La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

viernes, 16 de enero de 2009

Sí. Dios existe.


Sí. Dios existe.
La Sabiduría de Dios es ilimitada, Dios es la misma Sabiduría, pero el ser humano, cuando bebe de la Fuente del saber, queda limitado porque la mente humana jamás puede comprender racionalmente ciertos misterios que, aun siendo sabedor de ellos, no pueden adaptarse a la realidad humana.
El ser humano es creado en bondad porque es parte de Dios. Pero si eres bueno porque no conociste la tendencia al no bien, no tendría valor el ser. Así, Dios lo hizo libre y camina paso a paso. Tropieza. Se equivoca. Se levanta. Lucha. Conoce. Desconoce…
Y un día llega de nuevo a la Felicidad con el conocimiento de las experiencias y la libertad de su elección.
Existen distintos niveles de evolución antes de llegar a la fusión con la Luz. Con Dios:
Unos viven en Luz; otros viven con la realidad del conocimiento Divino; otros viven con el Alma conocedora de ciertos misterios; otros viven sabiendo tendencias de bien y no bien; otros viven hoy bien, mañana en no bien; otros viven con tendencia al no bien; otros desconocen el bien. Olvidaron su Esencia.
Sí. Dios existe.
Y aún con Él, puedes vivir plenamente tu vida. Puedes jugar con tus experiencias y que lo niegues, y que le ignores, porque Él tolera y te deja hacer.
Sé que hay Dios, porque lo siento, lo presiento y lo conocí. Y lo conocí y reconocí en mí y en todo aquello que vive.
Dios es Vida, y vive en la vida como éste o aquél. Él es Todo, está en todo lo bueno y busca lo bueno en lo no bueno.
La idea de Dios, no entra en cabeza humana porque ¿Cómo podemos meter la luna en una jarra de agua? Tenemos que conformarnos con sentirlo y mirarlo en nosotros mismos, y en cada obra de la Naturaleza.
Sí. Dios existe.
¿Cómo puedes nombrar algo que no existe? Aunque fuera nada, que no lo es, seguiría siendo, porque sería algo “nada”.
Para justificar las acciones contrarias a la evolución, no es necesario poner carteles en los autobuses que recen:
“Dios no existe”.
Eres libre. Siempre lo has sido. No te justifiques para hacer, con la negación de quien crees corta tu libertad. Nadie te la cortará exista o no. Tampoco recibirás el infierno eterno como castigo a tus actos. Hagas lo que hagas...
Serás tú mismo, cuando pases la Puerta, quien viendo las acciones tan contrarias a tu propia Esencia, sentirás que has fallado. Y sentirás la pena de ver que tu Yo estaba, pero yacía arrinconado por las vivencias que no le correspondían.
Mírate y no hagas a nadie lo que no quieras que te hagan a ti.
¿Qué por qué escribo dando por sentado lo que puede ser probabilidad?
Ni soy arrogante, ni Dogmática... sólo he recordado lo que siempre añoré.
¿Qué si tengo certificación de la existencia de Dios?
¡Ríete del Sabio que basa su Sabiduría en lo que toca!
...Yo ... sólo intento plasmar mi sentimiento.

33 comentarios:

  1. Celia tus palabras me hacen vibrar y sentirme viva para vivir este presente y cambiar lo que no me gusta. No estaria bien cruzar al otro lado y luego pasarlo mal, por no haber hecho lo que manda mi corazón.
    Un abrazo de Carrachina.

    ResponderEliminar
  2. Celia, hay tantos dioses y tantos espejismos en este laberinto de creencias, de dogmas y mentiras implantadas como verdades.
    Yo lo que he aprendido en mi esperiencia espiritual, es que del Tao, como decia Lao Tse: "Le llamo Tao porque desconozco su nombre".
    Que por màs que uno predique a los cuatro vientos cualquier filosofia del Espiritu Santo, o sea, el Tao,
    no sirve para mucho, porque las palabras son mentirosas, la ùnica que no engaña es la acciòn y no de un dia o dos, sino la acciòn mantenida y encastrada en tus atomos, tanto, que ya no puedes ser de otra manera, si no, siempre, en todo momento con la recta acciòn.
    Fuerte abrazo de corazon

    ResponderEliminar
  3. Hola Esther.
    No son mis palabras. Eres tu misma, que buscas en ti. Tal vez lo que escuchamos nos ayuda a reflexionar. Y unas cosas dichas nos llegan más y otras menos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Hola Marian.
    Yo le puedo llamar Dios, como Esencia, o Luz o Todo, o Algo...
    Lo siento, y cada día que pasa estoy más convencida de que vive en todo aquel que vive.
    Las separaciones dogmáticas, son sólo eso, separaciones. Y son por las distinta forma de ver a Dios.
    Si fuéramos conscientes de que Él está en todo y somos una partícula de la misma Esencia, otro gallo cantaría.
    A mí, a pesar de todo, me ha costado mucvhos años de mi vida aceptarlo como parte mía y de todos.
    Nos inculcaron un Dios barbudo y lejano, dejando hacer. Sentado en un sillón.
    Pienso que no tiene nada que ver con la realidad, porque viviendo en quien vive, sufre, ríe, llora, espera, se levanta... porque en todos está.
    Yo no tengo dogmas. He borrado hace mucho tiempo, todo lo aprendido, y comencé a mirarme, y descubrí la Maravilla que vive en todos.
    No te creas que dediqué mi vida a la contemplación... ja...ja...
    Estuve y estoy totalmente ligada a la tierra, y corriendo de acá para allá. Llena de quehaceres y de obligaciones. Ahora un poco menos, para ser justa.
    Un abrazo Marian.

    ResponderEliminar
  5. Hola Celia:
    Me encanta este post. Reconocer la existencia de Dios, y proclamarla, o reconocer alguna vivencia espiritual y contarla, es esperar a que te lluevan todo tipo de críticas y agudos comentarios acerca de dogmas, realidades y pruebas.
    Yo también creo en Dios. Firmemente. Y soy inmensamente feliz de pertenecer a su esencia. Y agradezco el libre albedrío que me entrega, sólo por nacer, para poder ser mejor persona. Y también, como tú, tengo los pies bien asentados en la tierra. Solamente pongo mi grano de arena, cada día, para contribuír a que las cosas sean un poco mejor, a que se utilice la libertad para construir.
    Nada más. Y nada menos. Y da igual el nombre que se le ponga, o como se exprese su existencia.
    Un beso.

    Soledad.

    ResponderEliminar
  6. Hola Soledad ¿Las críticas? Siempre puedes aprender de ellas. Aunque duelan. Estoy abierta a todo, porque estoy comprometida conmigo misma y abandero mis sentimientos de Amor, Permanencia, Conocimiento...
    Lo que escribo, nunca es un Dogma,, faltaría más. Yo huyo de ellos. Pero sé (perdón, pienso) que todos tenemos la misma Esencia Divina. Y si Alguien la "puso", es porque existe.
    Existen muchos embaucadores, y sectas, y personas sin escrúpulos predicando el nombre de Dios. Dios creo que nunca está detrás de todo eso que lleve a la oscuridad al ser humano. El lucro, en nombre de Dios, o pisar al otro, en nombre de Dios, o guerras, en nombre de Dios... Todo eso no es Dios, sino la ausencia de Él.
    Tengo experiencias que a mí, me demuestran la existencia de Algo, que vive en nosotros, y que no podemos alcanzar en toda su Inmensidad.
    Un abrazo, Soledad.

    ResponderEliminar
  7. Celia,

    Una vez más andamos en sintonía, y queda expresado de forma contundente algo que con independencia de que pueda servir o no como punto de reflexión a los demás, constituye un pilar de tu existencia.

    Me parecía muy necesaria esa afirmación sobre la libertad que recoges en tu texto... "Eres libre"... la gente, por culpa de una iglesia trasnochada, interpreta la existencia de Dios como la de un gran ojo castigador... que lastima que aun siga la sociedad en ese punto con lo rápido que hemos avanzado en otras cuestiones....

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Sí. Pienso que somos libres, porque de no ser así ¿En dónde está el abanico de elecciones del ser humano?.
    No es prepotencia, pero sé que Dios existe. Por supuesto no soy ninguna enviada celestial, tal vez sea sub-alterna, para contar algo. Porque los Jefes, nunca han escrito. Ellos hablan o dictan...
    Pero créeme si te digo que me siento tan empapada de Dios, que algunas veces "chorreo". ja...ja... (no confundir con chocheo), eso tal vez dentro de unos años...
    Sí. Dios existe. Y que me demuestren lo contrario.
    Como tú bien dices, no es amenazante, ni vengativo, ni ausente... Dios Es y Está. En ti, en mí, en el otro... en el otro...
    Un abrazo Ave.

    ResponderEliminar
  9. Celia ,he de comentarte algo.He creído en un ser superior que guiaba nuestros pasos y nos ayudaba en el caso de pedírselo.En lo que no creo es en la institución como tal que ,a mi parecer,no predican con el ejemplo.Pero volviendo al tema que me interesa decirte que en las ocasiones en las que he necesitado de él ,me ha ayudado sea en forma de consejo,amigo o llamada telefónica.Y también crfeo en sus ángeles y en los nuestros .Quizás alguien se ría al leerlo,pero no me importa puesto que en uno de esos momentos en los que decides no continuar viviendo hice una súplica interior y me vino la ayuda en forma de persona y gracias a esa ayuda estoy aquí escribiéndote.
    Haces reflexionar con cada una de tus entradas,Celia.
    Si quieres pasarte por casa ..ayer me otorgaron un MEME ,una especie de premio y a modo de guasa he colgado una entrada .Y quiero compartir este premio con todos vosotros y en especial contigo porque sé que El me ha puesto en tu camino para que me enseñes .
    Besos y gracias por ser y estar.

    ResponderEliminar
  10. Hola Sherezade.
    Creo que entre Él y tú, no deben de existir intermediarios. ¿Acaso cuando quieres hablar con tu padre, le pides a tu hermano que hable por ti?
    No. Seguro que no. Tú tienes hilo directo con ese Alguien, le llames como le llames. Porque vive en ti, y busca ayuda para ti.
    Nunca te desesperes. Todo en la vida es por algo, y de todo tenemos que aprender.
    No creo que sea bueno seguir un camino trazado, en cuanto a espiritualidad. Somos libres. Ningún Dogma puede atarnos. No podemos dejar nuestras creencias, porque algún "representante de Dios en la tierra" nos ha defraudado.
    No. Eso es otra cosa. Piensa en ti y en la Esencia que vive con, por y para ti.
    Yo, creo firmemente en la Mano que nos arropa y que nos saca tantas veces del atolladero de la vida. No estamos solos. Tengo tanta seguridad de que es así, y de que somos inmortales, y de que no tenemos que sentir miedo nunca, y mucho menos "quitarnos del medio", que me encantaria salir a la calle y abrazar a todo aquel que sufre, y darle esperanza.
    Pero... ¿qué puedo hacer yo? Si hago esto ya sabes, me metarían con camisa de fuerza (con toda la razón). Por eso escribo y digo y atiendo los dictados de mi Alma, que me hace trabajar duro. Pero lo hago gustoisa, porque siento toda su Esencia vibrando, arropando las teclas y mis dedos, y todo mi ser.
    ¡Ánimo!. Seguro que la vida va a ser cada día mejor para ti. Si tienes un momento de flaqueza (cosa poco provable) No dejes de ponerte en contacto conmigo.
    Un abrazo, querida amiga.

    ResponderEliminar
  11. ¡Provable! no... probable.
    ¡Que acelerada soy!

    ResponderEliminar
  12. Exista o no Dios, creo que no es transcendente a nuestra realidad. Somos dueños de nuestro albedrío, que ese sí parece nuestro destino. Lo demás son ganas de buscarle los tres pies al gato. Si racionalmente es imposible afirmar no negar la existencia de Dios, ¿a qué viene el esfuerzo intelectual y la división que se crea entre creyentes y no creyentes? Me pregunto si alguién saca beneficio, sobre todo económico, de ésta absurda disquisición, porque de lo contrario que me lo expliquen. Tú, Celia, crees, otros no creen, ambas posturas se encuentran a la misma distancia de nuesta capacidad racional; se puede ir más allá. Yo no lo sé, y la verdad, tampoco me importa. Quiero decir que con o sin Dios, los recursos de que dispongo han de ser los que me ayuden o resten en esta vida. El más allá, la propia expresión lo dice, no es necesario afrontarlo ahora, ya tendremos tiempo de disfrutarlo.

    Bikiños

    ResponderEliminar
  13. Hola Xosé.
    ¡Tienes más razón que un santo!.
    Pienso que existen grandísimos santos que jamás pensaron el la existencia o no de un Ser Superior. El ser buena o menos buena gente, está en el interior de cada uno. Tú puedes estar toda tu vida oliendo una rosa, sin darte cuenta de la existencia de ella. Porque no conoces lo que es la ausencia de aroma. Pero tu vida discurre igual con o sin ella. Así pienso yo que es Dios. No le importa mucho que ceas en´´El, simplemente se deja sentir, y por "ser sentido" siempre, no le conoces.
    Hablo de estos temas, porque, aunque parezca mentira, existen personas que necesitan(mos) sentirnos acompañados y pensar que no estamos solos en un mundo de indiferencia y soledad acompañada, en muchos casos.
    Este post, lo he escrito porque me parece una majadería poner en los autobuses (algunos) Dios no existe, haz lo que te de la gana... o algo parecido.
    Entonces, para equilibrar un poco la balanza, yo digo mi parecer y en un momento de "rebeldía", hice esas letras diciendo Sí. Dios sí existe.Con palabras sentidas y palpadas.
    Entiendo que mi blog sea un poco "pesadillo" con el tema. Pero mañana colgaré una historia de amor terreno. Para compensar un poco. Ja...ja...
    Por cierto, tu post de hoy.... una maravilla. Volveré nuevamente a tu blog para disfrutas ese paseo maravilloso por París.
    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
  14. Me encantó el comentario de Marian :)
    Yo estoy contigo, Celía y con ella también.
    Dios existe, pero con tantas formas como gente que actúa por el bien de los demás hay en el mundo.
    Todos son verdaderos, todos adorables y adorados, pero lo que también es cierto, es que no creo que en ninguna de sus formas, Dios esté en contra de ningún ser humano.
    y... creo que me explico.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Hola Amig@.
    Sé que el tema es un tanto comprometido.
    Tienes toda la razón. Yo creo que la postura de Marian y la mía, están en sintonía.
    Creo que todos debemos de buscar dentro de nosotros, y en el otro y en el otro. Porque la Esencia es y está en todos.
    Cuándo te intentan "vender" lo que tu llevas, mal negocio haces si compras.
    Por eso las aportaciones siempre tienen que ser un bien desinteresado, y por supuesto los hechos simpre son mejor que las palabras.
    "Es más importante el buen hacer que el buen decir. Pero dichos y hechos, elevan y benefician a quien habla y hace, tanto como al que escucha y recibe"
    Mi libro, Entre el Alma y la Razón.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Yo no creo en un DIOS lejano. No creo en un DIOS que no me compromete ni me alumbra el camino a seguir. ¿A dónde iré por mí sólo? Así va el mundo con tantas guerras y conflictos. ¿Y la familia? Quien la ilumina y le vislumbra el camino a seguir? ¿A dónde vamos? ¿Dónde está mi DIOS que no me acompaña y me guía, y me asiste? Se me vendría el mundo abajo ahora mismo porque yo no creo en un DIOS así.
    Yo creo en un DIOS que eligió a un pueblo y le fue enseñando el camino y su Alianza. Se comprometió con él y lo acompañó sacándole de las tinieblas, liberándolos de los peligros y recordándoles su Ley, la Ley Natural impresa en cada uno de nosotros, los Mandamientos, por
    eso lo sentimos y queremos ser personas de bien.
    Yo creo en un DIOS liberador, que en su peregrinar con su pueblo los liberó de muchos peligros y los condujo hasta la Segunda Alianza. DIOS fue preparando a su pueblo para que entendieran su plan. Su pedagogía está encadenada y va suavizando los corazones para que acojan a su HIJO, el enviado y con el que llega la Plenitud eterna.
    Ese es mi DIOS. Alguien que existe, que vive, que lo siento, que camina conmigo, que me acompaña y me sostiene. Ese es el DIOS que me promete la vida eterna y me lo concreta en su HIJO JESUCRISTO Resucitándolo. Ese es el DIOS de mi Iglesia, fundada por ÉL y el del Colegio Apostólico, los Apóstoles, sus contemporaneso que vivieron, lo conocieron y comprobaron su Resurrección. Yo sólo creo en ese DIOS, único y verdadero y que cada día se manifiesta en el dolor, la miseria, las guerras y los conflictos amando y muriendo en la Cruz para que nos demos cuenta donde está la solución. Yo creo en ese DIOS que se me da cada día en Cuerpo y Alma en la Eucaristía y me alimenta y sostiene. Yo creo en un DIOS que me habla y me promete vida eterna y felicidad. Yo creo en un DIOS con el que no le tengo miedo ninguna a la muerte. Yo creo en el DIOS que creyó Pablo, Madre de Calcuta, San Agustín, San Irine, Pedro, Tomás, que metió sus dedos en sus llagas, los de Emaús que lo reconocieron cuando iban derrotados para sus casa; yo cero en el DIOS que sostiene a todos los misioneros en el tercer mundo.
    Yo creo en la Segunda Persona de la Santisima Trinidad: JESUCRISTO, DIOS Y HOMBRE VERDADERO.
    Una gozada saber que DIOS se hizo hombre como yo para enseñarme con su experiencia humana el camino de salvación. Y que no se fue, sino que prometió esta con nosotros hasta el final. Y que nos asiste con su ESPÍRITU. Ese es mi DIOS, de carne y hueso y también ESPÍRITU. Porque de no ser así, ¿quién me daría mi dignidad de hombre igual al otro? ¿Quién nos estaría diciendo que tenemos derecho a la vida, que tenemos derecho al respeto, que tenemos derecho a ser tratados iguales,que el débil debe ser protegido por el fuerte? ¿Quién nos lo dice?: ¿la ONU, Zaptero, Rajoi, Obama? Y cuando esos se vayan, ¿los que vienen respetaran nuestros derechos? ¿Y los israelí, los palestinos, los del Congo, los cubanos,...etc, quién los defiende y les da el tratamiento digno de persona? ¿Y mañana?
    Sólo el SEÑOR JESÚS nos ha elevado a la dignidad de ser hijos de DIOS y, por su muerte y entrega, nos ha hecho, nos ha rescatado para DIOS, y por eso somos seres iguales y con derecho a ser respetado. Y eso lo defiende la Iglesia, porque, ¿diganme que hacen los otros? ¿Dónde estaríamos ahora si por los hombres fuera? Sólo miremos que pasa en el tercer mundo y lo que hablabamos hace unos momentos respecto a lo de Gaza.
    Ese es mi DIOS encarnado en JESUCRISTO, y a ÉL sigo y en ÉL me apoyo y a ÉL proclamo.
    Perdona Celia la extensión porque las palabras bullían del corazón sin poder remediarlo. Tampoco quiero ir contra lo que todos ustedes crean y piensen. Cada uno debe elegir su puerta y su camino. Pero yo comparto lo que pienso y lo que siento. Así es DIOS para mí.
    Un abrazo para todos.

    ResponderEliminar
  17. Hola Salvador. Dios, es Dios. Creo que también se puede llamar de otra manera, porque sige siendo Él.
    Amí, mi enseñanza reigiosa hasta los 18 años (antes de ingresar en la Universidad), y la enseñanza rligiosa, estaba llena de amenazas, miedos. Nos prsentaban a menudo, un Dios, distante. Un infierno calamitoso y eterno. Un limbo injusto de niños sin bautizar...
    En eso no he creído nunca a pesar de las enseñanzas. Y no creía porque había algo dentro de mí, que me decía que las cosas eran diferentes. Que Jesucristo vino para unir al mundo, diciento Amor, haciendo Amor y experimentando Amor. Ese Amor de Dios, que siendo la Esencia de Él, creció y creció, convirtiéndolo en el mismo Dios. Pudiendo curar, y resucitar. Pero también me dice que Jesucristo no pudo deparar al mundo, escogiendo a unos pocos, o creando una Iglesia, que pudiera hacer que otros crearan discrepancias sobre ella, y así ser objeto de guerra tras guerra.
    Mi pensamiento me dice que Jesucristo vino a enseñar al mundo su Amor. No había elegidos, ni habia buenos o malos. Simplemente existían seres humanos sedientos de conocimiento y de Amor y comprensión.
    Hace muchos años, realicé el viaje de mi vida. Fui a Israel, a buscar las huellas de Jesucristo.
    Que me perdone Dios, pero lo único que encontré fue un lugar con muchas creencias, con prohibiciones de los unos a los otros, con una Iglesias grande de una creencia y otra mayor de otra diferente, para opacarse mutuamente.
    Francamente, llegué a la conclusión de que si el mundo estaba perdido antes de su venido, ahora estaba más bien despistado.
    Encontré a quien buscaba, mirando las montañas, y mi Espíritu vibraba contemplando lo mismo que Ël había contemplado, hace miles de años. Y sobre la barquita que nos transportaba en el lago Tiberiades, sentí la suave caricia del viento, que interpreto, como su abrazo...
    Yo soy católica, pero miro y veo que existen multitud de flecos en ella, que no me dicen nada. Soy consciente de la gran labor que desarrollan y desarrollaron en el Mundo, dando sin recibir, y atendiendo, cuando tal vez deberían de ser atendidos.
    Yo nunca comprendí que para hablar con Dios, necesitara un intermediario. Por eso, desde niña, yo hablaba directamente con Él ¿no era mi padre? ¿Por qué pedirle a mi hermano que me echara un cable? No. Eso siempre lo he sentido así.
    Pienso que el mundo debería llegar a la conclusión del Amor, mediante las premisas de os sentimientos interiores. Sin olvidar nunca a aquelos enviados celestiales, lamense Jesucristo, Buda, o tantos y tantos que no voy a nombrar.
    A menudo entro en una Iglesias. Y me siento feliz y medito a mi modo, porque palpo energía positiva. Y me siento arropada.
    Creo que en el ser humano está Dios,llámese Energía, Todo, Luz... es lo mismo. Tenemos que buscarlo en nosotros mismos y encontrarlo en el que camina junto a ti, y en el que está lejos. Y tenemos que hacer crecer esa chispa divina que se alimenta de nuestras acciones. Y tenemos que darnos cuenta de que el Mundo tiene que estar unido, y no separado por Dogmas, muchas veces, sin sentido, y tambien interpretado por el ser humano, que como tal, somos imperfectos.
    Ningún enviado ha escrito nada jamás (que sepamos). Bien... las interpretaciones de sus palabras pueden o no estar ajustadas a la realidad. Si ahora le das un mensaje a una persona, y le dices que pase a otro, lo escuchado, y así sucesivamente, cuando llegue al... décimo, por decir algo, el mensaje seguro que no se va a parecer en nada.
    Quiero decir con esto, que con la mejor de las intenciones, cuántos y cuántos que han interpretado, lo han hecho a su manera.
    En definitiva, toda esta reflexión puede terminar por mi parte, diciendo que yo he encontrado a Dios, en mí, y en todo el que camina como yo. Sea de donde sea y venga de donde venga. Porque Dios está en todo, y no separa, y no tiene palabras amenazante, y no tiene odios, ni reconres, como tampoco castiga. Somos nosotros los que viendo con la realidad de nuestra Alma y pasados al otro Lado, vemos el daño causado, y con ello sufrimos. Y nuestro infierno (por supuesto, no eterno, porque ser ser así la justicia Divina, no sería justicia), dependerá de las
    vivencias que hayamos tenido con nosotros mismos y con quien camina a tu lado.
    Soy absoluta defensora de la familia.
    También soy defensora de que cuando las situaciones son insoportables, no se debe de continuar con ello a cualquier precio.
    Por supuesto que todo esto que escribo, como puedes interpretar, es mi apreciación personal. Y mi sentimiento.
    Todo nos lleva al mismo lugar. Intentar ser felices en la tierra, pisanddo fuerte, con los pies aferrados a ella, y con la mirada puesta en los que están en las autopistas, en las carreteras, en lso senderos...a tu lado, o lejos de ti.
    ¡Ah! y mirando el cielo que vive dentro de ti... dentro de todos.
    Un abrazo Salvador.
    Creo que nos une la misma sintonía de Amor a Jesucristo y a Dios, llámese como se llame.
    celia

    ResponderEliminar
  18. Querida Celia, te comprendo y te respeto. Cada uno de nosotros tratará de buscar su DIOS personal que apoyará en sus sentimientos y apreciaciones personales. Yo no lo creo así. Yo creo en un DIOS Revelado, en un DIOS que ha hablado y se ha manifestado, precisamente para acercarnos a ÉL. En un DIOS que se nos da y ofrece.
    No puedo decir más, porque sería caminar por caminos divergentes y no conduce a nada. Creo que todo está en la Resurrección. Si ese tal JESUCRISTO, que nació, es lo que le da sentido a la Navidad; sí ese tal JESUCRISTO, de quién habla la Biblia como HIJO de DIOS resucitó, nada hay que discutir. Todo está aclarado, pues como DIOS, ha vencido la muerte. Si no ha sido así, todo sería una mentira y, concretamente yo, no tendría muchas esperanzas, pues en el hombre, por el hombre, no creo.
    Yo si me lo creo, porque me fio de esos doce Apóstoles, que dieron sus vidas, casi todos mártires, sin nada a cambio, de forma gratuita. Porque me fio de la Palabra de JESÚS. Y por eso tengo esperanza en el hombre y en el amor.
    Gracias por tus pensamientos, comprensión y tu compartir cordialmente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Yo también creo en Él. Por supuesto que creo en Él,y en su Palabra, y en su Bondad y en todo el Amor que ofreció y que querría dar a raudales al MUNDO ENTERO, sin escoger a nadie en especial. De ser así, no me cuadran ya las palabras. Y creo en ti... y en todo aquel que vive.
    Pero ¡Estamos haciendo lo que tantos han hecho!. Por darle tantas vueltas a si es así... o si es de otra manera... olvidamos que nuestra vecina pide auxilio, porque se le está quemando la casa.
    Siento a Dios. Con eso me basta. y Él me ayuda a que intente comprender y ser mejor persona cada día. Y que intente ayudar al prójimo (algunas veces lo consigo). Y me dice al corazón, y se me revela en la Naturaleza entera.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Gracias por escribirme y visitarnos, te dejo una tacita de te en lo que te sigo leyendo, me encanta tu escrito de hoy, es muy profundo y te hace meditar mucho....

    Besos y nos estamos comunicando

    Veronica Villatoro
    Fundadora Internacional

    ResponderEliminar
  21. Todos necesitamos un Dios, alguien superior al que poder identificarnos.

    ResponderEliminar
  22. Querida Celia
    Dios existe. Muy cierto, lo conozcamos o no, es el origen mismo de nuestra existencia, de la cual estamos cobrando conciencia de ser. Y de pronto nos damos cuenta que cada partícula esta llena de su esencia y que por lo tanto nunca estamos alejados de él, ya que esta en cada partícula de nosotros mismos.
    El cielo y el infierno como lugar no existen, existen en nosotros mismos, si aprendemos a vivir plenamente estamos en ese cielo y si solo hacemos actos que implica el sufrimiento estaremos en nuestro propio infierno. Dios no castiga ni premia nosotros mismos lo hacemos.
    La divinidad, cada ser humano la nombra distinto, de acuerdo a su cultura. Es una tontería decir que cada quien se fabrica su dios personal. Pues Dios, el todo, el TAO, el padre, el arquitecto del universo siempre será el mismo, solo que le nombramos de acuerdo a nuestro lenguaje.
    En cada cultura se reconoce su triunidad (3 en uno):
    1.-padre, hijo espíritu santo; en la judeo cristiana
    2.- Brahma, visnú y siva; en la indú
    3.-Isis osiris y orus; en la egipcia
    -Egipcia Osiris, Set, Ra, Amón, Isis,Anubis, Atón, Ptah, Tot, Hator, Horus,
    - azteca: Quetzalcoatl, Huitzilopochtli, Tlahuizcalpentecuhtli
    - inca: Manco-Cápac, Pachamama, Viracocha.

    y así sucesivamnente.
    en cada cultura viene un hijo hombre a enseñarnos a vivir como seres humanos
    - en la Indú se tiene a Crisna,
    -en la judeocristiana se tiene a Jesús
    -los musulmanes tiene a Mahoma
    - en america Quetzalcoatl
    y así sucesivamente, todos enseñan de acuerdo al tiempo-espacio cultural para el desarrollo del mejor vivir.

    Y no estamos terminados, solo hemos iniciado un camino de evolución y despertaremos cada mañana para ir aprendiendo de nuestros errores y convertirlos en aciertos.

    Un saludo amiga tocaya.

    ResponderEliminar
  23. Hola Tea Cup Club.
    Muchas gracias por devolverme mi visita. Espero que alguna vez tomemos esa tacita de té.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. Hola Magdalena. Bienvenida a mi blog. Sí, tal vez sea una necesidad creer en Dios. Pero cuando se palpa Algo, ya no es necesidad, sino simplemente aceptación, y alegría al comprender que no estamos solos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. Hola querida Celia.
    Totalmente de acuerdo contigo.
    Me arriesgué a colgar este post, porque mi sentimiento lo sentía así.
    Dios existe y está en todos nosotros.
    "Cada ser es uno. Juntos son todo. Cada cabello es uno. Juntos hacen muchos en la misma piel, pero cada uno sigue siendo él solo.
    Las cosas forman parte del todo, pero cada uno no es todo. Cada ser humano forma parte de Dios, pero cada uno por sí solo no es Dios"
    Esto digo en mi primer libro "Entre el Alma y la Razón".
    Me alegra mucho saber que tengo una tocaya con tantas coincidencias conmigo, al otro lado del charco.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. Un tema que parece gustar mucho a razón de los comentarios. En esto de Dios hay opinión para todos; aunque yo también pienso que no hace falta poner carteles a favor de una cosa u otra, y por supuesto no vendrá el susodicho a castigar a unos y premiar a otros, para eso nos dió el libre albedrio. En fin, la existencia de Dios no se debe imponer, ni tampoco la no existencia. De todas maneras nosotros nunca podremos entender el pensamiento de Dios, porque él es Dios y nosotros simples hombres.
    La fe es algo que se tiene y se siente, y no se puede demostrar y por supuesto menos imponer.
    Para mí éste es un tema fascinante y podría seguir hablando y hablando. Me alegro que sacaras el tema.

    Un beso grande

    ResponderEliminar
  27. Hola Carmen.
    Creo que más que gustar, es un tema común. Siempre se cuestiona la existencia de un Ser Superior. Sí o no, están llenos de las razones de cada cual.
    Yo, por supuesto pienso, y con cierta necedad, afirmo que existe.
    No puedo demostrar nada, pero sí sentirlo, y eso me hace feliz.
    Me encanta que estés por aquí, amiga.
    Un abrazo fuerte, fuerte.
    celia

    ResponderEliminar
  28. Preciosa forma de expresar creencias que mejoran al ser humano.
    Muy inspirador,
    Shanty

    ResponderEliminar
  29. Hola Celia. Me ha gustado leerte y me ha gustado porque te has expresado no solo con libertad, sino desde lo que tú sientes, y desde tu forma de sentir has transmitido tus palabras.
    Me considero agnóstica, y desde mi gnosis contemplo esa libertad de ser y pensar... mi forma de ver a Dios, tal vez no sea tan distinta a la tuya... yo, lo reconozco en todo cuanto me rodea, incluso en lo más mezquino de la naturaleza humana. Y lo veo en esa mezquindad, no porque yo asimile la maldad con esa divinidad omnipresente, no, lo veo como una prueba más, un obstáculo más a salvar, algo que nos fortalece... sin esa mezquindad, no existiría la bondad... No, no somos tan distintas aunque tú le llames Dios, y yo le llame Naturaleza y otra persona en las antípodas le llame -a saber ¿?- Y asumo desde mi gnosis, la pequeñez de mi existencia, cuando miro al cielo y contemplo su grandeza.

    Tú lo has sabido expresar mucho mejor que yo.

    Un abrazo, muy grande.

    ResponderEliminar
  30. Hola Shanty. Te agradezco mucho tu opinión.
    Te visitaré.

    ResponderEliminar
  31. Hola Margot. Yo también lo reconozco en todo. En la creación entera.
    En este post, le llamo Dios. Como ya dije, es una pizca de rebeldía contra esos autobuses que nacieron hace un tiempo en Inglaterra y que parece se están extendiendo por el resto del Mundo y dice algo cómo :
    "Dios no existe, haz lo que quieras". Entonces yo digo que "Dios, sí existe" y le nombré "Dios", pero habitualmente (cuando escribo sobre estos temas), me gusta más llamarle Naturaleza, o Todo, o Esencia, o Luz.
    Y es que la palabra Dios, nos asusta un poco, cuando realmente teníamos que sentirlo cercano, porque vive en el que vive.
    Pienso que cuando la chispa de Dios, que vive en todos, se alimenta con evolución, ésta, crece y crece, y opaca la presencia del no bien. Cuando ocurre lo contrario, crecen las acciones negativas.
    Por supuesto, casi todo lo que yo escribo son suposiciones, y nunca realidades, porque ¿Quién soy yo para sentar cátedra en estos temas?
    Lo que no puedo negar, ni negaré nunca, son mis experiencias personales, y mi sentimiento de permanencia y de Energía imperecedera. Eso sí puedo afirmarlo e incluso aportar algo en ese sentido, llámese como se llame. ¿Qué importa?.
    Hace muchos años que escribo sobre el Más Allá, que por cierto, no está tan allá... Pude haber disfrazado mis libros y hacer novela sobre ello, o crear un sucedáneo de lo vivido. Pero no lo hice, porque la Realidad está ahí, y así lo digo.
    Querida Margot, la conclusión es que lo importante en esta vida, es analizarnos, ver nuestro sendero de la vida, y evolucionar día a día, aunque alguna vez perdamos el rumbo.
    Cuando se admiten muchas situaciones, llegas a la felicidad, así con minúsculas, porque sólo es la punta del Iceberg. Esa que se nos está permitido admirar y sentir.
    La otra Felicidad es cuando avistamos y sentimos el iceberg entero.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Muy Bueno, cada cual arrastre su pena por donde quiera....
    Saber que le podemos dejar a él parte de la nuestra hace que caminar resulte menos pesado.....

    p.d.
    Que cada uno lo entienda y lo llame como quiera, eso es otra historia...
    pero existir, doy fé de ello....

    ResponderEliminar
  33. Hola Erik.
    "Que cada uno lo entienda y lo llame como quiera, eso es otra historia...
    pero existir, doy fé de ello...."
    Efectivamente. Eso es.

    ResponderEliminar