La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

jueves, 6 de diciembre de 2012

Una Mariposa en apuros.





Parece que la Tierra, en estos precisos momentos, está elevando su vibración, y está sufriendo, no, mejor, viendo Luz, en este despertar en el que deja atrás el Anillo de Gusano o Puente de Einsteir Rossen.
Dicen que es tiempo de meditación. De aquietarnos para meditar y tomar conciencia de quien somos y hacia donde vamos. Y que nuestra transformación interior va a ser un motivo de cambio en el Mundo. Todo para bienestar de los que vivien, al comprenderse y así mismo, poder comprender a los demás.
"Tenemos que dejar atrás nuestra oruga oscura y transformarnos en Mariposas". Sí, con mayúsculas.

Por eso, esta mañana, seguí tranquila en mi cama; sin dormir. Simplemente meditando y viéndome oruga para observar de reojo como surgía una mariposa.
Rogué a la Naturaleza que fuera amarilla, con alas majestuosas para poder ser visible a los ojos de las demás. Y ya puestos... si puede sobresalir un poco... mejor.

El caso es que estaba con mis pensamientos y cuando ya emergía mi cabecita amarilla, llama a la puerta de mi dormitoria mi hijo pequeño:
-Mami, quiero desayunar. ¿Estás mal?... ¿qué te ocurre que no te has levantado?.
-Ay, hijo. ¿Cómo se te ocurre interrumpirme? Estaba a punto de convertirme en una mariposa amarilla.
-Ah! Estabas soñando.
-No. Estaba meditando, y viviendo un proceso evolutivo.
-Pues quiero desayunar y no veo ni zumo ni café.
-Es que es tiempo de quietud. Es necesario  para llegar al proceso vibracional con éxito. Para ello... se necesita ayunar.
-Pero es que yo... no voy a transformarme en mariposa. Y quiero mi desayuno.
-Lo siento, pero necesito reflexionar y no hacer nada más. Dentro de unos día, cuando finalice, te haré un desayuno con churros y todo. Como parece que soy la única que está saliendo de su ostracismo evolutivo, en esta familia, dile a Papi que te ayude.
-Una mariposa, ¿hace churros y café y zumo? ya que vas a ser mariposa...
-Creo que sí. Pero te lo haré con más alegría. Seré feliz y por consiguiente, toda la familia lo será. Yo os voy a contagiar.
-Ah!.

Me recojo mirando mi propio parto. Y ¡oye!, me he visionado como una espléndida mariposa amarilla que sobrevolaba sobre mi cuerpo medio aturrullado.
Y en esas estoy, degustando la libertad, aunque sea en una habitación cerrada, cuando llega mi hijo con un recién comprado, caza-mariposas.
Y entre sacudida y sacudida, miro mi cuerpo, al que poco me apetece regresar, pero que parece, me está esperando impaciente. Y dejo las alas diseminadas por la estancia mientras me afano a mi cobijo de siempre, que tampoco está tan mal, le digo para congratularme con él y que no me guarde rencor.
Ante tantos vaticinios, teorías, manifestaciones, vibraciones.. para este diciembre, hago un ruego a las Alturas:

Por favor... Tú que todo puedes, sácanos a todos del anillo ese de gusano, o déjanos dentro. Quiero seguir siendo borrego junto a más borregos. Porque como a alguno se le antoje que es mariposa y que sabe volar aunque no se despegue del suelo, se va a liar un verdadero conflicto internacional.
Tomemos conciencia de que lo importante es llevar Amor, comprensión y repartirlo allá por donde vayamos. Y de eso, Dios, hace ya mucho tiempo que nos ha regalado para dar y tomar. Y si la Divina Providencia tiene a bien regalarnos evolución, que nos regale también la coherencia suficiente para admitir que si unos vuelan, será porque han sabido observar que tenían alas.