La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

jueves, 10 de enero de 2013

¿Nos merecemos esto?






Ayer, escuché una vez más, el Telediario.

¿Y qué? ¿Algo nuevo?

Pues sí. Algo nuevo para mí, que desconocía por completo. Tal vez porque ya, harta de escuchar sinsabores, me muevo en ese mundo de los sueños y de las vibraciones de colores, que sé existen; pero que no abarcan todo lo abarcable, porque son generadas por las propias vivencias, y parece que las sombras, andan por ahí, haciendo de las suyas, y achuchándose en la cueva para entrar a atacar al indefenso.

Me bullen en la cabeza estas palabras:

La mayor parte de los casos de corrupción Política desde hace más de veinte años, están sin Juzgar. Y gran parte de grandes Personalidades, están a la espera de Juicio, interminables años. Viviendo en libertad, por supuesto.

Y digo yo… ¿Cómo no van a proliferar corruptos y chorizos? ¿Cómo es posible que unos pobres ciudadanos aguanten semejante abuso?

Bien sabe Dios que soy apolítica. Sueño constantemente con un mundo mejor. Con la coherencia y la rectitud en donde nadie se crea más que nadie, aunque el papel a interpretar en este teatro de la vida, tenga diversos papeles. En el reconocimiento de la Esencia en la que todos somos iguales. Eso es lo que percibo y siento y proclamo.

Pero, ¿A dónde va a ir a parar nuestra barca, con semejantes barqueros? Y no hablo del actual Presidente ni del anterior, ni de otros más. Hablo en general.

Me vienen a la memoria tantos pequeños infractores de la Ley, a los que encarcelan tal vez por haber robado para comer. O por vender unas papelinas, para sobrevivir. Esos infractores perdidos que por diversos motivos tienen que sentarse rápidamente en el banquillo para sufrir condenas de años y años, por delitos casi imperceptibles ante la magnitud de lo expuesto.

Con esto, no quiero decir que esté a favor de robo ni abuso alguno. Pero sí, quiero proclamar muy alto que es una auténtica vergüenza que la vida discurra por estos cauces tan injustos.
Repito que nadie es más que nadie. Pero, por lo menos, si te consideras, más listo, más grande, más conciliador, para dirigir los destinos de la masa… demuestra también tu responsabilidad, tu coherencia, y no interfieras, para que los papeles de tu sentencia vaguen años y años de juzgado en juzgado, mientras te pones gomina al pelo y portas erguido tu cartera.

Para este año Nuevo pido como tantas otras personas, un poco de Amor. Un reconocimiento de que el mal o bien que le haces al otro, te lo haces a ti. Pido que seamos justos con nosotros antes de impartirle supuesta justicia al semejante.

Que así sea.