La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

sábado, 24 de septiembre de 2011

Este sábado, un relato: "Mi calle"




No vuelvas a nombrarme, porque ya, tus argumentos carecen de verdad a ojos ajenos.
Me has llevado a la palestra,  el sábado pasado, con argumentos sobre mí, exageradamente inverdaderos:

¿Es cierto que en tu calle, que soy yo, existen castaños que frutean castañuelas, higueras con higos que nacen ya maduros y rosas con corazones, que parlotean y todo?
Y ¿qué me dices de esas otras fantasías que se apoderaron de tu mente exagerada, hablando imaginarias y, para ser más dura aún, la trama, con palabras supuestamente en un Bable Asturiano, que ni Bable es siquiera?

¡Ah!... que triste es ver en ti, esa historia absurda que has creado – para más inri, fuera de horario y fecha- sobre este asfalto, del que voy vestida; ese asfalto, que por cierto, siempre te protegió cuando besaste con tus labios pintados este suelo que forma parte de mí, haciendo que esa caída tuya, no te llevara al hospital, y mitigando tu beso inesperado con una burbuja abollonada que rauda, corrí a hacer. Y tantas y tantas veces que tu altanera forma de caminar, produjo un traspiés sin grandes consecuencias gracias a mí.

Cuántas veces me has pisado con tus afilados zapatos de aguja, punzones, desafiantes, haciendo con tu huella presurosa y doliente, herida mortal hasta la misma alcantarilla de mis entretelas, haciendo que me retorciera de dolor.

Cuántas veces tu amigo más amigo, hizo correr ríos amarillos sobre mí, mientras tú le hacías arrumacos y él ladraba juguetón sin tener en cuenta, por tu parte, la faena sucia que se llevaba a cabo y no te importara, tan siquiera.

Cuántas veces hinché mi lomo asfáltico, para que el coche raudo, no tuviera delante de sus faros ese charco, que arruinaría el aspecto de tu presencia, cuando estabas a la par con él.

Me has fallado.

Además… ¿por qué dices también que en mis adoquines se cosechan pimientos del padrón, si los pimientos del padrón son de la Galicia que nos limita al oeste?

Ahí… ahí se ve tu falta se sincera opinión. Déjate ya de pretensiones alzarosas, y baja de la parra. Y baja de las nubes. Y… ¿pero qué haces con esa apisonadora?


Hola amigos:

El  jueves de no sé cuándo  y más tarde el sábado pasado, ya hice mi entrada porque sí; porque me gusta llamar la atención y hablar de mí calle -debe ser-. O porque no entendí bien la convocatoria por estar inmersa en mis concienzudos proyectos.

Me olvidé contaros que si queréis disfrutar de los Campos Elíseos, ya no tendréis que desplazaros a París, con el problema añadido del idioma. Aquí, en Gijón, estamos en plena transformación y ya mi calle, dentro de muy poco, será la copia exacta de la aludida Avenida. Con Arco de Triunfo y todo.

¿Queréis venir? Yo seré vuestra guía, que para eso valgo mucho. Siempre con los pies en el suelo…

44 comentarios:

  1. Después de todo, las cosas también tienen alma,¿ves?
    La que nosotros les insuflamos para que,como ésta tu calle,te ponga firme.
    :)
    Pues mira,no sé si a tu calle le agradará parecerse a la avenida de Les Champs Elysees,pero a mí me hace mucha ilu!
    Gijón está algo más cerca
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Querida amiga,
    cuánto echo de menos tu tierra y la de mi madre. No fui este verano y creo que... uf! Se me encharcan los ojos... Lo dejo aquí. Claro que querría ir a Gijón! Pues claro!
    Tu texto me ha gustado mucho, aunque no entiendo bien quién es la voz que habla. Te soy sincera. No te molestes. Bueno, sé que no lo harás. A veces las cosas gustan sin que loas entendamos de verdad. Un abrazo muy muy fuerte amiga.
    Te quiero mucho, te echo de menos. Me acuerdo de todo lo que hiciste den Madrid por mí...

    ResponderEliminar
  3. mi querida Celia, esa calle que habla me ha resultado muy sincera. En verdad si yo fuera calle diría esas mismas cosas o parecidas. Tu manera de escribir me adentra hasta sus más reconditos huecos. Un besazo y espero que nos sigamos viendo por aqui.

    ResponderEliminar
  4. Una calle, que canta verdades como adoquines. Molesta por su destino, ella sabe que siempre será calle, nunca Avenida, ni tampoco Gran Vía.

    Que duro es ser calle y que no te reconozcan ese papel de actor figurante.

    Original reparto de papeles en un relato ameno y curioso. (Hoy, es que Mar, se ha levantado un poco espesita)

    Besos.

    ¿Te animas a venir a Valencia?

    ResponderEliminar
  5. Marinel. Muchas gracias por tu presencia. La verdad es que mi calle, la que narré dos entradas atrás, era hermosa, y demasiado fantasiosa, por mi parte.
    Por eso, y dado que el tema, ya lo había publicado, fuera de fecha y hora, hice saber, este sábado, el mal cuerpo que se le quedó a mi calle, con las fantasías sobre ella.
    Y entonces, hoy, el asfalto y mi propia calle habló, de todo lo que en su día no dije, y diariamente, ella, tiene que soportar.
    En fin... un poco liadilla la cosa.
    Muchos besinos.

    ResponderEliminar
  6. Mar, Mar... ¡¡¡¡Mar!!!!. Despierta, guapina. Y dale otro repasín a mi calle, que aunque algo "farragosa" la trama, tampoco es tan incomprensible.
    Mira, en Madrid, hemos estado de maravilla, y lo hemos pasado muy bien. Hemos reído y también llorado, y cambiado impresiones de todo tipo. Guardo una impresión inigualable de esa reunión, con tantas personas del mundo literario.
    Ya sabes... Asturias te espera y ahora, que vamos a tener (por la transformación que estoy llevando a cabo, de mi calle), los Campos Elíseos,aquí, en Gijón, ni te cuento como vamos a estar de abarrotaos.
    Muchos besos, y siempre ¡¡¡en positivo!!!.

    ResponderEliminar
  7. Querida María José. Gracias por este comentario tuyo, y me alegra muchísimo verte por aquí. Y es que la ausencia deseando presencia, es muy mala.
    La informática en el campo, no es como en la ciudad, y obliga a ausencias.
    Besinos

    ResponderEliminar
  8. Hola Alfredo.
    Ya... ya le he dicho a Mar que se despertara... jejejeje.
    Es un honor ver una Plaza en mi Calle y sobre todo, si es de Diamante.
    Iría a Valencia, mañana mismo, porque me encanta y tengo muy buenos recuerdos de ella.
    Así es que... no me tientes, no me tientes...
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Tu calle tal como la enfocas puede ser deleite en los muchos comentarios que te sugiere la creatividad, estoy convencida que te quiere lo mismo, te conoce tanto que al andar por ella sientes como relaja el peso del diario hacer al acercarte a tu vivienda; cuando lo hagas mira hacia atrás porque te ha llevado en su corazón y con la sonrisa y el saludos de sus gentes, ella está allí para saludarte con su calor o su brisa y desearte siempre lo mejor. Es tu amiga incondicional que siempre espera sin pedir nada a cambio, salvo tus pasos que llevan tantos pensamientos y ella los conoce. Bs.

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Yo también quiero a mi calle. Pero ella no ha entablado conmigo esos diálogos, que contigo tiene tan cariñosos y malhumorados. Será que mi actitud no es muy sincera. Nunca le dí las gracias abiertamente por servir de decorado a algunos episodios sentimentales en mi vida.
    He visto, por si fuera poco expresiones de poca higiene a la manera que tu citas. La de gente joven que bebió de más. Mi calle no tiene la culpa, por ser amplia, de ese malestar que a mí me causa el ruido atronador de alguna moto.
    He disfrutado de ese murmullo de gente en las noches de verano en sus terrazas. Las de sus cafeterías, pubs y restaurantes.
    Alguna vez he retirado algún papel de su pavimento.
    También está mi calle prendida entre mis ensueños por razón de mi memoria. La existencia es fugaz. Por aquí se ha paseado quien ya falleció.
    Por lo demás abrieron en ella zanjas. La fibra óptica junto a las viejas cañerías se hizo algún hueco.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  12. Hola Tésalo.
    Un comentario amplio con palabas propias de ti.
    Hemos hablado mucho en aquella mesa, mientras cenábamos todo el grupo, y me ha entusiasmado esa conversación tuya tan sabia.
    Todo un placer haberte conocido y un agradecimiento muy grande por tu visita a mi calle.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Hola, Celia:

    A mi personalmente no me importa que te adelantases. Es bueno darse cuenta de que otros también andan como yo, "en el ovni". Gustavo se echó unas buenas risas a nuestra costa.

    Me ha gustado mucho leer el propio punto de vista de tu calle. Yo a veces lo pienso, sobretodo cuando se me "acolchan" las plantas de los pies. Si yo que la piso estoy fastidiada, como estará ella que le pasan coches por encima??

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Mi querida Celia, si, jajaja como dice Alfredo, Mar se levantó espesita y eso que eran casi las 10 ¡¡Mar despierta!!
    No he tenido tiempo de ponerme hasta ahora ni a escribir, ni a leer, y te veo a ti, veo el alma de tu calle y después de tu relato ¿Quién dijo que una calle era solo eso…una calle? Me encantan esos textos que mezclan la realidad con la fantasía, no he tenido aún tiempo de ver ese relato en el cual en otros términos dices haber hablado de tu calle pero este…este me ha encantado. Si las calles hablaran… tendrían tantas cosas que contar.
    Un beso amiga, si, un día iremos a Gijón. No lo conocemos pero antes…me gustaría verte en Valencia, presiento que será un gran encuentro al que no puedes faltar.

    ResponderEliminar
  15. original punto de vista y de partida para el retrato de tu calle. Nos muestras no como es sino como debe sentirse.
    Original y personal.
    Un beso, Celia

    ResponderEliminar
  16. Genial, la calle que habla, que dice, que siente, que transmite. Otro ángulo de lo que ocurre en la vida de todos. Cuántas vidas, cuántos sentires y vivires.
    Buena reflexión.
    Un besito

    ResponderEliminar
  17. ¡Ay las calles!, cauces de ríos sedientos de chismes. Menos mal que hablan así, en bajito; abiertas por un lado y por el otro a la comprensión. Al menos, ya que no tienen forma de librarse de los tacones de aguja, a ver si la apisonadora pone la vibración al máximo... ;)

    Moitos bikiños

    ResponderEliminar
  18. Celia estas perdida, se te echa de menos.
    Buen relato.
    Que categoria hacer lso Campos Eliseos en Gijon Oh, la, la.
    Et vous parlerez le français aussi?
    jejeje ¡Es broma!
    Mejor no le hablen que es un idioma que no me gusta.
    Un fuerte abrazo amiga

    ResponderEliminar
  19. buenos y medio dormidos días, celía la adelantada...
    con barbas en mi rostro he leído este relato de tu calle...y sabes, quizá por que haya leído lento o a traspiés, no lo sé, pero tengo la sensación de que has escrito en prosa rimada, sí, queno hablo de tonterías...espera y te lo demostraré...
    "¿Es cierto que en tu calle, que soy yo, existen castaños que frutean castañuelas, higueras con higos que nacen ya maduros y rosas con corazones, que parlotean y todo.."
    este es un ejemplo---la rima queda en eso de frutean y parlotean...
    "¡Ah!... que triste es ver en ti, esa historia absurda que has creado – para más inri, fuera de horario..."
    la rima es en asonante, y la culpa la tienen estas dos palabras: creado y horario...
    en fin, que hay una cierta musicalidad, toma ya...
    no sé, insisto, quizá sea que uno anda dormido y...
    medio beso, celia...

    ResponderEliminar
  20. Ya podréis presumir de calle entonces...
    Ojalá estuviera más cerca, pero tú con tus letras nos la acercas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Celia, me resulta evidente por tu relato que tu calle te quiere y mucho, ya que mucho es lo que te disculpa y perdona. Desde los alfilerazos de tus puntiagudos tacones, hasta las evacuaciones de tu pequeño amigo. También resulta patente que ese amor es mutuo.
    ¿De verdad te gustará verla convertida en los Campos Eliseos?.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Me gusta esta calle que habla, se queja, protesta y no me es para menos, en su piel quisiera ver yo a más de uno jejeje.
    Entretenida he escuchado sus lamentos y bueno eso de pasar de calle a gran avenida que lujazo!.
    Alfredo te ha lanzado la invitación pues yo tambien te tiento, que Valencia es una ciudad maravillosa, venga pisotea tambien sus calles.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. ¿Con Arco del Triunfo? ¿En serio? jaja, Celia, tus relatos nunca tienen desperdicio. Y eso de darle vida a tu calle, protestona ella, te ha quedado bordado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  24. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  25. Hola Ardi.
    Mi calle, la pobre está enferma. Se ha resfriado por sacarla en el blog ¡¡¡tres veces!!!.
    Por eso la voy a convertir en Avenida, para hacer las paces.
    Besos.

    Querida Medea.
    ¡No puedo ir a Valencia! y bien que lo siento, porque me haría una ilusión tremenda, pero me coincide con una cena benéfica a la que no puedo faltar.
    Muchos besos y otra vez será.

    ResponderEliminar
  26. Gracias, Manuel.
    Estoy encantada con vuestra compañía. Os eché de menos ¡un montón!.
    Besos.

    Hola, Maru.
    Ya ves, tengo una calle parlante. La pobre, está tan machacada que no hace más que protestar.
    Un beso

    ResponderEliminar
  27. Hola, amiguito Xosé. Imagino que ya
    estás bien. Me encanta recordar nuestro encuentro en Vigo. ¿repetimos?
    Besos

    Marián, a mí me encanta escuchar francés. Es un idioma suave, cantarín y meloso, como también me apasiona París. Jejeje, por eso voy a copiar algo de allí para mi calle.
    Besinos

    ResponderEliminar
  28. Gus, es que en el fondo... soy una poeta frustrada. Me encanta la poesía y fíjate, algunas veces me brota esa vena cantarina, en mi prosa.
    Beso y medio.

    Amiga, gracias por ser tan maja. Claro, es que las Aries, somos así, jejej.
    Besinos

    ResponderEliminar
  29. Hola Pepe.
    La verdad es que mi calle, querer, querer, no lo sé. Pero se ha quejado de lo lindo.
    Gracias
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Hola San. Ya he leído en tu blog que estás de obras. En fin, es un latazo, pero dicen que "no hay atajo sin trabajo".
    Un besazo a la espera de compartir otra vez,contigo, un relato.

    Teresa, cuando esté construída la Avenida de los C. Elíseos, os hago partípes. Ahora me toca un curso acelerado de francés para hacer de guía.
    Un beso

    ResponderEliminar
  31. Querida Celia. Tu calle te ha salido respondona ¿eh? Aún así, me encantará conocerla. Avisa fecha de inauguración, incluido arco y todo, y me sumaré a la fiesta. Eso si, procuraré no calzar afilados zapatos de aguja punzones y desafiantes...

    Un abrazote.

    Maat

    ResponderEliminar
  32. Jajaja, Celia, le das voz al asfalto, que parece piel viva. Protesta, te increpa, te recuerda tantos favores, tanta paciencia con los meados perrunos, y ese colchón para resbalones tontos.
    Un cambio divertido, irónico, magistral de registro. Y yo que me tragué lo de los padrones y lo de las rosas y lo del ¿bable?

    Tranquila Celia, aquella calle idílica no importa si lo es tanto o menos, tranquila si te avanzaste y ahora no te duelas. Sin embargo reaccionas y me regalas esta versión fuera de série, estupenda.

    ¿Paseamos por tu calle con permiso de la apisonadora? Besitos más.

    ResponderEliminar
  33. Si es que las calles no son nadie sin nosotros los pisoteadores de asfaltos y adoquines.

    Hay que ver cómo sufren las pobres... jajajaja! Un beso, Celia.

    ResponderEliminar
  34. Interesante tu propuesta para esta convocatoria callejera: hacer hablar y cuestionar a la propia calle ha resultado ser un desafío muy bien resuelto!

    Saludos, desde otra vereda.

    ResponderEliminar
  35. Tu calle nos habla, nos cuenta, nos tiene en cuenta lo suficiente para desahogarse de tanta afrenta....
    Lo he disfrutado, leerte siempre es un gusto y visitar tu calle, sería una delicia. Quien te dice... cualquier día...uno nunca sabe.

    besotes y abrazos

    ResponderEliminar
  36. Celia me ha encantado este raporto a dos voces, la tuya idealizando tu calle, dificil de creer de tan hermosa y tanto fenómeno (que lei la entrada anterior) y la de tu calle, más realista y humana por cierto. Genial!
    Te mando un gran beso

    ResponderEliminar
  37. Celia, te extrañé, me alegra mucho volver a leer tus ingeniosos relatos.
    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  38. Hola cariñín!! tu siempre con tu fina ironía,ja,ja. Que bien sienta leerte,ya me pasaré por la avenida esa...estoy loca por pasearme por París a horas intempestivas,pero antes tengo que sanarme el menisco que tengo pupa.
    Un abrazo guapa

    ResponderEliminar
  39. Celia, no había entrado en tu blog porque creía que habías publicado la otra semana, ahora he visto que era diferente y aquí esstoy.
    Oye que bien que tu calle se parezca a la de los campos Eliseos, debes estar fascinada; aunque esas quejas que haces más de uno también nos toca de cerca, mientras haya gente desaprensiva siempre nos pasará lo mismo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  40. Anda, que bien, nueva versión.
    La calle, pobrecilla, pues es modesta y tal, tu fanfarronería con causa se ve que lastimo su seriedad de calle humilde y ya ves, te replica.
    Maldita sea.
    Pero no la apisones más, veo que en realidad te quiere.
    Muy divertido, Celia, beso grande.

    ResponderEliminar
  41. una calle innovadora, diferente...sin dudas para visitar. un abrazo!

    ResponderEliminar
  42. Muchas gracias por vuestros paseos por mi calle (pronto, Avenida). Os espero.
    Besinos

    ResponderEliminar
  43. Si las calles hablaran ... cuantas cosas tendrían para decirnos a nosotros, los que las transitamos y a veces las ensuciamos y maltratamos.
    Muy bueno el enfoque de la calle
    un saludo

    ResponderEliminar
  44. Tan maravillosa como siempre Celia. Hacía tiempo que no visitaba estos lugares. Es un placer volver a leerte.
    Un saludo

    ResponderEliminar