La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

miércoles, 24 de diciembre de 2008

Vuelves a casa.





Vuelves a casa, como ayer; vuelves a casa, y la derrota habla
con el silencio.
No dices nada porque todo se ha dicho, y el antes se repite
volviendo a ser mañana.



No has visto que sembré flores en el huerto, y que las amapolas
se visten de color
No has visto que los laureles cantan con los grillos y que las espinas
ya no trazan heridas.
No has reparado en mi cambio de vestido, y tampoco en el rictus amargo
de mi mirada.



Me doy la vuelta y contemplo lo que tú no has visto, por tus ojos cerrados.
Salgo y me invade la brisa, esa que ajusta el vestido entre mis piernas
y me balancea la noria de los presagios tristes de un adiós.
Y me tortura la idea de una historia acabada, con silencios vertidos uno a uno
Esos silencios que parpadean trillando la muerte de las palabras.



Miro ese sombrero de paja que llevo sobre mi cabeza, e intento
que brote la mágia del ilusionista, haciendo bailar esas palabras que han enmudecido.
Pero sólo surge la risa inanimada y fría de las ausencias, y los reproches y las miradas solas
brotan con los golpes de mi varita, que se afana en hacer que resurja
aquello que brilló, tal vez... un día.

13 comentarios:

  1. Buenos dias Celia,

    Un trasfondo triste en este poema.

    Cuando se pierde la "magia", todo nos resulta monótono y no somos capaces de darnos cuenta ni de los pequeños ni de los grandes cambios que pueden ocurrir a nuestro alrededor.

    Difícil tarea la de mantener el fuego del amor, aunque no imposible.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Ay Celia, no soy la más adecuada para hablarte de fe pero, aunque en ocasiones no lo parezca, no dejaré nunca de soñar y hoy voy a pedir para ti la fuerza de un milagro. Que esa varita cubra de magia tu anhelo y deje de ser deseo convirtiendo lo inverosímil en posible...

    Un fuerte abrazo,

    ResponderEliminar
  3. Paco, Flipo. No es mi sentimiento, no os preocupéis.Es que como digo en la cabecera de mi blog... yo soy tú y el otro y el otro, y tú eres yo etc... Y todos tenemos el Alma como Fuente común, por eso somos uno.
    Por lo que tan sólo tenemos que mirar para escribir historias, como esta, que hoy,(de momento) no me corresponde.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. :-) mmmmm... Gracias por la aclaración ;-) Mantengo pues el deseo de la fuerza de un milagro para que lo apliques al UNO, y algo me tocará...

    Un beso,

    ResponderEliminar
  5. Celia preciosas pero amargas palabras para el que lo pasa, pero todo pasa y todo llega, yo deseo que nadie nunca pierda la fe, la ilusión, tan necesaria para seguir adelante...y sobre todo creer en uno mismo...
    Gracias y que pases una Feliz Navidad.

    ResponderEliminar
  6. celia ,cada dí me tienes más enganchada con tus hermosos relatos.Es difícil admitir que algo se acaba ,pero cuando llega hay que dejarlo marchar.
    Precioso como todo lo que creas.
    Besos.Shertezade

    ResponderEliminar
  7. Bueno, a veces ocurre, se pierde la esperanza y el deseo y quedan esas miradas solas incapaces de recostarse en ningún paisaje. Pero la privarera volverá, quizás con otras flores y perfumes. Y entonces al mirar atrás, comprenderemos que nada nos era imprescindible.
    Un abrazo y un texto perfecto.
    Merce

    ResponderEliminar
  8. Si hermosa es la rosa,
    más hermoso es el poema.
    Si las palabras son magia,
    más es la magia del poeta.

    Y si la poesía sueña,
    los amores son eternos.

    Bikiños Mercedes

    ResponderEliminar
  9. Y días de perdón por haberte cambiado de nombre, Celia; ¡Dios!, qué desastre soy...

    ResponderEliminar
  10. Es difícil volver cuando uno se ha ido para siempre y, aunque buscamos a toda costa ese cariño de estar cerca, el recuerdo es lo único que nos llena de consuelo.

    Intensos versos que atrapan de esa melancólica devoción por luchar contra la ley de la vida.

    Un buen trabajo, felicidades Celia, un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. En esta mañana de Navidad, os encuentro en mi blog con esos mensajes siempre tan conmovedores y halagüeños.
    Mil gracias Paco, Flipo, Ainhoa, Scherezade, Mercedes, XoseAntón, Angelus (qué bueno éso de vover a la vida ¿verdad?)
    Un abrazo muy grande.
    celia

    ResponderEliminar
  12. La vida es un sombrero, como el que decribes tú, de paja. Unos se lo quitan y otros se lo dejan puesto, para ver a través de él.
    Tú, solo tú, sabes con esa elegancia que tienes, dejártelo puesto.

    Muchos besos!!!

    ResponderEliminar
  13. Hola Sea. Sí. El sombrero, de paja o no, dicen que las mujeres, podemos dejarlo en la cabeza aunque estemos en fiestas de postín.
    Besos

    ResponderEliminar