La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

martes, 12 de enero de 2010

¿Sabes? He leído un libro



-¿Sabes? He leído un libro.
-Y ¿eso en ti, es noticia?
-No. Es un libro especial. Habla de carencias y de amor.
-En mayor o menor medida, casi todos los libros hablan de amor! ¿De qué va?
-Es un libro de la Vida y la trama, se centra en una parejita joven.
Un día  cualquiera, se dirigen a un supermercado.
Ella va penosamente vestida; el también. Portan un carrito y el chico, poco a poco…:

-Mira, mi amor… estas galletas especiales... las naranjas para el zumo, y la leche… para el desayuno.
Ella con los ojos como platos, sonríe y le coge amorosamente el brazo, apretujándolo junto a su pecho.
-Mira, mi amor… ¿un poquito de jamón, para el aperitivo? y después... un trocito de carne de ternera ¿recuerdas el sabor del jamón y de la carne de ternera?
-No.
-Aspira fuerte, mi amor… siéntelo, disfruta de ello…
Para la cena algo de pescado. Sí. He decidido que vamos a tomar un poquito de salmón ahumado. Recuerdo que mi madre lo ponía marinado y ¡estaba delicioso!. La llamaré. Le preguntaré la receta.
-Tu madre ha muerto, hace ya mucho tiempo.
-Lo sé mi amor… lo sé. Pero ¿no hemos entrado en el supermercado a vivir de sueños?

Y poco a poco dejando el carrito aparcado en la parte oscura de la Superficie, salen con el dolor en el Alma y el hambre en el cuerpo.
Pasan por la zona donde se encuentra el vigilante:
-¿Es aquí el lugar por donde pasa quien no ha realizado comparas? Mire… no llevamos nada. Hemos dejado el carrito ahí, ya que se nos ha olvidado el dinero. Es posible que más tarde regresemos.
-¿Han dejado en él productos perecederos?
-No.
-Está bien. No dejen de volver.

Y dos jóvenes a los que la vida les dio la espalda, se van… poco a poco… cargados de sueños, de amor, pero sin nada que llevarse a la boca.

Y entonces pienso:

"¿Cómo es que nunca veo a nadie en esas circunstancias? ¿En donde tendré mi cabeza?"

Y escucho algo que habla en mi interior y me dice que la tierra no está habitada por seres humanos, que ha habido una invasión de Avestruces.