La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

domingo, 30 de agosto de 2009

La "Coluzna" de opinión.Un respeto por la Medicina y sus Profesionales..

-¿Cuánto tiempo tardaremos en llegar? ¿Se encuentra realmente mal, su madre?

-Si. Se encuentra muy mal, y creemos que no es bueno moverla de casa. En cuanto al tiempo, está a un cuarto de hora minuto arriba, minuto abajo.

-Le he dicho que pasara a recogerme, porque no tengo forma de transporte.

-No te preocupes, lo importante es que me acompañas. Me he sentido tan impotente para encontrar ayuda... Siento que hayas tenido que dejarlo todo...

-La verdad es que una urgencia domiciliaria trastoca toda la consulta. Ya iba a comenzar con los pacientes. Me han visto salir, y esto no acostumbra a hacer ninguna gracia.

-Sí. Lo entiendo. Pero ¿Es que no queda ninguna persona suplente para estos casos?

-No. Y el problema es que cuando nos ausentamos, a menudo nos recriminan, y nos ponen de vuelta y media por cualquier cosa. Pero es habitual. Siempre existe la excusa perfecta, y si además eres mujer y joven... no vea las situaciones tan rocambolescas que padecemos.

-¡Qué pena! Recuerdo cuando llegábamos al Médico y no nos faltaba más que hacerle una reverencia, porque le veíamos tan superior... la verdad es que hemos pasado de un extremo al otro. Ninguno de los dos es bueno, pero casi prefiero aquel respeto que existía por tu profesión y los profesionales.

-¡Fíjese!. Me conformo sólo con un poco de comprensión y algo de reconocimiento. No es mucho ¿verdad?.

-Desde luego que no. La vida una vez más, se nos ha vuelto del revés.


13 comentarios:

  1. A la persona que se dedica a cuidar y, posiblemente, salvar bastantes vidas se le debe tener algo más que respeto.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Del revés solo? yo aún diría más: Patas arriba!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Creo que, a veces, somos demasiado prudentes. Lo digo porque los médicos no tienen la culpa de ser tan pocos a la hora de atendernos a tantos, pero sí que podríamos quejarnos, para eso están las hojas de reclamaciones: me llamo fulanito y quería denunciar que estuve en urgencias y sólo había un médico que, además, tuvo que salir a atender a un enfermo que no podía moverse, con lo que la urgencia se convirtió en eterna
    A ver si gastan menos en "seguridad" (tanto mirotear los bolsos en los viajes para luego añadir un cuchillo en la bandeja de la comida) y dedican más dinero a la Sanidad que es la manera más eficaz de mirar por la seguridad ciudadana.
    He visto gente en la sala de espera de urgencias, protestando porque no había un pediatra, pero eso hay que denunciarlo por escrito (flojos que somos a la hora de actuar y muy ligeros a la hora de protestar).
    Muy buen post, Celia. O nos pasamos, o no llegamos... esa es la cuestión.

    ResponderEliminar
  4. Y se sigue diciendo por ahí que España va bien, y que el mundo va bien...
    Por desgracia fiel reflejo de la realidad tu relato.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  5. El dolor es lo que más me asusta y, creo, la mayor de las injusticias; una cosa es el aviso, la alarma y otra el exceso, gratuito y sádico con que nos trata la naturaleza. Por eso, a todos aquellos que se dedican a combatirlo, les tengo un inmenso respeto (aunque a veces, las menos, no lo merezcan).
    Bikiños

    ResponderEliminar
  6. Es triste, pero es así.
    Lo mismo pasa con los profesores, por ejemplo.
    Me ha gustado mucho el post.

    Besos, Celia.

    ResponderEliminar
  7. Todo esta con la spatas para arriba y la cabeza para abajo, que da hasta mareo.
    Besos Celia

    ResponderEliminar
  8. Celia. Es real todo lo que cuentas.
    Hay falta de nivel humano para ponernos en el lugar del otro. un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Nada más cierto... De todos modos, los culpables de que se les haya perdido el respeto a los médicos, somos nosotros mismos. La intolerancia es proporcional a la falta de respeto.

    Me encantó tu planteo Celia, y el modo en que lo has hecho.

    Besos, amiga.

    ResponderEliminar
  10. No soy partidaria de las faltas de respeto de ningún tipo y mucho menos a los profesionales de este gremio en particular, pero alguna vez me he encontrado con médicos maleducados, que te hablan como si fueras lelo o te extienden la receta sin ni siquiera mirarte.
    Es posible que debido a esto, algunas personas sintiéndose inseguras, ataquen sin tener en cuenta si son justas. A fin de cuentas dejamos nuestras vidas en sus manos.
    Personalmente hace poco acudí a la consulta del mío. Hacía mucho que no iba y me encontré con un nuevo doctor. Una vez aclarado el motivo de mi consulta, se puso a preguntarme detalles de mi vida, de mi familia, mi trabajo..., vamos, que me trató como a un ser humano y casi me pongo a dar saltos de alegría. Por fin un médico que no te trataba como a un número!
    Seguro que no dura mucho en el puesto, un médico tan amable, no es algo usual por aquí.
    Moraleja, ni todos los médicos son unos santos, ni todos los pacientes carecen de educación.
    Perdón por el rollo.

    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
  11. Celia, he leido "Una historia en el aire", es una bonita historia de amor, me sorprende la facilidad que tienes para escribir y tu increible imaginación. Hay momentos muy intensos con un diálogo muy fluido y sentido. Enhorabuena y...gracias.

    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Tú lo has dicho:"hemos pasado de un extremo a otro"

    Y, no solo en materia de respeto, noo... sino, en lo que realmente "importa", aunque en realidad importe todo-en conjunto- digo, en lo que importa: priorizar, por parte de los gobiernos - en plural- ese estado de Bienestar, léase Salud, hay mucho médico en paro, ejerciendo el voluntariado... y los dineros públicos se mal-utilizan para cubrir otras cuestiones, que a mi modo de entender, no ayudan a esa población de a pie, que somos tod@s... En fin, que para mí es el Tú lo has dicho:"hemos pasado de un extremo a otro"

    Y, no solo en materia de respeto, noo... sino, en lo que realmente "importa", aunque en realidad importe todo-en conjunto-. Digo, en lo que importa: priorizar, por parte de los gobiernos - en plural- ese estado de Bienestar, léase Salud, para el caso que nos ocupa, hay mucho médico en paro, ejerciendo el voluntariado... y los dineros públicos se mal-utilizan para cubrir otras cuestiones, que a mi modo de entender, no ayudan a esa población de a pie, que somos tod@s... En fin, que para mí, es el pan nuestro de cada día, el encontrarme en pleno mes de agosto, con una enfermera histérica -porque ella solita- ha de atender a toda una sala de pacientes, y para colmo de males suplente...

    ¡¡País!!

    Besines, amiguina.

    ResponderEliminar
  13. Queridos amigos.
    Gracias por vueestros comentarios. Es cierto que todos cometemos fallos, tanto pacientes como profesionales. Lo bueno sería ponernos siempre en el lugar del otro. Tal vez así comprenderíamos mejor las circunstancias de la vida. Y sobre todo respeto, educación y buenos modos. Ese bien tan escaso hoy en día.
    Muchos besos. Y mil gracias por estar por aquí.

    ResponderEliminar