La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

jueves, 3 de marzo de 2011

Este jueves un relato "La Primavera la sangre altera"


Tanto lerdo, tanto desaprensivo… me están levantando polvaredas en el intelecto. Por eso te acuso a ti; sí, a ti que has llegado a esta página, de tu falta de sinceridad y de hacer aspavientos cuando alguien te contradice. Y también te acuso de mojigato, palurdo e insolente.
Sí... sí,  ya puedes empezar a vociferar y también, como no, a decir eso que la buena educación te impide hacer y que no es otra cosa que abrir el lugar oculto de las necedades. Ese lugar tapiado en el que se guarda el lado oscuro, para hacer pareja con estas palabras mías que hoy escribo para ti.

Llega la primavera y a algunos les da por escribir poemas, "larara larara", y por brincar de alegría, mirando las flores y los frutos y las semillas que vendrán como consecuencia de ellos; y a mí, hoy, porque me da la gana, se me altera la sangre y me brota esta mala leche que tenía esperando para saltar la tapia y así,  pasar al otro lado; el de la insolencia.

No puedo evitarlo. Esta alteración de gen “hasta las narices”, que me despierta la primavera, me hace ser de esta manera: enrevesada, malaleche... y también me hace remar contra corriente, camino del verano.

Tal vez la explosión de vida me da miedo. Quizá los trinos de los pájaros y las Naturalezas plenas, me hagan ver lo poco que soy yo. Motivo por el que me enrabieto.

Es posible que por eso, me gusta más contemplar una ramita de enhebro, cuando todo está mustio. Y disfruto inspirando un olor a madreselva cuando se oculta en un cesto de espinas, en donde se zambulle para que no la corten.
Y aquella florecilla que intenta brillar cuando todo está muerto, llama más mi atención que las rosaledas plenas de primavera.

Y es que  pienso qué: Un hambriento valora una porción de fruta, mucho más que un cesto lleno para quien no tiene apetito.