La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

domingo, 8 de febrero de 2009

Mi buceo interior.



Buceo en la vida de las palabras y de los sentimientos.
Me sumerjo en las olas de nuestro mar, con el balanceo agitado de las vivencias, esperando encontrar el poso de las Palabras.
El agua está fría. Cada gota habla y murmura de esto y de lo otro, sin percibir, que pertenecen al mismo mar. Y se pelean las unas con las otras, buscando el reposo de la arena, sin observar que, ellas mismas son arena.
Sigo bajando y me encuentro con los sentimientos fríos, para más tarde templarse y ya, reposo entre las algas, entrelazando las vivencias de esperanza y claridad.
Al final, dejando atrás la incertidumbre y tanta vida vacía, veo una Luz... allá en la cueva perdida, debajo del coral.
Tímidamente entro en ella. No he pedido permiso, porque la puerta está abierta.
No encuentro a nadie, pero siento que Todo vive.
Soy feliz y me arrulla el Cobijo, y me abraza el Silencio y me consuela la Inmensidad.
Suena una música de Amor eterno, y encuentro las palabras, como bailarinas en una danza sublime:
“Cada momento, es único. Cada día, es único. Cada vida, es única. Cada Existencia Es, porque siendo, Será.
Tus logros se levantan sobre cimas asombrosas. Tus fracasos no cavan fosas en la oscuridad, sino que viven para hacer que vuelvas a escalar de nuevo tus montañas.

Leen un libro, aquellos que buscan. Cierran el libro, aquellos que ya no desean volver a comenzar, porque cerrar el libro, no es dejar para más tarde; sino decir adiós.
Cada ser humano, es único, pero viviendo en el mismo lugar que otro, debe hacer que su unidad se funda, haciendo el camino con un pie afianzado. Uno de cada uno.
Tiende tus manos pensando en dar lo que ellas llevan.
Di lo que sabes, deseando dar a conocer lo que tú has experimentado.
Abraza y habla; y el otro dormirá... o abrirá sus ojos. Y también los tuyos”