La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

domingo, 17 de junio de 2018

FERIA DEL LIBRO DE GIJÓN 2018. Café Dindurra.

Texto leído en el recital poético, en el Café Dindurra, de Gijón. Feria del Libro 2018. Atardecer. Atardeció, sin darme apenas cuenta. ¡Pasé la vida! mirando las pisadas sin ver los pies. Sí. Recuerdo un día en el que había… había un murmullo bajo el puente, en dónde aquel anciano desgranaba entre sonrisas, palabras con estrofas y rimas y caricias a aquellos niños que le sacaban la lengua y a aquellos padres que tiraban de ellos para que el anciano, no les contagiara algún parásito, o enfermedad, ante semejante desaliño… y, pasé sin verle tan siquiera. Yo, avanzaba deprisa, y no me paré a ver sus suspiros y sus letanías de vida vivida, que enseñaba vivencias, para allanar los caminos de quien no hubiera andado aún, una experiencia dura. Pasó el tiempo. Y volví al lugar, con flores amarillas y un bocadillo de jamón serrano y un botellín de agua, para su sed… Había… un murmullo bajo el puente y entonces… bajé corriendo para mirar qué ocurría, porque los seres humanos no vemos a menudo las cosas bonitas de los otros, pero sí, corremos a atisbar qué ocurre en momentos determinados, para emitir un juicio, y llevarlo a nuestro terreno y lanzar opiniones diversas sin importar el hecho en sí. Llegué, en el mismo momento en el que el anciano, expiraba en agonía mientas los servicios médicos se afanaban en revivirle. Quedé en la esquina, avergonzada de venir ahora, quizás el destino lo quiso así, para que tomara conciencia de mis carreras, hacia aquí y allá, sin pararme a mirar los pies de los demás, ni tan siquiera, estos pies que me sustentan. Aprendí dos lecciones, en una sola zancada: -El ayer no regresa y hoy, ávida de poemas, veo las hojas desparramadas con estrofas de amor, yaciendo al lado del difunto. -Y el hoy, es nuestra única realidad que se alimenta del ayer y se sustenta en el mañana. Pero el hoy, es este momento en el aquí, ahora, en donde leo esta reflexión, en una mañana de Junio.