La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

martes, 26 de febrero de 2013

Un día





Un día, había una gaviota que después de haber sobrevolado el mar, llegó a la tierra.
La gaviota fue a un lago y se puso a buscar alimento encontrando una garza que deseaba lo mismo.
La gaviota le dice que ella llegó primero y que la pesca le pertenece.
La garza le dice que ella está ahí desde siempre y que le pertenece a ella.
Entonces el pez, que nadaba en al lago, motivo de su disputa, emergió entre las vibraciones y dijo:

El primero que me de la respuesta que busco llevará ese alimento, que soy yo.
¿Cuál de los dos llegó primero?
Ellas le dicen: No sabemos
¿De dónde habéis venido la una y la otra?
Ellas le dicen, del cielo.
Y ¿A qué habéis venido a la Tierra?
Bajamos para alimentarnos.

Pues no importa si venís de la tierra o del mar, ya que ambas sois del cielo.
Tampoco importa vuestro tamaño ni vuestra destreza, si ambas sabéis surcar el cielo.
Por eso os digo que yo me brindo a ser vuestro sustento. Pero en vista de que vengáis de un lugar u otro, no aporta privilegio, tomad de mí, un bocado cada una.
Pero, así no nos atrevemos a comerte, nuestros picos no quieren hacerte daño, le dicen.

Así es.
Estáis reflexionando y la reflexión es buena consejera.

Por eso, cuando deseéis hacer algo en el cielo o en la tierra, debéis parar de batir vuestras alas. Reposar las patas en el suelo y alcanzar con vuestras vibraciones, el conocimiento.
Debéis saber que unos vuelan, otros reptan, otros caminan, otros nadan, porque existen caminos, mares y alfombras en donde reptar en la pradera incluso árboles majestuosos para escalar.

Todos somos vida y juntos conformamos la diversidad. Habéis de saber que yo, un pez, también soy necesario; tanto como vosotras, aves, que surcáis el cielo.

Respetémonos, y antes de comer el bocado del otro, sepamos que el otro también tiene algo que decir, por ser un viviente más.



15 comentarios:

  1. Una excelente moraleja se extrae de este relato, querida Celia: "COMPARTIR" debería ser la mejor forma de regenerar este mundo que se nos esta haciendo añicos sin darnos cuenta.

    Pasa un feliz día, amiga

    Fina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Fina. COMPARTIR. Esa es la clave.
      Todos hemos de exponer el muestrario de nuestra Sabiduría interior. Quien lo lea ha de reconocer las palabras, para que, al sentirlas propias, le haga crecer.
      Nadie es Maestro de nadie. Nadie es más ni menos que el otro.
      Llevamos papeles diferentes a interpretar en el teatro de la Vida. Pero eso no exime de que TODOS SOMOS IGUALES.
      Besinos

      Eliminar
  2. ¡Ay, pececillo sabio, qué lindo eres! ¡Eres tan lindo y tan sabio, que te voy a comer! Hace tiempo que no como carne ni pescado, pero con peces como éste, en adelante creo que me los voy a comer a ver si me transmiten esa Sabiduría.
    ¿Eres tú, la autora de tan bella fábula, HERGAMA? Entonces, tú también estás para "comerte", de sabia que eres.
    Un enorme abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La fábula pertenece a la Sabiduría.
      Entró por la ventana, y la pillé en pleno vuelo.
      Besinos.

      Eliminar
    2. Supongo que no la habrás dejado escapar, aunque tú ya andabas bastante sobrada de ella.
      Oye: ¿ESO se pega? ¡Jajaja!
      Buenas noches y un beso.

      Eliminar
  3. Es curioso pero en mi entorno y desde hace ya mucho tiempo, las gaviotas comparten con las garzas ese alimento e incluso los mismos espacios en las playas, bajamares y el campo, tras el ganado. Algo que ha llamado poderosamente la atención de los viejos marineros, ya que la gaviota y la garza no solían llevarse muy bien, según ellos.
    ¿Casualidad, anécdota, nuevos tiempos...? No sabría decirlo, en mi caso.
    Un abrazo y feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Que preciosa coincidencia!
      Mira por donde... no tenía idea de que no se cayeran bien, y ahora, hayan hecho las paces.
      Podríamos tomar nota los humanos.
      Un fuerte abrazo y gracias.

      Eliminar

  4. Que relato tan bello...
    Si, Compartir...hay que romper barreras ,el trozito de cada uno , y aprender que todo lo que existe bajo el sol ...es de todos.

    Un abrazo querida Celia y gracias por todo lo que nos aportas en tus escritos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Rosamaría:
      Gracias a ti, porque todos ponemos nuestro granito de arena. Y poco a poco, podemos hacer una montaña, tal vez, más fácil de escalar al vislumbrar la Cima.
      Besinos

      Eliminar
  5. Hola, Rosamaría: ¡Qué sorpresa encontrarte en este Blog amigo! Sí: ya me pareció haberte visto antes pero pensé que había sido un sueño. ¡Qué alegría que el mundo sea tan chico y tan GRANDE al mismo tiempo, y que a través de un Blog nos podamos comunicar desde todos los rincones de España!
    Hoy he colgado en ese nuestro otro Blog un artículo de Félix Gracia.
    Un beso a las dos amigas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdonen ustedes que no les sirva un café. Ya que estamos por aquí, entre amigos, sería bueno ambiantar la charleta.
      En fin.... miro para un lado y para otro, y me siento afortunada por vuestras visitas y aportaciones.
      Un suerte maravillosa, esto de vivir, y sobre todo, de abseorver las vivencias por el convencimiento de los sentimientos. Con libertad. Con las lecciones interiores que cada uno porta en el equipaje de la vida.
      Besinos

      Eliminar

  6. Me alegro con tu alegria de encontrarnos amiga Regla,

    Ahi te envio todo mi cariño ...a montones,

    Y acepto la invitacion de nuestra Celia...así que preparamos un aromático te rojo con canela y vainilla...nos miramos a los ojos y casí sin palabras brindamos por la amistad y por habernos encontrado, las almas afines se buscan y se atraen.

    Os quiero.

    Rosamaria.

    ResponderEliminar
  7. ¡Oh, qué rico esta este té! ¿Quién lo hizo? Venga: brindemos por nuestra amistad surgida un día a través del mismo Blog: EL CIELO EN LA TIERRA, al que acudimos desde distintos puntos de España: ¿Acaso no es hermoso eso?
    Un abrazo que abarque a todo el mundo.

    ResponderEliminar
  8. Entre el cielo y la tierra. Buen blog. Vosotras... Un gran hallazgo. Besos
    Celia

    ResponderEliminar
  9. Saludos a la distancia. Cuidate mucho.

    ResponderEliminar