La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

lunes, 18 de octubre de 2010

Un silencio


Mis imágenes


Un silencio.

Tan triste es el silencio, que escucha el corazón
Tan solas las palabras, que ya no dicen nada...

Un silencio

El Alma llora
mientras suspira el llanto.

13 comentarios:

  1. Querida Celia.

    Cuántas veces el silencio se hace insoportable...

    Un poema meláncolico y a la vez, precioso.

    Un abrazo.

    Maat

    P.D. Ayer, paseando por Castellón, Mar y yo te recordamos. Y no te cuento más para que no te pongas "tonta". Jajaja

    ResponderEliminar
  2. Cuando las palabras no dicen nada es necesario escucharnos, ahondar, llegar hasta eso que casi no visitamos: el alma.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. El silencio está lleno, diría que no existe el silencio total, ni en el corazón ni en la noche más quieta.

    Celia, te envio un susurro otoñal sin más llantos que la lluvia, cariñitos.

    ResponderEliminar
  4. Querida Celia,
    ¡qué tristes tus versos de hoy!
    se me hace raro leerte algo así. Es triste cuando las palabras ya no dicen nada, no significan nada de tan solas que se han quedado...
    "Tan triste es el silencio, que escucha el corazón" Todos debemos escucharlo. Yo, ando aprendiendo. Sé que necesito parar, dejarme invadir por el silencio, escuchar mi corazón.
    Cuídate mucho amiguina. Te quiero. Un abrazo y gracias por unos versos que me harán pensar.

    ResponderEliminar
  5. Hola Maat.
    Me hubiera encantado estar con vosotros, pero no pude. ¡Castellón me queda muy alejado!. La próxima en Madrid ¿o.k.?
    Sólo es un poemilla silencioso.
    Ya sé que el silencio oculta muchos sonidos. Pero en fin...
    Un besín y gracias.

    Manolo. Cierto. Así es. El Alma esconde todos los sonidos cuando la vida calla.
    Besinos.

    ResponderEliminar
  6. Hola Natalia. Claro que no existe silencio total.
    Casi siempre veo la vida con optimismo, pero algunas veces tengo que bajar de la parra.
    Un beso, amiguina.

    Hola querida Mar.
    ¡Qué suerte ese encuentro vuestro!. Espero que el próximo sea equidistante... ejem... que a mí Castellón me queda en la otra puntita.
    No te preocupes, Mar... no estoy triste. Está triste el poema.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué casualidad! o no, estaba yo tratando de escribir algo sobre el silencio y como sólo había escrito una idea, lo dejé y abrí tu blog. Sólo había escrito"Y ahí está el silencio reuniendo sonidos y ahogándolos en un precipicio sin fondo".
    Buena conexión.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Bueno, a veces el silencio tb es muy necesario, no?


    Besos, Celia!!

    ResponderEliminar
  9. el alma llora
    mientras suspira el llanto...
    la belleza del dolor existe...existe en las palabras...las palabras son capaces de transfrmar el dolor en una belleza sin par...
    besos, celia.

    ResponderEliminar
  10. ... a veces tengo que bajar de la parra.
    es que hay que bajar para luego subir, y escribir significa registrar todas las tonalidades del alma, y tú, lo haces de maravillas.
    un abrazo que aunque no te visito seguido, me encanta leerte, siempre me encuentro en tus letras.

    ResponderEliminar
  11. El silencio,antes yo no lo soportaba y ahora he comenzado a amarlo,es creativo,profundo y conocedor,solo basta aceptarse a uno mismo si no totalmente al menos bastante.
    Yo también te quiero y espero que la vida te dé fuerza y la luz te ilumine.
    Te llamaré.Besos

    ResponderEliminar
  12. ESTAS MUY POETICA Y SON PRECIOSOS PERO UN POCO TRISTES,CON ESE CORAZON EN TU JARDIN TIENES QUE SENTIR MUY AFORTUNADA.
    MUCHOS BESOS.
    LUNA LLENA.

    ResponderEliminar
  13. El peor silencio no es el que hay fuera, sino el que está dentro de nosotros. ¡Gritemos en nuestro interior!

    ResponderEliminar