La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

lunes, 23 de marzo de 2009

¡Hoola!



¡Hoola Dioos!
-Hola hija... vienes muy distendida, canturreando mi nombre ¿Qué te trae por aquí?
-Nada. Sólo vine a visitarte.
-Hija... Te lo repito siempre. No terminas de comprender que vivo en ti. No debes gastar tu energía en viajes inútiles. Todo está en tu interior y yo habito en tu Alma y el Alma es tuya.
-Es que me aburría en la tierra, y necesitaba este espacio. ..
Además tengo que decirte que si el otro día todo estaba mal allí abajo... hoy está peor.
-Ya lo sé hija. Ya lo sé. Pero es algo pasajero. Vuestra actitud ante las circunstancias de la vida os hace pasar por tantas desdichas. Debéis aprovechar cada momento para aprender y evolucionar. Es necesario que os deis cuenta de que vuestro rumbo está cambiado.
-¡Ah!
-Pero hija... no puedes engañarme, ya sabes que yo sé todo. Si te pregunto es para que tú hables y seas sincera. Es necesaria la sinceridad siempre, y sé que tú deseas algo de mí.
-Mira Dios... pues es verdad. Necesito que envíes un huracán que prometí el otro día en los "Sábados Literarios". Y es que he dado esa excelente noticia, como una primicia Internacional, y... si no la conviertes en realidad, nadie va a confiar en mí, nunca más.
-Hija mía... promete sólo lo que vas a cumplir. ¿Cómo se te ocurrió semejante idea?
-No sé. Me imaginé que un huracán lleno de Amor y de todo lo bueno, es lo que necesitamos.
-Sí hija. Sería maravilloso. Pero no es posible.
-¡Ah!
-Hija...Nunca des una noticia buena o menos buena, que no sea real.
-Ya... La verdad es que he venido por eso, para pedirte ese grandísimo favor. Pero si no puedes... nada. Adiós.
-Bien sabes que puedo, pero mira hija... no tengo forma de enseñarte por mucho que te diga... ¡Tú debes de ser ese huracán!
-¿Yo?
-Sí hija. Si os dieseis cuenta de todo lo que podéis hacer los unos por los otros con el viento del Amor y de la Vida; con el viento de la Comprensión y de la Ayuda, crearíais un mundo nuevo. Debes saber que la dedicación a los demás está en tu camino, y que debes de abandonar tu vida cómoda en beneficio de los otros
-¡Ah!
-Es extraño, hija. Nunca dejas que termine de hablarte cuando ya te has ido... ¿A qué esperas?
¿Por qué te ocultas detrás de esa estrella?
Venga...¡Baja ya! Pero... ¡Será posible....!