La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

sábado, 28 de noviembre de 2009

Cena en el Hotel Silken. Mi blog...cerrado por disgusto.


¡Ay Dios!
Voy a resumir, por que tengo que marcharme a meditar con esta decepción mía.
Os voy a contar algo… así… por alto.
Resulta que ayer, en un Hotel de Gijón, hubo una cena organizada por AEN, con el fin de otorgar el premio de Novela Corta, Luis Adaro. Todos los beneficios se destinarían a favor de la Cocina Económica. Una institución que presta una incalculable ayuda a los más necesitados.
Para que voy a hablar de la categoría de las Personalidades que acudieron al evento, junto al pueblo llano. El gran salón, completemente lleno.
A lo que iba. Hubo varias donaciones para la Mesa cero, y varios regalos -entre los que se encontraban dos cuadros pintados por mí-. Todo entraría en un sorteo, para el fin benéfico.
Yo, que estaba sentadita en una mesa con amigos y familia, veía como se desarrollaba el acto y la cena.
Lidia, quien presentaba el evento, nombró a este y aquél. Hablaron personalidades…
Cenamos –muy bien, por cierto- y de pronto… escucho mi nombre y se hace alusión a mis cuadros, mientras me reclaman para dar yo misma mi obra a quien tenga el gusto de sacar su número.
Y aquí está lo bueno.
Cuando creía que estaba curada de espantos, que ya tenía guardada -pobre de mí-, mi timidez; ésta, vino a la cena. Hizo acto de presencia moviendo los músculos de mi cara, sobre todo el labio superior, que no paraba de zarandearse.
Estaba espantada ¡no podía detenerlo!. El resto del cuerpo, también temblaba un poco.
Y lo peor de todo…cometí otro error, estando como estaba, tan mermadita…atacada por esos nervios, que vinieron también no sé aún cómo, me puse a explicar las maravillas de uno de mis cuadros, pintado en pizarra, para que no hicieran una libre interpretación de él. Y me salió un hilo de voz, diciendo justamente lo que no quería decir.
Mira… tengo que reconocer que la palabra espectacular, la escuché durante todo el evento. Pero estoy segura, de que hoy, en periódicos, revistas, tertulias varias, se habla de eso tan dicho “de que la apariencia externa no tiene nada que ver con el intelecto”.
Y aquí estoy… preguntándome: ¿Qué me ha pasado?

¡Ay... que disgusto tengo!.