La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

miércoles, 12 de enero de 2011

Este jueves un relato "Historias calentitas"


Llegué a casa a todo correr y muertita de frío.

Y es que la calle está intransitable por el hielo, pero ahora, tranquilamente, tus brazos me acogerán y yo, una vez más seré feliz rodeada por ese cobijo tuyo, que tan bien conozco.

Nunca he negado que tengo dos amores. Uno que me acoge entre sus fuertes brazos y el otro… y el otro… que es mi debilidad; por eso le dedico más tiempo:

Te miro despacito, anhelante, mientras observo tu lengua danzarina que se mueve de acá para allá al son de no sé que cosa, lamiendo ahora aquí, ahora allá, sofocándome, amándome, deseándome, para darme esa chispa de vida.
Ella, -tu lengua- va y viene con la experiencia de quien sabe moverse en todas direcciones y mientras, el palo que miro embelesada, va disminuyendo de tamaño mientras mi cuerpo está a punto de derretirse envuelto entre sensaciones de placer.
Alguna que otra vez, emites sonidos casi imperceptibles y entonces, interpreto tus quejidos como esa lucha que quiere y no quiere que todo acabe.
Me acerco más y más… te invito a comenzar avivando tu fuego de nuevo para que esas sensaciones fuertes, implacables, gozosas… no se vayan, y pueda disfrutar de ti, toda la noche.
He soñado tantas veces contigo… he pensado tantas noches en ti que ahora que te tengo, estoy mecida en el sueño del que no deseo despertar.
Oh!!! Qué placer tan bello, incomparable a nada. Sacas de mí esa gatita ronrona que en el fondo soy, y me hipnotizas con ese sabor tuyo que aunque me cueste reconocerlo, me lleva a antaño y no es que con esto te llame viejo ¡qué va!. Pero, tu olor y la del jabón chimbo, van parejos, porque ambos inundáis mis sentidos y me transportáis a ese mundo de los sueños y añoranzas que se confunden con fechas y tiempos.

A menudo pienso que sin mi sofá sedoso no sería nadie, y no digamos sin esta chimenea que me da tantos placeres y que lleva orgullosa su Marca Registrada: Pepín Fernández.

26 comentarios:

  1. ¡Me has vencido!!!!
    Lo reconozco,¡¡ has ganado!!!!!

    Mientras leía, mi cerebrito iba a mil.... una sucesión de imágenes pasaba rápidamente por mi cabeza, buscando qué era eso que te ponía calentita....

    Pero el sofá no, no lo había pensado.
    Así que me rindo.
    A tus pies, princesa.
    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Ainnnns, ya no sabía si era un amante furtivo, un chupa-chups, una lengua bailona o...un sofá.
    !Salve! todo vale para el gustirrinín y si resulta creativo, sorprendente como el que propones, doble o triple gozo. !Salve a tí!

    ResponderEliminar
  3. Hola Luna.
    El sofá aporta brazos fuertes, pero... la chimenea, esa sí que es calentita. Me quedo con ella, aunque me siente en el suelo.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  4. Natalí, guapetona.
    ¡Vamos a calentarnos, que por Andorra y Asturias, las cosas no lucen muy calientes, y tenemos que ponerle un tanto de imaginación.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Uff, donde se ponga una chimenea...
    Yo es que no tengo, jamía, y me encantaría tener una.
    :)
    Genial el relato, como siempre!


    Besos, Celia!!!

    ResponderEliminar
  6. Jjajajajajajajajajajajajajjajajaj
    ¡Eres la reina del jarro de agua!
    ¡Habrase vistooooooooo!
    Pero niñina gracies a Dios que eses legua no te carbonizó ¿ O yes de amianto?
    Jajajajajajajajajajajajajajajajajaja.

    Biiiiiieeeeennnnnnnnnnn.

    Besinos.

    Mariví

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Es la llama, esa lengua de fuego que sube, que baja, que tiembla y se agita, que te`proporciona calor la verdadera protagonista de tu historia, junto con el sofá como confortable y necesario cómplice.
    Mi interés ha ido creciendo durante tu relato, hasta el inesperado final.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. ¡jO! Yo que ya le estaba poniendo cara al amante!!!!!!!
    Me ha sorpendido gratamente leerte en un registro totalmente diferente.
    Historia calentita sí... y ducha fría al final . ¡No hay derecho!!!!!
    Un beso guapina
    Mar

    ResponderEliminar
  10. ¡¡¡Dios ni por un momento imaginé que hablabas del sofa y de la chimenea!!!
    Jake Mate sin dudarlo
    Eso si, donde este un buen sofa comodo, mullidito y una buena chimenea....
    Besosssssss

    ResponderEliminar
  11. ¡Vaya!, jamás hubiera pensado en una lengua de fuego moviéndose de esa manera, puedo decir que es porque no tengo chimenea, pero la realidad es que aunque estuviera predeterminada a una imagen calenturienta has superado con mucho mi imaginación
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Has añadido todos los ingredientes validos para abrigar una buena historia bien caliente. felicidades.
    Primavera

    ResponderEliminar
  13. Para ser honesta, primero pensé en un perro lanudo porque imaginé algún truquito pero me sorprendieron gratamente tus dos amores.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Me pasó como a Gloria, pensé que era un perrito, pero la chimenea y el sofa con marca Pepin......magistral. Calentita y con sonrisa final.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Imaginas que pudieramos cambiar el canal de los sueños como cambiamos el de la tele?
    Me pregunto sí sabríamos cual elegir.
    -Yo también soy "fan" de mi sofá.
    ;)
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Esa gatita...qué picarona. tenernos entretenidos aqui buscando al o a la propietaria de esa lengua...jajaja
    Yo tambien me quedo con esa chimenea, incluso podria pasar de gatita ...jaja
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Me alegro que fuera una lengua en la chimenea porque imaginarme a alguien moviendo la lengua al son de cualquier cosa y me iba a morir de espanto jajaja.Gratamente sorprendida,si,no tengo chimenea pero me gustaria,pero...solo es esa chimenea la que te atrae,solo ella porque la hizo Pepín y Pepin...era mucho Pepín.Un beso grande

    ResponderEliminar
  18. Ahh! Bueno pero que desenlace!
    No lo hubiera imaginado, ni mucho menos narrado con tanta experticia.
    Grandioso Celia, original y bien llevado!
    Besos calurosos

    ResponderEliminar
  19. Tu ingenio y tu destreza para hacer que nuestra mente se vaya por el camino equivocado, es asombrosa, digna de una gran escritora.

    Besos y gracias Celia

    ResponderEliminar
  20. Muchas gracias por vuestros comentarios.
    Estoy un tanto "pillada" de tiempo, pero poco a poco pasaré a leeros.
    Un besín.

    ResponderEliminar
  21. luna se rinde, yo me he vuelto bobo...y al final...celiaaa¡¡¡..regalámelooooo...quiero uno como ese. pero además, ya¡¡
    mil besos.

    ResponderEliminar
  22. Jugueteando en el sofá, con la chimenea calentando el cuerpo y la mente, por lo que se ve, jaja.
    Muy bueno, Celia, bien contado y bien engañado al lector con esta historia muy calentita.

    ResponderEliminar
  23. Muy buen relato, Celia. Historia con calor a lengüetazos y confort de verdad.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  24. Magnífico, se ve que después de un descanso la imaginación es la que no traba la lengua. Besos hermana querida, me has hecho sonreír pero estoy segura que algún lambetazo se ha hecho caer después de provocar alguna excitación .¡Jajajaj! Buenísimo.

    Elisa

    ResponderEliminar
  25. Amiguinos. Muchas gracias por vuestros cariñosos comentarios.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  26. El fuego relaja y embruja, es increíble el poder que tiene una chimenea.
    Buen relato, me ha gustado.
    Un abrazo Celia

    ResponderEliminar