La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

domingo, 23 de noviembre de 2008

El baile de las Energías.



Existe el Ser Humano y existen las Energías, las que generamos los vivientes de la vida terrena, y los que pasaron al otro lado de la Existencia.
¿Que tenemos tendencias… hacia el bien… hacia el no bien?, de todos es sabido.
¿Que nadie es absolutamente bueno o no bueno?, también es cierto.
Pero, llega el momento en el que nuestra vida en la tierra, toca a su fin. Y “volamos” a otras dimensiones que no son más, que las libertades del vuelo libre del Alma, que es realmente la que perdura.
¿Que simplemente por pasar a otra Dimensión nos hacemos perfectos y vamos a la Luz? Ummmm, eso ya no lo sé.
Reconozco que hace muchos años pensaba, en mi inocencia, que todo lo negativo se acaba aquí, y que desde el otro plano de la existencia vemos el daño que causamos a los vivientes y nuestro arrepentimiento sería “ipso facto”, haciendo que lo negativo se tornara positivo, y todos tan bien y tan felices…
Pero mi experiencia terrena, que hoy es variada, me dice que no es así.
Que las Energías que perduran tienen dos bandos e influyen en los seres vivientes.
Cada “equipo” hace lo que puede para ganar. Como en ese partido de ping pong, en el que cada “figura” lanza la pelotita, -que no es más que el propio ser humano-, e intenta el aplauso de sus aficiones.
El Alma, siempre lleva Amor y Conocimiento, pero, a menudo, todo ello se olvida. La actitud del ser humano hace que la chispa Divina, se reduzca, pero ella nunca muere.
Siempre existirá la oportunidad de hacer fermentar esa Esencia positiva, en las variadas experiencias de la vida.
Por supuesto, son deliberaciones a las doce treinta de una mañana de domingo. Pienso que es así… nada más.