La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

jueves, 24 de junio de 2010

Meditación



-¡A Dios pongo por testigo que nunca más vaciaré el contenido de mi corazón. A Dios pongo por testigo que no volveré a abrir mis sentimientos y que todo eso que intenta contar este órgano inquieto, lo silenciaré para siempre.!

-¿Qué haces gritando de ese modo en el medio de la plaza y con micrófono en mano?

-Estoy meditando. Digo que estoy harta de hablar siempre con el corazón, y de decir cosas de las que más tarde me arrepiento, cuando pasan por el filtro razonador.

-¿A gritos? La meditación es recogimiento... es silencio.
No debes inmiscuirte en nada que no seas tú y tu circunstancia. Debes situar mentalmente una colina, y si tu intención es llegar a ella, buscar la forma de hacerlo... pausadamente; con aprendizaje y oportunidad tanto para el que camina en sentido contrario a ti, como para el que va a tu lado.
Meditar es reformar tu armario interior, ordenando todo aquello que mecere la pena, limpiando espacios sucios, adquiriendo claridad de conciencia.
Meditar es hacer el firme propósito de no entrometerte en vidas privadas. No hagas que los demás sufran por tu culpa. No intentes sobresalir sobre el resto de las personas y ayuda... ayuda siempre.
Esa es la mejor meditación que tú puedes hacer.

-¿Y qué hago ahora con este micrófono, con todo lo que me ha costado?

-Puedes tirarlo. Ya te he dicho que la meditación es interior; no a voz en grito.

-Es que si no lo hago a voz en grito ¿de qué me vale? Nadie se va a enterar de mi cambio de actitud.

-No has entendido nada. Te pediré cita para que te realicen ese trasplante de silenciador en la garganta. Es pionero. Ya ves... estarás encantada, vas a ser la primera en algo, por una vez en tu vida...

-¿Cómo? ¿Pionera en algo? Déjame el micrófono... "A Dios pongo por testigo de que seré la primera... sí, sí... han oído bien... la primera mujer a la que le van a realizar ....

15 comentarios:

  1. Bueno, es que hay gente que le gusta que la escuchen. Así ya tenga un debate interior o esté hablando consigo misma...
    jejeje
    Me encantan estas conversaciones, Celia!

    Un beso enorme!

    ResponderEliminar
  2. Si el miedo procede el interior la gente grita y cuando viene del exterior se esconde y calla.

    Bikiños

    ResponderEliminar
  3. Ay Celia! No sabes lo bien que me sientan tus escritos. Estas conversaciones tuyas me encantan. No importa a la hora que las lea me dibujan una sonrisa y acostarse contento es tan bueno como empezar el dia riendo.

    Por eso contigo voy a cerrar el chiringuito hoy. No quiero que nada me empañe el buen humor que me se me ha puesto.

    Gracias Celia

    ResponderEliminar
  4. Hola, Celia.

    Tu historia tiene una chispa de humor encantadora;pero en el fondo, hay un mensaje sublime.
    Siempre es una gozada leerte.

    Un fuerte abrazo.

    Maat

    ResponderEliminar
  5. Es muy difícil para mí unir sentido del humor con pensamientos serios, por eso quedo admirado de la genialidad que nos ofreces hoy.

    Abrazos, mil.

    ResponderEliminar
  6. ¡Genial,Celia!
    Me veo reflejada en la caricatura de la que medita a gritos. Por supuesto, tú eres la serenidad reflejada en el otro personaje, que aconseja infundada de certeza y paz interior, con calma, con paciencia.
    Pues yo, que quieres, seré mala meditando, ahora expresando... A gritos te digo: ¡GRACIAS CELIA! ¡CUÁNTO TE QUIERO!
    Mar

    ResponderEliminar
  7. Me encanta. Yo soy de las del megáfono. De qué sirve callar?. Creo que a veces ayuda el comunicar experiencias y el sacarlas afuera. Me encantra siempre leerte. Un fuerte abrazo.
    Te veo muy parecida a mi por tus escritos

    ResponderEliminar
  8. Hola Celia
    Buenísima tu entrada, como todas.
    Pues yo soy de las que meditan en silencio y muchas veces me digo que sería mejor gritarlo a los cuatro vientos, porque a veces...¿uf!
    Un beso de Mar

    ResponderEliminar
  9. Hay gente, como tú y como yo, que ni con Dios por testigo, podremos callar los sentimientos.
    Nos salen sin pretenderlo y eso no se controla...

    ResponderEliminar
  10. hola mi querida Celia de que sirve meditar si luego lo soltamos todo por la boca, por la boca muere el pez y yo como buena pececito soy asi, muchas veces me arrepiento de ser sincera de decir lo que pienso de no pensar antes de hablar.
    pero va en mi esencia de pez inquieto y que navega en dos direcciones, me encanta ese dialogo porque últimamente me doy cuenta que hay muchas personas pegandose codazos por llegar al podium y el podium solo se puede situar en un sitio en la cima de nuestro corazón.
    no va en mi esencia sentir rabias , ni odio, ni siquiera envidia porque todos somos uno
    eso no me lo quito de la cabeza,.
    somos la fuente de lo mismo pero no se puede vivir mirando hacia a fuera sino el mundo de las formas nos atrapa y no nos dejar ver la belleza que vive en nuestro interior
    tu eres una de esas personas que saben ver más allá de las formas.
    gracias por existir y por darte a los demás.
    besos de tu amiga incondicional Carrachina soñadora
    felices vacaciones de verano.

    ResponderEliminar
  11. No te preocupes Celia, esto de hablar con el corazón, ya ves que no eres la única; pero es la autenticidad de la persona, nos mostramos tal como somos, con nuestras virtudes y nuestros defectos.
    Tú eres así, auténtica.
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. A veces necesitamos testigos para fortalecer nuestras intenciones de cambio, pero, no vale ¿no?. Sólo sirve si hay fortaleza interior. Muy bueno e ingenioso tu diálogo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. No nos callan ni debajo del agua; jejeje
    muy buena idea esta de tu entrada.
    besossssss

    ResponderEliminar
  14. Creo haberte comentado este post,pero a lo mejor es que no grité en exceso.
    Por mucho que nos pese,hay ocasiones en que la soledad de la gente es tan abrumadora,sus miedos,sus inquietudes,etc,que tienen que gritarla para que se les escuche.
    Por supuesto,mejor sería que no fuese necesario...
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Gracias por vuestros comentarios.
    No dispongo de tiempo para el blog, por eso casi no entro a leeros. Vendrán momentos mejores y más relajados.
    Referente a esta entrada, os diré que soy de las del micrófono en mano. Necesito con urgencia ese silenciador, y ser la primera en algo, que me hace mucha ilusión.
    Muchos besos y mi cariño para todos.

    ResponderEliminar