La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

miércoles, 20 de marzo de 2013

PALABRAS INAUGUR. EXPOS. BENEFICA


 
 
 
 
PALABRAS EXPOSICI´ON BENÉFICA.

"Una vez más, muchas gracias a todos los que os volcáis para que esta sala del Corte Inglés, acoja tan positivamente nuestros proyectos.

Gracias,  Señor Torres, gracias también a AEN,  a Covi Sanchez y José Jarne, que con desinterés apoyáis tantos proyectos.

 Gracias a todos vosotros por estar aquí.

Hace ya mucho tiempo que el Corte Inglés me brindó la oportunidad de exponer mis pinturas. Pasó tiempo… y tal vez, las ocupaciones o la propia incertidumbre hizo que fuera  posponiendo el momento de mostrar mi Alma, en unos lienzos.

Pero, ahora, y dada la situación actual, hemos pensado que es una buena causa, y ningún miedo, pudo con este proyecto que espera aportar algo positivo, para esta buena causa.

Todos estamos en el camino de la vida.  En donde nadie es más ni menos que el otro.

Vivimos circunstancias, interpretando diversos papeles.

Dichas circunstancias pueden llevarnos a ser protagonistas de postín o a hacer papeles que nadie desea interpretar en el Grandioso teatro de la Vida.

Cuando las situaciones de la vida, nos llevan a no poder tener cubiertas nuestras necesidades más básicas, jamás deberá importarnos acudir a centros sociales. A plena luz del día. ¿De qué tenemos que escondernos?

El ser humano ha de buscar su propia supervivencia, y cuando la suerte parece darle la espalda, mostrarse sin miedo, ese miedo que a menudo le hace retroceder, al no ir a recoger algo que por justicia social, le pertenece.

Los seres humanos solamente deberíamos avergonzarnos cuando abusamos, cuando invadimos a los demás con palabras de odio, con violencia, con ignorancia y demás menesteres sombríos.

El otro día, una de tantas noticias que se leen, me ha impactado sobre manera:

Una mujer joven,  se desmayó en la calle, mientras paseaba a su hijito.

Llevaba dos días sin probar bocado, ya que todo lo que tenía era para alimentar a su niño.

Al preguntarle sobre el motivo por el que no había acudido a un centro social, dijo que le avergonzaba pedir ayuda.
Reconozco que esto que aportamos hoy, no es mucho… pero es algo.

Estamos hoy aquí, y tal vez mi Ego me aplaude, por sentirme coprotagonista de este acto.

Pero lo que está claro es que todo esto, significa muy poco, ante tal cantidad de personas, que trabajan día y noche, sin hacer ruido, ayudando siempre al necesitado.

Esas personas que aportan, infatigablemente, trabajo y sustentos para que otros sobrevivan.

Personalmente pienso, dado mi positivismo, que todo es por algo.

Tal vez hayamos tenido que haber tocado fondo, para que esa parte Divina, llamada Alma, que todos llevamos, se haya despertado con más fuerza y así, corramos a ayudar a aquellas personas que en otro tiempo, de abundancia, ni siquiera habíamos descubierto.

Porque en las circunstancias actuales, ya nadie compite por tener las mejores galas o el mejor coche, mirando por encima del hombro a quien competía contigo en la carrera sin freno, de la vida.

 Y creo que ahora,  la situación nos está enseñando a saber mirar positivamente a las personas. Creo que cuando llegan los problemas, esa parte  maravillosa, que alberga todo ser humano, se manifiesta en favor de los que sufren, sea cual sea la circunstancia.

Sé que los seres humanos estamos llenos de sentimientos nobles. Y esos sentimientos siempre esperan, aunque pasen media vida acurrucados, dormidos,  en el fondo de nuestro Ser. Esos sentimientos, como digo, siempre esperan que la Mente humana los despierte para poder apoyar a los demás, en la difícil cordada de la vida.

Tal vez haya sido necesario llegar al fondo, para tomar ese impulso extendiendo, una nueva cadena del Amor.

Esa cadena que derribe murallas, que obvie las fronteras, que una el Mundo entero. Sin que nos desunan Dogmas ni colores.

No es una utopía. Sólo hemos de actuar en consecuencia y sabernos reflejados en el otro. Reconocer nuestra Grandeza interior.

Y llegar a asumir que la vida es un boomerang y que todo el bien o el mal que le hagamos al otro, nos lo hacemos a nosotros mismos.

Comencemos por nuestro entorno. Dando la mano y atendiendo las necesidades del más próximo.

La fuerza de la Onda expansiva… obrará el milagro.

Gracias, una vez más. Y mi cariño".
celia