La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

miércoles, 27 de abril de 2011

Este jueves un relato. "Historias de la radio"



Lo juro!!!! yo... no he sido.
Escúchenme:
Él se había fugado con todo lo que tanto amaba yo: un montón de folios que teníamos apilados con cada día de historia vivida en compañía... anudadas en las letras de nuestra propia vida.
Ciertemente me pareció ver que en el final, se derramó un borrón, surgido de la pluma con la que fuimos escribiendo un día y otro...

Pensé que regresaría al poco tiempo, por eso dejé pasar algunas horas antes de tomar la decisión.
Corrí a la policía, llegué hasta aquí. Les conté mi presagio y una sonrisa como mueca para hacerles sentir que mi cara aún era capaz de decir sentimientos. Les dije que mi esposo me amaba, y yo también a él, pero que había desaparecido de repente.
Les susurré despacio que en la mañana escuchó a través del teléfono, una conversación mía con otro hombre, sin que las palabras que dijimos nada tenían que ver con mi presente, ni mi pasado ni motivo sentimental alguno,  y entonces sentí que la puerta se cerraba y mi esposo bajaba corriendo calle abajo. Tal vez interpretó que yo ya no le amaba, figurando aquella conversación de forma equivocada.

Estoy aquí, para contarles que él se llevo mi vida escrita en los folios de la suya, porque ambas, eran una. Y entre las líneas aún no escritas de nuestro futuro imaginé música, sonetos inconclusos, baladas, sinfonías, y un sinfín de plegarias para que todo discurriera calle arriba, con soles y señales de luz y vida.

Hoy... esta noche, la radio dice que han encontrado en un arcén, a un hombre. A su lado, unos folios desparramados contando nuestra historia.
Mientras las ondas de palabras se mueven de acá para allá, espero para prestar declaración:

-¿De qué se me acusa?
-De momento no hay sentencia, señora, pero todo le apunta como autora de un crimen pasional.
-¿A mí? ¿Con qué fundamentos han llegado a semejante conclusión?
-Los folios desparramados del difunto dicen varias veces su nombre...
-¡Ah! Es por eso... Quizás lleven razón. Mi vida ha ido siempre tan pareja a la suya; su historia es la mía, y ahora que yace... también yazco yo, con esta sentencia absurda que tengan por seguro, voy a acatar, aunque haya llegado aquí, convencida de defender mi inocencia.
¿Qué vida me espera sin su vida? ¿Por qué no voy a morirme si él ha muerto? Pero deben saber que yo no he sido.

Y la radio sigue diciendo que la esposa del difunto ha confesado. Que le mató en un arrebato de celos... con premeditación. Que tenía un cuchillo de grandes dimensiones clavado certeramente en el corazón...
Ya hay culpable

23 comentarios:

  1. Y corrió la voz y la radio hizo su función. Convencer, casi hasta ella misma...

    Muy interesante, desarrollada la historia sería una buena novela negra.

    Un abrazo, Celia.

    ResponderEliminar
  2. Una historia totalmente radiofónica. Quiero pensar, que un guión para interpretar en las ondas y escuchar recogido en el sofá de casa. Con la mirada perdida y la imaginación puesta en un montón de folios acusadores que se esparcen a lo largo de la calle.

    Besos en FM.

    ResponderEliminar
  3. Hay puñaladas que es que no se dan con cuchillos, eh?
    :)


    Besos, Celia!!

    ResponderEliminar
  4. Cuando escuchas los relatos en la radio, si cierras los ojos imaginas lo que te cuentan poniéndole imágenes a la secuencia contada. Ahora he realizado el ejercicio contrario...
    Buena historia, podría ser real

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Si lo dice la radio será verdad, como dice Verónica su función convencer, yo ya la creí.
    Me gustó mucho Celia, queda como un punto de espera a ver que pasa después.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Intrigante la historia el delito y todo dejado escrito en folios resultado ser culpable de algo que no fue, uff muerta en vida, acusada siendo inocente terrible..
    Un buen relato.
    Primavera

    ResponderEliminar
  7. Las historias de radios solían tener el poder de transportar a la audiencia a esa otra realidad que nacía de las voces de aquellos seres sin rostro de quienes sólo se sabían sus nombres! Un noble ejercicio de la imaginación!


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Una historia que hiciste de radio por tu buen arte de escribir y decir. Me la creí, aunque se que es ficción, verdad? aunque la radio sigue diciendo que hay culpable y sigue hablando de unos folios y de una historia pasional...

    Muy buen relato Celia, la que me ha dejado un mensaje adorable que me ha llenado el corazón y el alma de alegría. Yo tampoco te he dicho de lo maravilloso que ha sido conocerte. Pero lo escribo ahora, y te lo diré un día en tu Asturias. Dicen que viajar es como comenzar a rascarse... y a mi el bichito se me prendió fuerte, jajaj

    BESOTES JUEVERISIMOS.

    ResponderEliminar
  9. La radio sigue diciendo...y ella está en los fólios con él, demasiada atada a él, imposible ella sin él, lo dice la radio, la acusa y ella acepta.
    Celia, me has cautivado con este relato inquietante, anudado, misterioso, trágico.
    Nos vemos, espero que pronto, besitoooo.

    ResponderEliminar
  10. Los noticiarios de la radio, testigos y notarios de los acontecimientos del día a día. Pero que gran capacidad de convicción... "si lo han dicho por la radio será verdad" a veces juicios mediáticos con sentencia decidida.
    Buena historia con final abierto, Celia.
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Me ha encantado tu relato Celia, siempre tan bien descrito, me ha encantado esa capacidad de sentenciar porque si lo dice la radio será cierto y tan lejos de la realidad. Una vida... no, dos vidas, escritas en un folio que no tienen sentido la una sin la otra y...si la radio lo dice será verdad.
    Un beso dulce amiga

    ResponderEliminar
  12. ¡Madre mía, mi querida hermanita, eres buenísima como guionista! ¡Jajajaj! -No lo mates que es muy guapo ese marido.-
    Seguro que a esa historia le echas más folios y te sale una gran novela. Te quiero, tú serás grande vaya buena cabeza. Si podemos nos tomaremos un café cuando vengas por aquí, tengo ganas de volver a darte un abrazo, mi querida 'ojos de veleta'.

    La rana.

    ResponderEliminar
  13. Gracias por hacerme disfrutar. Magnífico relato de dos vidas truncadas, tal vez por un malentendido, pero que no es posible que tenga una continuación por separado y la radio, confirmando la culpabilidad implícita.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Que pena que hayan terminado de así, dos vidas que alguna vez fueron una.

    ¿Somos seres racionales o un juguete de la pasión?

    A veces parece que nuestra racionalidad solo sirve para justificar nuestro lado irracional.

    UN abrazo.

    QUe Dios todopoderoso te bendiga.

    ResponderEliminar
  15. Los medios de comunicación tienen mucha influencia en el munco, el juicio paralelo como se dice ahora, antes que el juicio legal.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. celia, son las 8.43. estoy todavía con legañas, estoy con un café y un cigarrillo, la radio de acá, esa radio que suena en mi imaginación abre el noticiero diciendo que ha encontrado un texto de una tal celia que se afinca en las asturias y que ese texto es...es...duda, duda, pero yo sé lo que va a decir:es uno de los mejores que leído...
    sí, celia, confirmo las palabras de la radio: es una de las cosas mejores que te he leído o, al menos, esta vez y a estas horas, los folios del despertar mío se han pintado de una belleza no esperada...
    besos medianos como rúbrica de estos folios míos.

    ResponderEliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  18. Defiéndete, no dejes de hacerlo. Un momento de desánimo es tan solo eso... un momentito.
    Eso, si eres inocente. Si por el contrario eres culpable, níégalo todo.
    La cárcel no es plato de gusto.
    Allí hay muy mala gente.
    En fin, machorra, mucha suerte. Y a todos los oyentes, os mando a todos y a todas un saludo mío, del "Papua"
    - Papúa, muhcas gracias por tu intervención en el programa. ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  19. Me fascinan frases del relato:
    "él se llevo mi vida escrita en los folios de la suya"
    "Y entre las líneas aún no escritas de nuestro futuro imaginé música, sonetos inconclusos, baladas, sinfonías, y un sinfín de plegarias para que todo discurriera calle arriba"
    Buenísimo Celia.
    Un beso Celia

    ResponderEliminar
  20. Querida Celia, una triste y tierna historia de compartir hasta que llega el momento de ese borron y luego ¿quín fue el culpable? Propio, propio de novela radiofonica. Elegantes tus palabras, tanto como tu.
    Un besazo amiga

    ResponderEliminar
  21. Este relato amiga puede continuarse durante páginas. Es actual y muy vivo. ( jaja, no es una indirecta)
    Estoy de vueltaaaaaaaaaaaaaaaaa!!
    Besos

    ResponderEliminar
  22. Y sí! Unos cuantos folios, su nombre repetido varias veces y ya se tiene el final de la historia!
    Celia me ha parecido el tuyo un relato original, elocuente y muy sugestivo por cierto. Es brillante!
    Te dejo un beso y perdón por pasar tan tarde

    ResponderEliminar
  23. Muchas gracias amigos.
    El poder de los medios de comunicación es tan grande que, nos llevan a dudar de nuestra propia realidad.
    Un fuerte abrazo y mi cariño.

    ResponderEliminar