La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

miércoles, 12 de enero de 2011

Este jueves un relato "Historias calentitas"


Llegué a casa a todo correr y muertita de frío.

Y es que la calle está intransitable por el hielo, pero ahora, tranquilamente, tus brazos me acogerán y yo, una vez más seré feliz rodeada por ese cobijo tuyo, que tan bien conozco.

Nunca he negado que tengo dos amores. Uno que me acoge entre sus fuertes brazos y el otro… y el otro… que es mi debilidad; por eso le dedico más tiempo:

Te miro despacito, anhelante, mientras observo tu lengua danzarina que se mueve de acá para allá al son de no sé que cosa, lamiendo ahora aquí, ahora allá, sofocándome, amándome, deseándome, para darme esa chispa de vida.
Ella, -tu lengua- va y viene con la experiencia de quien sabe moverse en todas direcciones y mientras, el palo que miro embelesada, va disminuyendo de tamaño mientras mi cuerpo está a punto de derretirse envuelto entre sensaciones de placer.
Alguna que otra vez, emites sonidos casi imperceptibles y entonces, interpreto tus quejidos como esa lucha que quiere y no quiere que todo acabe.
Me acerco más y más… te invito a comenzar avivando tu fuego de nuevo para que esas sensaciones fuertes, implacables, gozosas… no se vayan, y pueda disfrutar de ti, toda la noche.
He soñado tantas veces contigo… he pensado tantas noches en ti que ahora que te tengo, estoy mecida en el sueño del que no deseo despertar.
Oh!!! Qué placer tan bello, incomparable a nada. Sacas de mí esa gatita ronrona que en el fondo soy, y me hipnotizas con ese sabor tuyo que aunque me cueste reconocerlo, me lleva a antaño y no es que con esto te llame viejo ¡qué va!. Pero, tu olor y la del jabón chimbo, van parejos, porque ambos inundáis mis sentidos y me transportáis a ese mundo de los sueños y añoranzas que se confunden con fechas y tiempos.

A menudo pienso que sin mi sofá sedoso no sería nadie, y no digamos sin esta chimenea que me da tantos placeres y que lleva orgullosa su Marca Registrada: Pepín Fernández.