La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

martes, 16 de abril de 2013

No zozobres



 
Foto subida de la red
 
 
No zozobres. No vayas con la corriente del río si te percibes Fuente.
Había una vez un hombre que buscaba sustento uno y otro día, debajo del árbol, apartando ramas secas.
Y así, padeciendo de necesidad, paso uno y otro día, sin recibir bocado.
Pero... alertado por el piar de los pájaros, miró hacia arriba y observó una  rama y vio fruto.
Entre la alegría se sumó la tristeza. Observó cuanto tiempo perdió mirando al suelo y padeciendo hambre sin percatarse de la rama plena de tanto alimento. Ybuscó una escalera que facilitara su escalada, sin hallar ninguna.
Y Alguien muestra ese fruto que está en la rama y la rama, no cae y su fruto es perenne. Y Él no deja de mostrarlo en esa rama de su perfecto Árbol que no muere. No cesa de mover su rama para dar señales de su fruto.
Saciar el hambre físico, cuesta un esfuerzo para que se pueda sobrevivir.
Para saciar el hambre espiritual solo es necesario mirar, percibir con la mirada,  y si no encuentra entre los sonidos de las hojarascas, ha de buscar la forma de subir al Árbol.
No necesita trepar, derribando a otros que también ansían llegar. Tampoco talar el tronco.
Simplemente una mirada, una voz que alerte  de su hallazgo a los que aun no han emprendido el camino, una lección de Amor hacia los que sufren perdidos en el suelo… será suficiente para que una liana se descuelgue al suelo.

3 comentarios:

  1. Algo difícil lo que propones hoy, amiga. ¿Cómo contentarse con saciar el hambre moral si se sufre de hambre físico? Sólo los más fuertes en la fe son capaces de apaciguar el segundo apaciguando el primero.
    Una entrada muy actual, por desgracia

    ResponderEliminar
  2. Gran moraleja, amiga mía. Yo diría lo siguiente:

    " No mires donde no hay semilla porque jamás florecerá fruto"

    Un abrazo, Celia

    Fina

    ResponderEliminar
  3. ¿El hambre espiritual...?, difícil papeleta, aunque supongo que todos estamos en esa etapa interminable.
    Un abrazo y feliz día.

    ResponderEliminar