La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

martes, 13 de septiembre de 2011

Conversando...



-Hola Dios.

-Hola hija. Te creía perdida. No me miras, no me sientes… si tan siquiera percibes esa minúscula llamita que brillaba por Mí.

-Lo sé. Llevas razón.

-Te he visto caminar despacito; demasiadas veces te encontré mirando atrás con la mirada baja, y evitando la brisa de la mañana.

-Lo sé. Llevas razón.

-¿Y aquella alegría? ¿Qué has hecho de aquella alegría que siempre amanecía contigo?

-La he perdido.

-Ya, ya veo. Pero ¿Qué te ha ocurrido? Sé que me dirás que conozco perfectamente los entresijos de Mente y Alma, pero quiero que seas tú quien descifre el cómo y el por qué.

-No quiero hablar. No tengo ganas.

-Entonces… ¿por qué has venido a verme?

-Simplemente… necesitaba saber si sigues aquí.

-Sabes perfectamente que vivo en todos los que viven, y tengo mi morada en el Yo que habita el cuerpo humano. No me desintegro, ni huyo, ni corro de la Mente, aunque ella me olvide, me vapulee, incluso reniegue de mi Existencia. Estoy en todo lo que miras, en todo lo que ves… estoy en ti, y en el otro… y en el otro…

-Ya… ya…

-¿Qué te ocurre? ¿Qué has hecho con tu vida? ¿Por qué cierras los ojos? ¡Mírame! ¿Por qué te vas? No llores.

Hija… estás regando el suelo con tus lágrimas, alguien puede resbalar…
¡Espera!.
Está claro... no tiene remedio. Creo recordar que tenía un día muy ocupado y no le presté atención suficiente el día en el que la creé. ¡Pobrecita!

9 comentarios:

Manuel dijo...

Quién pudiera tener un dialogo tan directo. Pero creo que el final del dialogo, si ocurriera, sería distinto, no pienso en que Él tirara la toalla.
Un beso

San dijo...

Un poquito triste, no se, pero pisé esas lagrimas,el dia que la creó debio estas más atento....
Beso.

Ardilla Roja dijo...

Hola Celia:

Me encantan estos diálogos contigo misma, con Dios, o como cada quien le quiera llamar. El final siempre es el mismo. Cada uno es como es y ninguno tenemos "remedio".

Un abrazo

Amig@mi@ dijo...

Hacía tiempo que no leía tus diálogos con el de arriba...
Me alegra que sigas teniendo "contactos"

Carmen Andújar dijo...

A veces se pasan malas épocas, y dejamos a Dios un poco de lado. Es bueno acordarnos de él para que nos resulte un poco más llevadera la vida y dejar todo en sus manos.
Un beso

MiLaGroS dijo...

Me gusta mucho eso de que nuestras lágrimas pueden hacer que otros resbalen. Pero que dDios se dio prisa parq crear algo con toda una eternidad por delante que no mide el tiempo no creo. A ti te ha creado a conciencia como a todos t con conciencia. ajjajajaj. Besos muchos

Liliana G. dijo...

Holaaaaaaaaaa Celia!!

Ha quedado claro que tu diálogo con Dios es bien intimista y obedece a tus razones, a sus razones, a las razones que el yo trata de encontrar en tu desgano. Las lágrimas son un maná cuando brotan de felicidad, pero cuando son de tristeza raspan el alma.

Me gusta la idea de hacer catarsis con uno mismo a través de las letras. Es maravilloso.

Besazos, reina.

Maria Eugenia Rojas Alegria dijo...

Hola:
Encantada de encontrar tu Blog, es magnífico, te felicito y el dialogo que presentas esta precioso, reflexión muy profunda. Me recordó a esa lectura, Huellas en la arena:
"...Cuando viste en la arena sólo un par de pisadas fue justamente allí donde te cargué en mis brazos"
Si me permites me quedo en tu casita, para seguir conociéndote, alma sensible y bella.
Abrazos de luz.
Mau

Pepe dijo...

Celia: ¿Qué puede ocurrir cuando por más que iniciamos el diálogo no encontramos respuesta y sólo percibimos el eco de nuestras propias palabras?. ¿Hemos construido un muro o llamamos a la hora de su siesta, o sencillamente tan sólo existe el eco?. Hace mucho tiempo que el diálogo se rompió y no encuentro la manera de restablecerlo. Me siento incapaz.
Un abrazo.