La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Este jueves un relato "Cambio de senda"



-Hola Dios.
-Hola, hija: ¿Qué te trae por aquí?
-Tú que lo sabes todo... sabrás qué es una senda ¿verdad?
-Claro ¡cómo no voy a saberlo!. Una senda puede ser un camino, un sendero, un trazado sobre el mar, una vía en el Cielo...un atajo… ¿y? ¿a qué viene esa pregunta?
-Es lo que yo pensaba, una senda puede ser muchas cosas… Pero, necesito que me digas: ¿Qué senda es mejor para llegar a la meta?
-Todas son igualmente importantes. Si eliges la senda del mar, deberás llevar una buena lancha para no zozobrar y una brújula adecuada, para no perderte. Si vas por un camino ancho, tal vez, las ruedas de un vehículo te porten con seguridad, si sabes curvarte con las curvas y enderezarte en los largos tramos. Si eliges un sendero tortuoso, deberás tener la certeza de poseer un buen calzado, y fuertes piernas… A menudo miras con ansiedad esa otra senda creyendo que es mejor que la tuya, pero no pienses que existe alguna exenta de riesgo. En la tierra no existe el camino llano de la felicidad completa.
-A mí, lo que más me agrada son los atajos. Me gusta la rapidez y llegar pronto a la meta. A ser posible la primera.

-Hija mía… ¡cuánto te queda aún por aprender.!

Escucha:
No importa el camino; lo que en realidad es necesario mientras avanzas es, tener los ojos muy abiertos, la mirada clara, los pasos firmes y el corazón, abierto de par en par, para que palpite en ti, por ti y por otros.
Pero sobre todas las cosas, observa la luna, observa el sol cuando nace y cuando se esconde para ti; mira las flores que alimentan los sentidos, admira las plantas, los montes ¡la Vida!... y no olvides nunca, mirar a aquellos que caminan a tu lado o en sentido contrario; no interfieras jamás contra nadie, palabreando, para que vayan por donde tú deseas.
No olvides  disfrutar con todos los regalos que cada día brillan para ti. Sólo así podrás sobrellevar el tiempo de tormentas y nubarrones grises.
Carga el equipaje de tu Vida, con cosas bellas, para equilibrar las vivencias. Y evoluciona con cada paso, sabiéndote parte de la Existencia, ayudando a aquél que perdió sus zapatos, a quién  olvidó su brújula, al que se cayó por el  barranco sin encontrar freno alguno.
Sé prudente. Sé tolerante. Ríete. Ámate. Nadie puede dar lo que no tiene.
Hija...no intentes correr, si no estás bien segura de saber caminar.
-Ya...¡Ah! Por cierto... como estoy aquí, y Tú que lo sabes todo ¿me puedes dar una pista, por pequeña que sea, sobre la senda que tengo que seguir para  encontrar a Pepín?
-Mira hija, para encontrar a alguien debes ubicarte tú, quiero decir... tiene que funcionar bien tu brújula interior. ¡Ay hija... hija! ¡te veo tan perdida!.
En qué estaría pensando el día en el que hice a esta mujer...