La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

viernes, 2 de mayo de 2008

Historias.

Diversidad de historias se ven desde el viento. Y quien vive en el viento, como partícula inalterable, viendo esto y lo otro dice:
"Vida que un día surgió de la Vida. Senderos que conducen a un mismo camino. Voces que alguien siempre escucha aunque no sean pronunciadas, escuchad: Retumba el trueno y a menudo asusta con su ruido, pero quien retumba así no daña. Daña el rayo que no avisa. Se ennegrece el cielo en muchas ocasiones, pero siempre sale el sol, aunque tarde algunas veces. Se parten los corazones, a menudo, en la lucha diaria. Pero rara vez se parten para siempre porque el siempre de la mente, no es siempre, sino momento. Traiciones, desgracias, crímenes, abusos... Todo ello vive en el camino de la vida., pero no es la Vida. Actores de una comedia en donde los papeles se reparten, es la vida mientras estás en la tierra. Cerrado ya el teatro, empieza la visión de la película de la existencia, en donde la representación terrena ocupa muy poco espacio. No es duro el vivir si sabes aprender, porque después del momento viene la existencia y en ella se arropa y se gratifica la experiencia evolutiva que has vivido. Cuando la experiencia vivida es negativa, otra experiencia hará que lo negativo deje de existir en el camino".

El Éter


Los lomos de la serpiente abrazan las desdichas
y los ángeles tocan con sus trinos las Almas
que ennoblecidas acceden al Éter.
Son las luchas las pasiones descontroladas
de los que teniendo en su Alma
un vacío
lo ocupan con los planteamientos
difíciles de entender en un mundo de Luz.

Los proyectos de otras dimensiones
se desoyen una y otra vez
en los confines de la tierra
Y los argumentos para llegar a la extorsión
abundan en el planeta de la vida.
No es posible que los cielos
inanimados,
hablen con su silencio,
y oculten lo que se esconde en la Eternidad.

Las incoherencias de un mundo
establecido para la evolución,
hacen que los partícipes de la vida
no ennoblezcan los actos de amor y de amistad,
que deberían estar presentes con
y en cada uno de los que viven en la tierra.

Tan difícil es subir la cuesta arriba,
que en el charco de la llanura,
se bebe con el abandono de la subida.

Son los días noches enteras.
Son las noches, noches nada más.
Son los silencios del cielo
¿una aprobación?
No
Tan sólo un dejar hacer.

Mis imágenes ¿Qué es la Sabiduría?


¿Qué es la sabiduría?, me preguntas
Para mí, la sabiduría es el admitir que desconoces muchas cosas.
A menudo, alguien puede dominar un determinado sector en el saber, pero rara vez el sabio reconocido como tal es sabio ante todo, sino ante la parte.
La Sabiduría espiritual, nunca podrá ser cuestionada ni vapuleada ni dudada porque nadie puede ejercer criterio sobre algo que no puede alcanzar a ver con plenitud. Y por lo tanto sólo puede ser cuestionada la parte de la sabiduría que cada ser humano conoce, pero que depende en gran medida del criterio individual de su propia sabiduría, que no es la Sabiduría.
El Alma, es fuente porque la Fuente vive en el Alma cuando está unida al Todo; pero cuando es parte, por formar unión con el ser humano, debe beber de la fuente del Todo para saber, para intuir, para Amar. Y siempre, siempre bebe cuando viene al cuerpo, pero en el cuerpo puede saciar o secar.
La Sabiduría es Luz porque el Todo de donde viene la parte que vive en el ser humano, es Luz; y esa Luz expande sus rayos a la vida humana que, aunque con Luz, no es la Luz porque no es la plenitud, como no es la sabiduría ni la idea ni la fuente, sino la parte que contiene Todo, pero no es Todo.

"Desde el Viento". Celia Álvarez

Mis imágenes Agricultor


Sencillo ser que vives arropado por el campo, intentando cosechas abundantes.
Trabajas la tierra, abriendo los riegos de la siembra…Y luce el esplendor.
Pero llegan tormentas, provocando las crecidas que arrasan, y adormece tu fruto.
Y adormece tu alma ante la nada de tu cosecha. Y lloras impotente mirando siempre al cielo para que tu fuerza aleje las nubes que te atrapan.
Y ruegas… Y ruegas… Y ruegas…
Pero todo se oscurece otra vez y los cántaros del firmamento se abren como bocanadas de ríos. Empapan el suelo en torrentes malignos con cascadas sin rumbo y sonidos de simientes que nunca brillarán en su lecho abonado.
Tú esperas…esperas que llegue un nuevo sol.
Y vuelves a rogar al Infinito.