La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

domingo, 22 de marzo de 2009

Siguiendo el camino de una vida




Mis imágenes de Asturias


Soplaron los Alcones con sus alas, disipando la niebla. La montaña lejana vino a mí, inundándome con el bosque de sus caminos.
Abriendo paso entre la maraña incontrolada, encontré dos senderos arbolados; en uno, una estrella . En otro, un suspiro delante de mis ojos.
Imaginé los cielos de colores y perseguí la luz entre la arbórea espesura. A tientas recibí los colmillos afilados del dolor y los ojos tristes de la noche, me invitaron a seguir su rumbo.
Observé de nuevo la estrella parpadeante que seguía mi curso, quedamente... y yo quise cogerla, pero la tierra oscura, absorbía la ilusión con el costado negro de la piedra. Una piedra que engrosó las pertenencias de mi mochila y a la vez, también se introdujo de pronto, una chispa de aquella estrella que yo vi.
Seguí los pasos, jadeando algunas veces, y en el llano, carreras a zancadas queriendo absorber tiempo en la gincana de la vida.
Me pesa lo que porto en mis espaldas, y algunas veces me detengo entre el musgo, que hace tambalear mi pobre cuerpo tiritado. Y observo pertenencias abriendo muy despacio regalos de la vida.
Me aturrulla la noche cortesana que me invita a bailar con los ojos cerrados, los vals entusiasmados de la penumbra triste.
No quiero parpadear y me levanto queriendo perseguir, aquél trozo de estrella que se fue de mi mano y observa mi camino.
Y corriendo en el día y soñando en la noche avanzo hasta la cumbre de la montaña nueva.
Y miro ansiosa de nuevo el horizonte...
Y observo un macizo rocoso que me invita de nuevo a descubrirlo.

20 comentarios:

  1. Que bien describes la vida, esa estrella tan cercana, que parece poder cogerse con la mano, esa roca negra y dura que nos cae cuando menos lo esperamos.
    Pero al final siempre miramos nuevamente al horizonte, para fijar nuestros ojos en el infinito.
    Besos de carrachina.

    ResponderEliminar
  2. Me tienes alucinada,lo tengo que releer para disfrutarlo mejor.
    Que pases un buen dia.
    Conchi.

    ResponderEliminar
  3. Cuantos caminos,
    cuantas decisiones,
    aciertos, errores, dudas...
    y la meta...
    Tanto andar,
    tanto tiempo,
    tanto sudor...
    Y la meta...
    Eso es nuestra vida.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. ¡¡¡Qué belleza!!! Gracias por este regalo para el alma.
    Dejá el peso de tu mochila y corré libre por los senderos de la vida...
    Besos mil.

    ResponderEliminar
  5. A todos nos pesa lo que llevamos a nuestras espaldas,
    y a veces, hay que pararse a descansar.
    Pero sólo un momento, porque enseguida hay que echar a andar de nuevo,
    y sortear la siguiente montaña que aparece delante de nosotros.

    Jo, me ha encantado.

    Un beso, Celia.

    ResponderEliminar
  6. CVELIA,CADA DIA ME IMPRESIONAS MAS CON TUS HISTORIAS..REALMENTE MAGICAS TODAS ELLAS.ES ASOMBROSA LA MANERA QUE TIENES PARA DESCRIBIR LAS COSAS.
    BELLISIMO.
    UN BESO,CELIA.
    Mº JOSE

    ResponderEliminar
  7. Ddelicioso escrito que rezuma sensibilidad.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. No veo el comentario, he dicho que es precioso y que rezuma sensibilidad:
    Si está doble lo borras
    Un fuerte abazo

    ResponderEliminar
  9. Bellas descripciones, de no menos hermosos parajes.

    Hacen más fuerte mi deseo de pasear por ellos.

    Un beso "en camino..."

    ResponderEliminar
  10. hola celia ;primero decirte que soy una enamorada de asturias ,a la que me escapo en cuanto puedo desde hace muchos años,la vida es muy parecida a la escalada de un monte , llena la mochila el peso a veces no nos deja subir mas , y debemos parar ..para tomando aire decidir si rodeamos el problema , o lo encaramos aunque las circunstancias nos hagan caer una y otra vez hasta alcanzar la meta ,que se supone que es coronar la cumbre y sentarse a ver el paisaje ...perdona si me extendi ,pero me gusto tanto que no podia resumirlo mas .desde mis 21 gramos un abrazo con aromas primaverales.

    ResponderEliminar
  11. QUERIDA CELIA:

    Bellas imágenes de tu tierra, tan cercana a la mía y tan linda.

    Y preciosas palabras para describir esas montañas y esos sentimientos.
    El nuevo horizonte... ojalá se halle siempre lleno de maravillosos momentos.

    Un beso muy fuerte,

    Ángeles

    ResponderEliminar
  12. Hola Carrachina. La vida es un caminar hacia adelante. Ni más ni menos. La mochila pesa.
    Un abrazo

    Hola Conchi. Gracias por estar siempre por aquí.
    Un beso

    Amiga: Algunas veces acertamos y otras no. Es la vida.

    Liliana. Gracias. Tú si escribes bellezas.

    Lourdes. El amor es ligero como una pluma. Tendríamos que tenerlo siempre presente.
    Un abrazo

    María José. Muchas gracias guapa.
    Un beso

    Marian. Gracias por tu comentario. La sensibilidad es necesaria siempre. Tú de eso sabes mucho.
    Un beso

    Paco. Un beso en camino.

    21 Gramos. Asturias te espera.
    Un abrazo

    Angeles. Gracias por tu comentario.
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Bonito Celia. Que descripción tan similar a lo que puede ser la vida misma. Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  14. Buenos dias Celia. No me he equivocado al entrar en tu blog con mi café mañanero. Es una bonita forma de comenzar la semana, leyéndote.

    La descripción que haces del camino de la vida es preciosa. Lo que más me ha gustado es que esa estrella nunca se pierde de vista. Si no hay ilusión, la vida vale bien poco vivirla.

    Voy a leerlo de nuevo. Varias veces.

    Un fuerte abrazo.

    Maat

    ResponderEliminar
  15. Muy lograda descripción literaria querida Celia. Puede ser un perfecto inicio de alguna novela y la foto, no me lo digas, las hecho tú a que sí?

    Felicidades y buen inicio de semana.

    Besos!!!

    ResponderEliminar
  16. Celia, qué potente comienzo¡¡¡, parece un poema épico, "soplaron los alcones con sus alas disipando la niebla", es homérico.

    ResponderEliminar
  17. Carolina. Voy caminando por la vida con trocitos de historias en mi mochila... algunas veces tengo que soltar lastre. Es que si no es así me hundo.
    Un beso

    Maat. Muchas gracias guapa. Me alegro que te gustara el café y la lectura. La verdad es que disfrutamos mucho con los blogs.
    Un beso

    Angelus. ¡No me hables de novelas por que tengo stock!. Sí, la foto es mía. Es que me encanta hacer fotos.
    Un abrazo amigo

    Luz, ¡muchas gracias por eso de Homérico!. Creo que no merezco tanto.
    Tengo varios escritos sobre el camino de la vida. La mochila llega a tener bastante peso.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. La vida no siempre nos ofrece el camino más fácil. Podemos detenernos y reponer fuerzas, pero no se nos esta permitido acomodarnos en cualquier recodo. Se nos esta permitido extraviarnos, pero nuestra obligación, es volver a reencontrar, volver a reencontrarnos... Es bueno, confiar en las estrellas, ellas aportan luz a la oscuridad de nuestras noches.

    Una preciosa descripción a nuestros pasos por la vida.

    Un abrazo, amiguina.

    ResponderEliminar
  19. Hermoso hasta la médula...
    La vida es un constante vagar persiguiendo estrellas y su luz. Escaladas escarpadas para llegar a la cumbre,que parece remota y sin embargo se sabe...
    Entre el sueño y la realidad, las vivencias y los sentimientos que de ellas brotan...
    Me ha encantado tu escrito.
    He de bajarme tu libro para leermelo en casa, pero siempre ando corta de tiempo...sin embargo,lo haré.
    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Me ha encantado tu escrito Celia. La vida es un sentir, un incorporar cosas, experiencias y en algún punto del camino a veces tenemos que deshacernos de ellas para hacernoslo más llevadero.
    Hay que mirar hacia adelante, avanzar e incorporar aquellos aprendizajes inertes en la misma vida.
    Un beso cercano.

    ResponderEliminar