La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

lunes, 20 de octubre de 2014

Y soy yo porque estás Tú.






“Aún naciendo con mucha certeza de la Realidad, el ser humano se pierde por los distintos senderos.
Tú, te escondiste de ti, y las vibraciones percibidas, las interpretaste ilusión.
Hoy no has de hacer que todo regrese a la utopía. Hoy realizarás lo que escrito está realices; recuerda:
Llénate de ti, porque tú, eres. Asume tu Gran Realidad y vibra en ti. Haz que tu vibración de Luz, abarque Cielo y Tierra, creyendo en ella. Vive en tu Realidad, pero tu Realidad no es el plano físico. Da permiso para que la Energía pura de la Existencia, habite en ti. Prepara tu Alma para que se abrace en perpetuidad con el Espíritu, sin poner tu yo racional, traba alguna.
El día que esto ocurra, nadie hará de confirmar lo ya evidente. No te importará que el rayo trace su trayecto hacia ti. No te importará que las Almas dormidas, te increpen. No te importará que seas despojada de lo que hoy valoras. No te importará si la Muerte llega a tu entorno, porque sabes que tú conoces mucho de la Muerte, que es Vida. No te importará que los olmos lloren, que los sauces sequen, que los ríos de desborden o queden solo cauce. Porque conoces que todo llora y ríe a la vez. Mana y seca a la vez. Es fértil y yermo a la vez.
No ha de preocuparte nada más que ser tú, y siendo tú, hablarás de la Unidad, de lo Grande en lo pequeño. De la Luz en la Sombra. De la Fuente en el desierto.
Notarás que realmente el Ser habita tu cuerpo cuando mires constantemente con los ojos del Amor, y ante cualquier circunstancia. Y lo lograrás cuando te permitas ser tú, abriendo la Puerta de par en par y dejando que las brasas se apaguen solas.”