La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

domingo, 14 de julio de 2013

Empleados de Banca

 
 
 
 
 
 
Quiero comentar -ahora que tan denostada está la figura de los Empleados de Banca, a los que se les culpa de gran parte de los males de esta Sociedad y les identifican con  los acontecimientos acaecidos en varias Entidades, -que una cosa es la propia Organización y otra muy distinta, las personas, esas que trabajan con la mejor de las intenciones y siguiendo con su ética y buen hacer, en su puesto.
Se puede vivir en una mesa o en una ventanilla, incluso en el teléfono del propio Banco, dando y recibiendo Amor.
No hace falta que diga que fui Empleada de Banca.
 
Pasé por diversos puestos  y vaya si he aprendido de las vivencias. Las personas, -clientes y compañeros- me han enseñado mucho y creo que aporté también gran apoyo y consuelo en cada  momento que la circunstancia me marcaba.  Y he visto como en muchísimas ocasiones nuestros clientes eran también nuestros amigos, respetando la situación de cada uno, sin traspasar límite alguno.
 
Cierto es que el trabajo es muy estresante y existe presión...
 
No ha sido un camino de rosas, todo mi periplo Bancario, desde luego que no. Pero he encontrado grandes amigos para siempre, y grandes experiencias maravillosas o tristes que me ayudaron a crecer.
Parece que hoy, por trabajar en un Banco, ya te restan puntos como persona, pues te identifican con todos los desmanes que se pierden en la pirámide del sistema.
 
Personalmente pienso que todo en la vida es por algo.  Y estoy convencida que las diversas vivencias han desencadenado el encuentro conmigo, con mi propio Yo. Ese que vive en todos y que viene a ti, cuando tanto lo necesitas.
Eso sí, es necesario ser muy fuerte para aceptar esa Realidad que te invita a subir montañas sin siquiera facilitarte unas botas de escalada ni un piolet.
Doy gracias a la Vida, que me ha dado tanto... como dice una canción.

2 comentarios:

  1. Entiendo lo que dices y lo comparto, ya que también trabajé en un Banco y viví todo eso que tan bien describes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. COMO TÚ MISMA DICES, Celia, tu experiencia fue muy válida y moralmente gratificante cuando todo ayuda a crecer. Es lo que realmente importa. La gente no teme a los Bancos y sus empleados sólo a quien los ha engañado y se les ha llevado lo suyo. Sé ahora que te preocupa, amiga. Había olvidado que habías tenido esa experiencia y claro que debe afectar sensiblemente; mira, si no hubiese gente así no aprenderíamos a valorar los contrastes porque la Vida se compone del bien y el mal y las conciencias serán las que en su momento sientan quizá otro tipo de compensación, que duela tanto o más por los males hechos en quienes han sido culpables. "Dios no castiga ni con palo ni con rejo", palabras de mi abuelo Abraham. Es la ley. Un abrazo.

    ResponderEliminar