y en cualquier momento nos podemos devorar los uno a los otro.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Me ha salido mi comentario un poco soso para esa socarronería de tu too y la risa que a mí me ha producido... ¡Bueno está darse alguna vez por aludidos!

    Un saludo

    ResponderEliminar
  19. Celia,
    te salió duro esta vez. Delicado pero duro. Buen contraste. Agridulce. Como la vida misma: seres, nosotros mismos, unos depredadores de otros. ¿Y los humanos? No sólo es que devoremos a otros mamíferos y demás seres vivos. A veces nos devoramos unos a otros. De maneras muy refinadas y sútiles. Pero canibalismo al fin y al cabo.
    No te dejes comer tú, ¿eh?
    Un besito tierno

    ResponderEliminar
  20. La ley del más fuerte. La supervivencia. Vegetarianos, mejor?
    Pues lo importante por ahora seguirá siendo no confirmar que el hombre es el lobo del hombre...

    Muy bueno Celia, tu planteo lleva a la reflexión, y de ahí... pues a la sardina!!!jajaj
    besotes

    ResponderEliminar
  21. Celia del alma mía, aquí tenemos una fiesta jocosa antes de Cuaresma !el entierro de la sardina! es decir: a partir de entonces...a comer cerdo, prohibido en ayunos y yantares cuaresmales.

    El bog del amigo Alfredo: LA VIDA NO IMITA AL ARTE; exquisito.
    Nos vemooooos+ besito.

    ResponderEliminar
  22. Añado....ainnnns, no me pongas piscinas que me tiro de cabeza. Así soy, añoradora de nataciones, que si son mares, cántabros o gallegos, no me achico !de cabeza!
    Chofffffff, perdona, con tu permiso me bañé.

    ResponderEliminar
  23. Ay! La ley de la naturaleza! A veces toca estar en uno u en otro extremo de la cadena alimenticia.
    Ya lo tenemos tan aceptado y digerido que ni nos molestamos en dedicarle una reflexión.
    Muy buena la tuya por cierta. Plena de fina, y sutil ironía.
    Besote

    ResponderEliminar
  24. me imagino a la señora sardina reviviendo. incluso me imagno a esa sardina reviviendo tras haber sido cocinada al horno, a la cazuela o como sea. y la imagino saltando a por tu ojo, celia...¡¡qué malas son las sardinas que reviven!
    medio beso.

    ResponderEliminar
  25. Si lo pienso...no como, ni carne, ni pescado ni vegetales que como dice Natalí a fin de cuentas no pueden escapar...¿¿que comemos, huevos y leche?? Mejor carne sin ojos, yo ahora mismo unos mejillones que si tienen ojos yo no sé los veo. Besito Celia.

    ResponderEliminar
  26. Querida amiga Celia. He cerrado el BLOG DE LA IAIA y, después de unas largas vacaciones he vuelto en
    Conversando... http://conversandocon maru.blogspot.com/

    Espero seguir disfrutando de tu compañia. Un besito

    ResponderEliminar