La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

miércoles, 3 de octubre de 2012

¿Me puede decir en dónde está mi hija?





Caminaba ayer, muy gayaspera, por la calle Corrida y en esto, me aborda una mujer, pequeñita, con los ojos vivos,  sonrisa franca y una saya un tanto desgastada:
.
"-Por favor... ¿me puede decir en donde está mi hija? Me pregunta
-¿Perdón?
-Que si me puede decir en dónde está mi hija...
-Lo siento; no entiendo el motivo de su pregunta... es que... pienso que... creo que no nos conocemos.
-Sí. A usted la he visto en el Periódico, y en la Tele, la he escuchado hablar del Más Allá. Dice que cree firmemente en la existencia de Dios y en la Eternidad. Dice que nadie muere para siempre y que tan solo se cambia de lugar. Verá...mi hija se murió hace poco tiempo.
Quiero que me demuestre que eso que dice es así. Quiero que me diga en donde está. Yo no puedo llegar a ella por más que ruego y pido, una señal que me diga de su rastro... Pero, Providencialmente la he encontrado a usted, y... y pienso, que si habla con tanta seguridad es porque realmente sabe mucho más que yo".
.
No puedo responder. Me falta el aire. Estoy desarmada ante esa mirada llena de ternura y de esperanza.
No sé que decir.
.
Le extiendo mis manos, y le susurro:
.
-"Lo siento. No puedo demostrarle que ella siga viva. Lo siento mucho. No puedo decirle en donde está, pero tengo la percepción y el sentimiento,  que lo que digo es cierto. Estamos viviendo una vida de Experiencias, aquí en la Tierra; de Experiencias Evolutivas. Más tarde, cuando la vida física termina, regresamos a nuestra verdadera Casa.".
-¿Eso es todo? Me dice.
-Lo siento. Eso es todo. Le respondo llena de frustracción
.
Entonces, me observa con incredulidad. Su expresión lastimera; más tarde mira al suelo. Se aleja despacito y mientras, vuelve su rostro lloroso sobre mí.

20 comentarios:

  1. Terrible...no quisiera nunca vivir ese momento...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Neo.Sí. Por mucha fe que se tenga, es lo peor que nos puede ocurrir.
      Nesinos y gracias por dejar tu comentario.

      Eliminar
  2. puf, que palo mas grande, no se por que me duele tanto la vida esta... que ganas de evolución tengo, poder vivir ese mundo ideal...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, nuevo amigo: De momento, creo que nos corresponde vivir esta experiencia. Ya tendremos tiempo de pasar a la siguiente ¿no crees?. Y algo es seguro.: Pasaremos.
      Un abrazo y gracias.

      Eliminar
  3. Su hija estaba con ella, aunque no la viera.
    Perder el cuerpo es doloroso, lo peor es llegar a perder el alma.
    Un abrazo querida Celia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marian. Así es. Creo que en ella estaba su hija. Pero la no palabra nos hace dudar, y pensar en que todo se acaba con la muerte física.
      Creo que el Alma, no se pierde. Puede estar acoquinada, ignorada, vapuleada por pensamientos negativos, durante toda una vida. Pero el Alma, está y se sabe poderoso. Aunque su poder no sea reconocido.
      Un abrazo, amiguina.

      Eliminar
  4. Imagino como te quedaste. Al menos supiste contestar. Yo me habría quedado sin palabras. ¡Lo que hace la desesperación!
    un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Amiga: Sí. Algunas veces las circunstancias nos hacen titubear, ponernos nerviosos. Otras, las preguntas duelen tanto, que dejas que el Alma tome las riendas y diga. Mientras, la Mente, parece esperar el desenlace.
      Besinos y gracias.

      Eliminar
  5. Lo raro sería que nunca te hubiesen hecho una pregunta así en una recoleta ciudad, tan recogida como en la que resides, mi querida Celia. Una no sabe hasta qué punto puede conmover y dar alguna esperanza que necesita ciertos matices, cuando es difícil acomodarse en lo finito del cuerpo; porque la realidad individual es muy diferente para cada uno de nosotros, pero en lo más intrínseco todos la sufrimos pero no de la misma forma angustiosa; es difícil llegar más allá de esas limitaciones culturales, donde se recoge y se transmite el dolor y la no aceptación de un hecho que nos iguala a todos tarde o temprano. Seguro que ella lo entenderá tal como lo abordaste, porque tu dulzura y seguridad sirvió de gran ayuda. No lo dudes. Nunca sabes porqué estamos en cada momento necesario. Es providencial.

    Elisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, amiga Elisa. No. Nunca me habían hecho ese tipo de preguntas. No creo que le haya respondido a la mujer eso que esperaba oir. Pero la creencia es fe. Es sentimiento sentido, es Conocimiento interior, pero que no puedes demostrar. Ante una pérdida, es tanto el sufrimiento, que quieres ver. Quieres saber pensando en la parte física. En cómo era la persona antes de partir.
      En fin...
      Un fuerte abrazo, amiga. Nos veremos en Navidad.

      Eliminar
  6. Dulce, conmovedor... me entretuve en tus líneas
    Gracias. Un beso
    Mar

    ResponderEliminar
  7. Querida Mar. Gracias por tu comentario. Estamos en contacto. Parece que ya puedo comenzar en estos lares.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Qué difícil es tratar de suavizar , ni tan siquiera un instante de dolor, cuando las palabras no son suficientes para ello porque se pierden en nuestra propia incapacidad de proporcionar respuestas que se esperan, querida Celia.

    Un abrazo

    FINA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola FINA: La vida no es fácil. Eso ya lo sabemos. Pero cuando existe ese fundamento interior de fe, que hace suavizar las vivencias, la existencia terrena es más agradable; más esperanzada, tal vez más fácil.
      Algunas veces me cuestiono si todo lo que sentimos los creyentes es un medio de auto-defensa.
      Algo me dice que no. Que estoy en el camino y que después de la vida hay Vida.
      Un fuerte abrazo y gracias por tu presencia

      Eliminar
  9. Cuestión de fé, Celia. Algunos la hemos perdido por el camino, algunos pensamos que tras la última puerta poco o nada hay. Repito, cuestión de fé. Lo que si es cierto es que mientras una sola de nuestras neuronas siga viva, su hija, mi hijo, los seres ausentes, estarán con nosotros permanentemente presentes con la misma fuerza e intensidad con la que estuvieron físicamente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pepe. El pensamiento y el recuerdo sobre las personas que hemos amado, sigue vivo en nuestro corazón. Pero, si solamente es así, ese recuerdo se irá cuando nosotros nos vayamos. Sería triste que todo lo vivido sea por nada.
      Si miramos los mundos interiores que el mismo cuerpo alberga, si miramos todo el abanico de sentimientos que nos acompaña, si sabemos mirar una puesta de sol, la Naturaleza plena, sabemos que no es la casualidad quien hizo todo.
      Aunque no he de negar que tengo alguna crisis de fé, afirmo que el sentimiento de perpetuidad, de Amor, de Vida después de la vida, me invade casi siempre.
      Gracias, amigo. Besos

      Eliminar
  10. Es tan dificil demostrar algo así; aunque se crea firmemente, ¿cómo lo demuestras y le das esperanza a esa mujer? Ojalá, la pobre encuentre consuelo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Reflejas muy bien ambas posturas, me gusta, esa abstracción de la protagonista y esa necesidad desesperada de concreción de quien ha perdido a alguien tan cercano y querido.
    Besos, amiga.

    ResponderEliminar
  12. Ante tamañas preguntas ¿quién tiene la respuesta? No valen trampas ante eso, viejas, mezquinas o manipuladas. La fe es cuestionable y existen versiones de la fe muy diversas.
    Un relato que me pone de narices ante las cuestiones vitales, no vale escabullirse.
    Tú lo expresas al final del relato. !Aplauso!
    A mi modo de ver, discutible, hubiera resultado magistral rematar el texto con este párrafo sin posteriores añadiduras:
    "Lo siento. Eso es todo. Le respondo llena de frustracción", final abierto.

    He estado apartada del mundanal mundo bloguero y juevero por motivos técnicos y de salud. Lo voy retomando a mi ritmo.
    Cariños sinceros.

    ResponderEliminar
  13. Carmen, Juan Carlos, Natalí: Muchas gracias por vuestros comentarios. Estoy de regreso en esta mi otra casa. Aquí, ne ebcyebtro con amigos, buenos amigos, con los que vuelvo y leo sentimientos tristes y alegres. La vida dno deja de ser una mezcla de todo.
    Muchos besos y todo mi cariño.

    ResponderEliminar