La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

viernes, 20 de marzo de 2009

Sábados literarios.Buenas noticias: "Un inmenso huracán inundará la tierra".


Un inmenso huracán inundará la tierra.
Imprevisiblemente se acercan a nuestro planeta vientos huracanados, soplando en todas direcciones y según los Institutos Mundiales de Meteorología, está previsto que, todos y cada uno de los habitantes del Planeta serán pasto de su presencia.
Se llevarán a su paso, todas las tristezas, las penas, las hambres, los abusos y malestares que puedan tener cada uno de los habitantes de la Tierra.
Por el contrario, derribarán murallas que separan absurdamente. Dejarán abundantes gotas de dulzura, amor, tolerancia, esperanza y viandas regadas, por doquier.
Colmarán los bosques de inmensidad frondosa, en donde vivirán cobijadas todas las especies animales y vegetales.
Quedará la presencia de una brisa sublime, que entonará sin interrupción, canciones de Amor y de Esperanza.
Y un airecillo suave hablará de Permanencia, Conocimiento de la Esencia, sentimientos de Inmortalidad y... Amor de Almas.

Siguiendo el camino de una vida

Mis imágenes.
Lancé las piedras a aquel cauce sediento y su chasquido se escuchaba, roto. Seco. Como un golpe mortal.
Me acerqué hacia otro arroyo lleno de agua y en su batida, la piedra me entregó varias gotas que me regaron toda.
Más tarde, en el sendero abajo, me encontré un trozo de azabache negro. Brillaba en un suelo pobre de vegetación, y entonces, cogí aquel brillo y lo deposité en mi mochila vacía.
Seguí ese recorrido ladera arriba, y miré un pétalo marchito yaciendo arrinconado en la esquina de mis pasos. Lo tomé, lo besé, y acariciando su vida muerta lo sostuve punzado en mi solapa.
Llegué a la cima, esperando divisar el valle entero después de un recorrido difícil, plagado de encuentros y de despedidas.
Asomé mis ojos por todo lo divisable, y sólo encontré otra cortina gris que dibujaba una montaña nueva.
Y aquí estoy, esperando que la niebla disipe las visiones, y que el firmamento entero me guíe con su Luz hacia ese mundo que intento descubrir sedienta, cada día.