La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

jueves, 27 de junio de 2013

Medita si así lo deseas, pero antes, has de alumbrar tus Sombras.


Últimamente, parece que las diversas meditaciones son el principio y fin de todo aquel que intenta trascender.
 
 
 
 
 
Se medita a través de los más diversos medios y Escuelas. Se intenta con ello, elevar percepciones y hasta al mismo Espíritu se le invita a levitar.
Todo ello forma parte de una corriente poderosa y por qué no… beneficiosa para el encuentro con nosotros mismos.
Pero… he de decir algo:
Antes de comenzar en ese camino es necesario que te sientes en un banco del parque. O en la propia silla de tu salón.
Has de mirarte, con la claridad que te aporta el Conocimiento interior, y has de mirar todo aquello de lo que adoleces o incumples con el pacto evolutivo.
Es necesario que emplees un tiempo –mucho o poco-, para limpiarte y alumbrar todas esas Sombras que viven en ti. (no argumentes que lo encontrarás en el reposo meditativo, porque ese es tu trabajo personal y con tu propia soledad y tu propio guía interno)
No intentes alcanzar las Alturas, si no tienes alas. No dejes tampoco tu ascenso, aunque veas que en la balanza de la vida, tienes mucho trabajo aún por hacer.
Cada día, un paso limpio. Cada día una quimera nueva. Abandérate y no olvides que la bandera más poderosa, más brillante, siempre es la del Amor.
Jamás acudas a una meditación, con el deseo de llegar el primero para no quedar sin silla. Deja que las sillas se ocupen y entonces, y solo entonces, irás vislumbrando que la silla está cuando vayas colina arriba.
Jamás vayas con el corazón ocupado en pensamientos y sentimientos negativos... la Puerta te espera siempre, pero la cerradura has de abrirla tú.